Plan de Transporte generará avalancha de expropiaciones a viviendas

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Fernando Villa 09:55 PM 2016-09-29

Una cantidad importante de chillanejos, que bordearía los 500, deberá enfrentar, en el contexto del desarrollo del Plan Maestro de Transportes, la expropiación de sus viviendas, debido a los nuevos diseños que tendrán varias importantes avenidas de la ciudad, las que deberán ser ampliadas para aumentar el número de pistas y crear obras anexas, como ciclovías.

El plazo del plan para que vea ejecutado todos sus proyectos es el año 2022. La estrategia apunta en muchos casos a ampliar las vías,  generando arterias de un estándar similar a las avenidas O’Higgins y Martín Ruiz de Gamboa, e incluirá entre otras calles a Alonso de Ercilla, Huambalí, Los Puelches, Diagonal Las Termas, Paul Harris o Vicente Méndez.

Los proyectos fueron definidos el año 2012 por la Seremi de Transportes, la Secretaría de Transportes y la Municipalidad de Chillán, y antes de ser ejecutados deben pasar por una serie de estudios de prefactibilidad e ingeniería de detalle, muchos de los cuales aún están en proceso. 

Son estos estudios los que definirán el perfil definitivo de cada uno de ellos, lo que puede tomar hasta siete años hasta su construcción.

La entidad que desarrolló los primeros estudios fue la Seremi de Transportes, pero los informes definitivos y construcción de las vías será realizada por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, como ocurrió con el anterior Plan Maestro.

En el caso puntual de las expropiaciones, afectarán a vecinos de las avenidas Alonso de Ercilla, Los Puelches, Andrés Bello y Huambalí, entre otras.

Desde la delegación provincial del Serviu se informó que la cifra oficial de personas que deberán dejar sus propiedades se conocerá una vez que estén resueltos los perfiles definitivos de los proyectos.

Huambalí
Donde hay mayor claridad sobre el tema es en Huambalí, la cual será sometida a una reingeniería de alto nivel desde el año 2018, una vez que concluya la fase de ingeniería de detalle contratada por el Serviu.

El dirigente vecinal del sector,  Héctor Clavería, sostuvo que la comunidad espera que las autoridades acepten que se realicen cambios en el diseño conocido,  con el fin de reducir la cantidad de terreno que será expropiado, pues si se aprueba el mayor ancho propuesto muchas familias deberán salir del lugar. Agrega que en esa zona hay unos 80 grupos familiares afectados.

Juan Aravena Guzmán, de 72 años y quien nació en el sector, es uno de los afectados y teme recibir una compensación económica muy baja que le impida satisfacer sus necesidades. Además de una jubilación menor, percibe ingresos por el arriendo de dos locales contiguos a su propiedad.

María Sánchez Pantoja, en tanto, sostiene que hay muchos adultos mayores que deberán emigrar a vivir en villas alejadas del centro,  cambiando radicalmente su calidad de vida.  “Esperemos que no tengamos que pagar el costo del progreso. Ojalá se acuerden de nosotros”, precisó la propietaria.

Respecto del total de expropiaciones, desde la Seremi de Vivienda aseguraron que este viernes entregarán un catastro aproximado.

Comentarios