Tres senadores de Ñuble votarán en contra de elección de intendentes

Por: Isabel Charlin Fotografía: Senador 10:15 PM 2016-09-29

“Si se rechaza esta iniciativa, entonces le cerrarán la puerta al proceso descentralizador y a la aspiración de las regiones de Chile de contar con mayores espacios de autonomía”, es la lapidaria frase con la que el subsecretario de Desarrollo Regional, Ricardo Cifuentes, advierte las consecuencias que a juicio del Ejecutivo, tendría la no aprobación del proyecto de reforma constitucional para elegir a los intendentes (gobernadores regionales), lo que se espera, ocurra en noviembre de 2017.

La iniciativa, que el miércoles pasado fue aprobada por tres votos a favor, uno en contra y una abstención en la Comisión de Gobierno Interior del Senado, vivirá su prueba de fuego la próxima semana en la sala del Senado, donde necesita el voto favorable de 22 senadores, quórum que con la bajada de seis parlamentarios de la Nueva Mayoría, el Gobierno no estaría alcanzando.

La principal piedra de tope, según los legisladores que se oponen -incluidos varios de la oposición-, es la falta de competencias para las nuevas autoridades.

Según Cifuentes, “esto es un argumento falaz”, pues el proyecto sobre fortalecimiento de la regionalización -también en trámite en la comisión de Gobierno del Senado- dispone el traspaso de 49 nuevas competencias que se suman a las 23 ya existentes. Esto significa que cuando asuman los nuevos gobiernos regionales, estos van a contar con 72 atribuciones, a las que se les van a añadir otras 29 durante el período 2018-2022, llegando a un total de 101 al cabo de cuatro años. Todo ello, agregó el subsecretario, “sin contar las que se podrán solicitar en los cuatrienios siguientes, para lo cual la iniciativa establece mecanismos y plazos concretos”.

Pero la fórmula propuesta por el Gobierno no convence a tres de los cuatro senadores de la Región del Bío Bío.

“Nos dicen, ahora los vamos a elegir, pero las facultades se las vamos a dar el año 2022. Mi pregunta es: ¿Entonces vamos darles a los intendentes una pega política de aquí al 2022? ¿Vamos a elegir a alguien que no va a tener nada que hacer durante cuatro años?”, sostuvo el senador del PPD Felipe Harboe, quien adelantándose a las críticas que surgirán en torno a su votación, por el hecho de representar a una región, comentó que  “hay momentos en la vida política en que hay que ponerse más en la vereda de lo que es correcto, de lo que es popular. Y efectivamente, esto puede ser muy popular en las regiones, pero a mi juicio, será una de las grandes frustraciones. Se lo comenté a Alberto Espina, le dije, revisa la experiencia internacional, mira lo que está ocurriendo. Yo soy partidario de descentralizar aún más de lo que propone el Gobierno, pero en el orden que corresponde, transfiriendo primero las competencias, viendo cómo funciona esto con las autoridades designadas, y cuando todo salga bien, eligiéndolas. Si uno ve las encuestas, la principal preocupación ciudadana es la delincuencia, y en la transferencia de competencias no hay una facultad para el futuro gobernador regional, a quien la ciudadanía le va a demandar soluciones en este ámbito, y no podrá hacer nada. Hay temas prácticos que no están resueltos”, manifestó el legislador.

“Mal proyecto”
Si bien en Chile Vamos había predisposición a aprobar el proyecto en un principio, sobre todo después que se zanjara el umbral de votación para elegir a las futuras autoridades (de 50% más uno se bajó al 40%, lo que también es rechazado por el senador Harboe), en el caso de la UDI sus representantes en la región no aprobará la iniciativa tal como está.

“He conversado con varios senadores de la Nueva Mayoría, y van a votar en contra, pensé que el Gobierno iba a convencerlos. Aquí nuevamente estamos ante la improvisación del Ejecutivo, hace un mes se firmó un protocolo para presentar indicaciones en relación al traspaso de competencias, y no ha pasado nada. Tal como está, el proyecto produciría un daño institucional enorme. Nosotros seremos claros con el Gobierno, tienen o no tienen los votos. Porque si quieren aprobar el proyecto con nuestros votos, tendríamos que conversar un poco más. Nosotros aprobamos en general este proyecto en la sala hace dos meses, y no hicieron nada. Está claro que los ministros no quieren elección directa de intendentes”, sostuvo el  senador de la UDI Víctor Pérez.

Su par, Jacqueline van Rysselberghe, fue más crítica aún. “Esto va a ser un desastre para las regiones, porque para variar, algo que podría ser bueno, lo están haciendo mal. Todos queremos que las regiones crezcan, se potencien, puedan desarrollarse, que nuestros hijos no tengan que ir a buscar pega a Santiago, etc., y esto no ayuda en nada a eso, porque las decisiones se van a seguir tomando en Santiago, y en vez de una autoridad, tendremos dos: una elegida con votos, pero sin poder, sin ninguna facultad; y otra sin votos, pero con poder, porque será el representante del Presidente. Tendremos dos autoridades de igual rango, que van a competir entre ellas, y terminarán paralizando a las regiones”, sostuvo la senadora.

Y agregó: “Con esta reforma que está impulsando el Gobierno, las decisiones las van a seguir tomando personas que no viven en donde se aplican las soluciones que se deciden y, por lo tanto, para mí esto es un cumplimiento mediocre, malo, que solo se ajusta a la típica forma de actuar de la Nueva Mayoría, que es solo para cumplir, pero sin solucionar el tema de fondo”.

“Laguismo” y “Piñerismo”
El único senador de la región que se ha manifestado a favor del proyecto desde un inicio, pese a haber abandonado el bloque oficialista, es Alejandro Navarro.

“Todos estos argumentos en contra son una nueva maniobra conservadora que busca detener las reformas comprometidas en el programa de gobierno. Tanto en  la derecha, como en la Nueva Mayoría, son los cercanos a Sebastián Piñera (UDI y sector de RN) y a Ricardo Lagos (segmento PPD en especial), los de mayor resistencia a esta reforma clave, por lo cual emplazamos directamente a ambos ex mandatarios a no boicotearla en las sombras en un acto de corrupción programática, ya que los partidos de la Nueva Mayoría  incluyeron la elección de intendentes en su programa, y RN firmó con la DC su compromiso de hacerlo”, aseveró el legislador.

Navarro agregó que “la derecha dilató la discusión hasta que no se realizara la votación, por lo que tengo una convicción profunda de que lo que buscan es aspirar a ganar la presidencial, para luego designar a los 16 intendentes de Chile”.

Comentarios