50 por ciento de los chillanejos invierte para mejorar pensión de AFP

Por: Roberto Fernández Fotografía: Fernando Villa 09:25 PM 2016-10-01

Un 50,9% de los chillanejos reconoce estar haciendo un esfuerzo adicional para mejorar su pensión de vejez que recibirá de la AFP, según reveló el estudio de opinión pública Municipales 2016, realizado por la Universidad del Bío Bío (UBB) y LA DISCUSIÓN.

Frente a la pregunta ¿Qué ha hecho usted para mejorar sus condiciones en el futuro con el actual sistema?, un 13,8% dijo tener ahorros en el banco, un 6,9% expresó que tiene inversiones en bienes raíces, un 7,5% afirmó que tiene ahorro previsional voluntario (APV) y un 22,7%, que trabaja extra para generar más ingresos.

Por otra parte, un 49,1% planteó que no ha hecho nada porque el sueldo no le alcanza.

En opinión de Luis Améstica Rivas, doctor en Administración y director del Magíster en Gestión de Empresas de la UBB Chillán, quien participó en el diseño de la encuesta, es evidente que se ha asumido el tema como una preocupación. “Sin embargo, lo que más llama la atención es que casi un 50% expresa que no ha realizado nada, dado que los ingresos no le alcanzan, y esto pone en el tapete nuevamente las desigualdades sociales de la población chilena”. En ese sentido, planteó que “las condiciones mínimas de ingresos y el esfuerzo de muchas familias para enfrentar los gastos del mes son evidencia de una sociedad cada vez más segregada y que se releva más aún cuando hay salud, educación y habitación para ricos y pobres, a pesar de los avances en políticas públicas”.

El académico expuso que “para una gran mayoría de la población, el ¿cómo vas a jubilar? es un tema presente con mayor fuerza en los últimos años, hay que recordar que para los primeros que se cambiaron del sistema antiguo no fue una opción, sino una obligación, y se les mostró que obtendrían un mayor sueldo líquido en su momento por la nueva cotización, sin visualizar el posible desmedro de su jubilación vía un ahorro individual. Por lo tanto, en la medida que han pasado los años, trabajadores con distintas condiciones (tiempo activo, sueldos fijos y variables, lagunas previsionales, ingresos vía honorarios, trabajo esporádico, pérdidas de fondos, etc.) han experimentado el escenario de la pensión, con las problemáticas ya conocidas”.

Por su parte, el decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de la UBB, Benito Umaña Hermosilla, advirtió que la baja tasa de ahorro de los chillanejos es una situación muy preocupante. “Es uno de nuestros pecados capitales en cuanto a temas financieros se refiere. Lo anterior, afectado por la poca capacidad de ahorro, y esto, a su vez, generado por las bajas remuneraciones que recibe la gran mayoría de las personas”.

Respecto del uso del APV, Umaña expuso que a la falta de capacidad de ahorro por bajos sueldos se debe sumar la falta de una cultura financiera, “lo que se traduce en un visión más bien de corto plazo, sin ponderar adecuadamente los impactos de mediano y largo plazo”.

Soluciones

En el ámbito de las soluciones, frente a la pregunta “Para mejorar las pensiones de los chilenos, ¿cuáles de las siguientes alternativas es la más importante?”, un 43,3% contestó que se deben aumentar los sueldos, mientras que un 33,5% dijo que el Estado deberá hacer un aporte al fondo de pensiones, y un 20,5% afirmó que debe existir mayor aporte al fondo de pensiones por parte de los empleadores, lo que corresponde a una de las propuestas para mejorar las pensiones que se están discutiendo. En tanto, apenas un 2,7% cree que los trabajadores deberían aumentar sus aportes.

Según Améstica, “existe cada vez más conciencia de las desigualdades de ingresos en Chile y es razonable pensar que las personas esperen un Estado más activo, eso es lo que les gustaría”. En ese sentido, planteó que “no está lejos pensar que lo que se recauda en impuestos por IVA, combustible, contribuciones, renta, entre otros, se use, independientemente de todo los fines, para mejorar las pensiones de cada uno de los chilenos que aporta con esos impuestos”.

El economista añadió que “también es importante precisar que esta encuesta se da en un contexto de muchas irregularidades en el país; en que han salido a la luz pública los casos de las pensiones de Gendarmería, los gastos del Ejército, los gastos en municipios, el puente de Valdivia, etcétera, que suponen un malestar de la población sobre el uso de los recursos públicos y que se expresa cada vez con mayor fuerza”.

Movimientos sociales

Al consultarles “¿cuáles son sus expectativas respecto a las pensiones en Chile?”, un 6,4% cree que se extenderá la edad de jubilación para mejorar las pensiones, que es una de las propuestas planteadas por la Presidenta Michelle Bachelet, como parte del paquete de medidas para reformar el sistema.

Asimismo, un 15,2% sostiene que se creará un sistema estatal que eliminará las AFP, un porcentaje que pudiera revelar el grado de permeabilidad de la ciudadanía frente al movimiento “No+AFP”, que ha concitado alto interés público en multitudinarias marchas realizadas en las principales ciudades del país. De hecho, el viernes se realizó en Chillán la denominada “Autotón” en rechazo al modelo.

De acuerdo a Umaña, “los resultados permiten concluir que el movimiento ha aumentado las expectativas, una situación que me parece preocupante, toda vez que no tenemos un plan alternativo con sustento técnico y que dé respuesta satisfactoria a las legítimas demandas de los afiliados”.

En tanto, un 31,9% piensa que se creará una AFP estatal, una proyección con altas probabilidades de concretarse, pues actualmente existe en el Parlamento un proyecto de ley del Ejecutivo que tiene dicho objetivo.

Y finalmente, un 46,5% piensa que “todo seguirá igual”, lo que a juicio de Améstica, “dado lo que está sucediendo en distintos planos de la sociedad chilena, la forma de responder se da bajo lo que algunos especialistas llaman  la ‘conciencia colectiva’, es decir, las experiencias históricas y morales compartidas son dominantes respecto a la conciencia individual, y lleva, por lo tanto, a gran parte de los encuestados a aceptar un modelo determinista en el cual supuestamente no pueden intervenir”.

En esa misma línea, el académico planteó que esto revela cómo los chillanejos así como el resto de la población, “creen que el colectivo es quien debe solucionar el tema de las AFP, sin darse cuenta que el colectivo son ellos mismos. Entonces, entras en una pasividad que lleva a no exigir estos cambios, más aún cuando existe una desconfianza sobre la institucionalidad vigente y especialmente de la clase política, quien en el propio modelo debería preocuparse sobre el bienestar social. Esto no quiere decir que le gusta”.

Desconocimiento

Tanto Umaña como Améstica coincidieron en que existe un alto grado de desconocimiento de la población sobre las características del sistema.

Améstica sostuvo que “tal como sucede en el resto de la sociedad chilena, uno podría suponer que los chillanejos quieren que el sistema cambie, pero no existe claridad de cómo funciona y qué significa un cambio estructural o mejorar al actual sistema, a veces con miradas, por muy respetables que sean, solo ideológicas”, sin embargo, el académico reconoció que según éste y otros estudios “podemos ver que los chillanejos están cada vez más interiorizándose de los temas de educación financiera”.

De igual forma, Umaña comentó que los “resultados de estudios que hemos realizado con datos nacionales, como la encuesta de proteccion social, indican que existe un alto nivel de desconocimiento del sistema de AFP, donde un 78% de los encuestados no conoce el tipo de multifondos que existe y solo el 17% ha elegido el fondo en donde invertir sus recursos”.

 

Comentarios