Advierten crítica temporada de incendios forestales en Ñuble

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 09:30 PM 2016-09-30

Un total de 526 incendios forestales se produjeron en Ñuble durante la temporada 2015-2016, comprendida entre los meses de octubre y abril pasado, según el registro histórico de la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

Los siniestros arrasaron con 1.493 hectáreas que contenían una variada vegetación, y ninguna comuna de la provincia se salvó de ellos, aunque sí algunas fueron más golpeadas que otras a causa de la intensidad del fuego.

Coihueco, San Carlos y Trehuaco resultaron ser las más impactadas, acumulando 313, 154 y 148 hectáreas quemadas respectivamente.

La capital provincial se ubicó en el cuarto lugar de zonas más afectadas y sus 83 incendios redujeron a cenizas 119 hectáreas de terrenos, de los cuales 112 fueron de tipo forestal.

Por su parte Coelemu, San Ignacio y Ninhue se alzaron como las comunas donde menos daños se registraron, al sumar 17 hectáreas entre todas ellas.
Y al ampliarse la mirada de lo ocurrido en las últimas tres décadas, se tiene que la provincia ha soportado 11.405 siniestros, que destruyeron 182.218 hectáreas.

Impacto ambiental

Son dos los incendios forestales que más estragos causaron a Ñuble en los últimos cinco años.

El primero de ellos fue el que sucedió a inicios del 2012 en el conocido cerro Cayumanqui de la comuna de Quillón.

En aquella oportunidad se perdieron aproximadamente 20 mil hectáreas del ícono natural y hasta ahora la tarea de reforestación ha sido progresiva, pero lenta.

Según cálculos del secretario regional del Ministerio de Medio Ambiente, Richard Vargas, hasta el 2018 se tendría 300 hectáreas plantadas con árboles nativos.

El último hecho ocurrió en la Reserva Nacional Ñuble. El fuego se desató a fines de febrero de 2015 e impactó a 4.536 hectáreas del ecosistema por donde suele deambular el emblemático huemul.

Los esfuerzos por recuperar una parte del lugar se desarrollan, sabiendo que será la propia naturaleza la que deberá asumir el mayor porcentaje de restauración.

Entendiendo el impacto generado por este tipo de incidentes en sectores agrícolas y forestales, la Corporación Nacional Forestal (Conaf) ya está coordinando el equipo y los trabajos que deberán  implementarse esta temporada durante las emergencias que puedan suceder en las 21 comunas de la provincia.

Preocupación

Ante el inicio de la temporada de incendios forestales 2016-2017, que por temas estadísticos parte oficialmente todos los meses de octubre, la Conaf Ñuble admitió que este año todo apunta a que los siniestros serán de gran impacto.

La escasez de precipitaciones que tuvo la provincia todo el año 2016, en donde según cálculos oficiales el déficit sería de casi un 50%, no solo amenaza la producción agrícola local, sino que la poca humedad de la tierra y praderas podrían hacer que la reseca vegetación silvestre sirva de combustible.

“Es una situación que merece nuestra preocupación, ya que este año se anticipa con mucha sequía y probablemente con altas temperaturas. Esta es una variable climática que nos hace prever un panorama extremo para el verano”, recalcó Francisco Castillo, jefe de Conaf Ñuble.

Como medida de prevención al sinnúmero de acontecimientos que se podrían desatar hasta abril aproximadamente, la repartición anunció que capacitarán en control al fuego a medio millar de reclutas del Regimiento “Chillán”.

Francisco Castillo explicó que el trabajo tiene como objetivo contar con elementos permanentes (que incluyan turnos), ante incendios forestales específicos que puedan ocurrir.

“Estamos preparando al contingente del regimiento; esta y la próxima semana daremos instrucciones en combate de incendios a los que van a formar las Brigadas Forestales de Emergencia (Brife). Vamos a capacitar del orden de 550 conscriptos para la temporada”, comentó.

El funcionario agregó que si bien los cuerpos de Bomberos de las comunas de Ñuble tienen conocimiento de cómo eventualmente enfrentar siniestros forestales o en zonas de interfaz, Conaf también está en condiciones de entregar conocimiento sobre el tema al organismo de defensa civil.

“Con Bomberos tenemos solicitudes de capacitación de algunas unidades de comunas, particularmente con Chillán Viejo, San Ignacio y Bulnes. Ya en años anteriores hemos hecho este trabajo, que responde a las necesidades que tienen los bomberos de esos lugares”, sostuvo, y añadió que con esta iniciativa también se busca tener una coordinación más estrecha con los miembros de emergencia voluntario ante desastres provocado por el fuego.

Contingente

Aproximadamente 85 personas (entre brigadistas y personal técnico) conformarán este año el contingente de Conaf Ñuble.

Francisco Castillo aclaró que en septiembre pasado ya se había habilitado una brigada de emergencia, la cual ya trabajó en algunos incendios forestales e igualmente precisó que en el presente mes se constituirán de manera escalonada todas las brigadas restantes.

Comentarios