Comienza evaluación ambiental de central a gas natural Las Arcillas

Por: Roberto Fernández 09:30 PM 2016-09-26

La empresa Engie Energía Chile (ex E-CL), filial del grupo francés Engie (ex GDF Suez), informó ayer, a través de un comunicado, que ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) el proyecto “Central a gas natural Las Arcillas”, que contempla la construcción y operación de una planta de generación termoeléctrica en la comuna de Pemuco, en el sector Chequenes. 

Participación ciudadana

Sin embargo, el titular ya lleva un camino recorrido en materia de difusión del proyecto con la comunidad, pues sus ejecutivos, además de haber sostenido reuniones con autoridades locales, también han generado instancias de participación de los vecinos.

De hecho, en paralelo a la realización de los análisis para confeccionar el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) que fue ingresado el pasado jueves 22, la empresa informó que entre febrero y julio de 2016 llevó adelante un proceso de “participación ciudadana adelantada”, que tuvo como objetivos: entregar los antecedentes técnicos y ambientales del proyecto, recoger las inquietudes de los vecinos, integrar aspectos e ideas que pudiesen mejorar el proyecto y su EIA, y diseñar de manera conjunta oportunidades que el proyecto pueda ofrecer a la comunidad. 

De acuerdo al comunicado, “el proceso consideró la realización de reuniones con autoridades locales y regionales; planificación conjunta de un proceso participativo con dirigentes sociales de la comuna y la realización de reuniones de participación ciudadana anticipada en las localidades de Chequenes, Valle Hermoso, Relbún, San Miguel Alto y Bajo, y Pemuco urbano.

El proyecto

El proyecto representará una inversión de US$400 millones y considera como obras principales una central de ciclo combinado (gas y vapor) de 480 MW de potencia neta; un gasoducto de 16 kilómetros para conectarse con el Gasoducto del Pacífico; y una línea de transmisión eléctrica de 4,3 kilómetros de longitud, que se conectará con la subestación Nueva Charrúa.

Durante se construcción, que la empresa espera iniciar en septiembre del próximo año, se prevé una demanda máxima de 1.900 trabajadores con un promedio de 917, mientras que en su fase de operación, que debiera partir en el mes 29, se generará un máximo de 114 puestos de trabajo, y un promedio de 50.

Se emplazará en un terreno de 69,3 hectáreas, en el sector Chequenes. Según el EIA, la localización del proyecto fue escogida por: la cercanía al punto de acceso al Gasoducto del Pacífico, como también a las subestaciones y redes de transmisión eléctrica troncal, “lo que facilitará su conexión al SIC y minimizará considerablemente las áreas de intervención”, pero también se menciona la lejanía a comunidades y tierras indígenas, la cercanía a la Ruta 5, y la lejanía de áreas protegidas.

Impacto ambiental

Por ser una central de ciclo combinado, sus emisiones atmosféricas debieran ser más bajas que en otro tipo de centrales térmicas, dado que se emplea gas natural, que es el combustible con las menores emisiones de gases de efecto invernadero, además de no tener emisiones de dióxido de azufre y prácticamente nula emisión de material particulado. 

Por otro lado, la firma sostuvo que dada la tecnología considerada, se utilizará menos combustible por cada unidad de MW generado, y su diseño permitirá alcanzar un grado de eficiencia que bordea el 60%.

Además, se contempla la utilización de un sistema de enfriamiento por aerocondensadores, y no con agua, lo que permitirá reducir en forma significativa el consumo de agua para su operación, requiriéndose solamente un volumen de 5 litros por segundo. 

 

Comentarios