Expertos afirman que temporada será promisoria para los cerezos

Por: José Luis Montes Fotografía: Archivo 09:40 PM 2016-09-30

Las opiniones coinciden en que finalmente, y luego de temporadas complicadas, este año 2016 sería bueno para los cerezos. La agrónoma y consultora especializada en este frutal, Elena Yáñez, asegura que las lluvias de poca intensidad de los últimos días no han resultado dañinas para el cultivo, aunque sin embargo hacen recomendable la aplicación de tratamientos preventivos para hongos y bacterias.

La especialista no obstante dio cuenta de una helada de -5,5º el 2 de septiembre en Coihueco, que podría provocar problemas puntuales en algunos huertos, lo que está en evaluación.  “En general la situación es buena, los huertos están con carga, con floración equilibrada y recibieron cantidades adecuadas de frío. Esperamos que en noviembre-diciembre no llueva y se lograría una buena cosecha”, explicó.

El Quillón la situación también se ve con optimismo. “El año pasado hubo problemas de todo tipo, principalmente con los temporales que dejaron una mala producción. Por lo mismo, nosotros estamos constantemente revisando el tiempo, porque el del cerezo es un cultivo muy complejo. Hasta ahora el tiempo viene bien, no ha habido grandes lluvias y cuando no hay lluvia no hay problema de enfermedades”, comenta  Manuel Román, productor cerecero.

“El cerezo es una muy buena alternativa económica para los productores de la zona, que se da en forma intensiva en sectores como Queime, Peñablanca y La Gloria; territorios que se vieron muy afectados por el incendio del año 2012. Luego de gestiones de diversos organismos se logró reimplantar estos cultivos y se ha logrado un resurgimiento bastante positivo del cerezo. Esperamos que este año, si es que las condiciones climáticas lo permiten, sea de alta producción y que traiga grandes beneficios para los agricultores de la comuna”, indicó Osvaldo Alcayaga, jefe de la Oficina de Desarrollo Económico Local.

Según el último catastro frutícola  la Octava Región registra 1.616 hectáreas de cerezos, con primacía en Ñuble.  En la zona es uno de los cultivos frutales con mayor evolución tecnológica, que justifica inversiones fuertes como los techos, que evitan los daños por lluvia al fruto.

En lo que respecta a valores para el productor, se pueden esperar del orden de los 5 a 7 dólares de retorno total por kilo y rendimientos del orden de los 10 mil kilos por hectárea, en un año bueno. Hay que considerar que existen variaciones en cuanto a precios y rindes que tienen que ver con la variedad de la fruta, la forma de polinización y sus resistencia al viaje, donde las variedades top son Regina y Cordia. En un segundo nivel están Sweet Hart, Lapins y Santina.

Comentarios