Condenan destrucción de observatorio en Cobquecura

Por: La Discusión Fotografía: Mauricio Ulloa 04:30 PM 2016-09-24

La madrugada del lunes 19 de septiembre, en pleno festejo de Fiestas Patrias, desconocidos provocaron un incendio que destruyó completamente uno de los observatorios de lobos marinos ubicado dentro del Santuario de la Naturaleza, “Islote La Lobería”, en Cobquecura. 

Según la hipótesis que entregó el Superintendente de Bomberos de la costera comuna, Herman Picer, se presume intencionalidad en el origen del fuego, más aún considerando que el Santuario se encuentra ubicado a tan solo 500 metros del lugar en donde se concentraron los puestos de las ramadas durante la celebración de las festividades de septiembre.

Luciano Pérez, vocero de Codeff en la zona, afirmó que el siniestro causó un gran daño a la zona, especialmente en lo que se refiere a las actividades turísticas en la zona.

“El mirador venía a apoyar lo que son acciones  de educación ambiental y un turismo más responsable que observa al lobo desde una distancia prudente, y no invade la roca, por consecuencia el mirador también era un ejemplo del buen uso de un turismo apropiado”, expresó Pérez quien lamentó que se haya perdido “una imagen de ciudad, una imagen de la conservación y lo que nos parece reprochable desde todo punto de vista”.

Frente al ataque, Codeff manifestó su condena a quienes causaron este incidente. “Repudiamos toda acción en contra del Santuario, toda acción que de alguna forma dañe la conservación de las especies que ahí están y por supuesto de los lobos que son la especie más emblemática y que ha sido la cara visible en las campañas que hemos realizado en casi 25 años, y en las cuales ha participado Coodeff”.

Año a año, voluntarios de la institución realizan jornadas de protección de los lobos marinos en la zona. Además se han apoyado acciones tendientes al resguardo y conservación del litoral incluyendo el Santuario de la Naturaleza “Islote La Lobería”.

La Lobería de Cobquecura lo conforman cuatro islotes rocosos ubicados a no más de 200 metros de la playa. 

Constituyen el hábitat de más de 2.500 lobos marinos de un pelo y diversas clases de aves. Por este motivo fue declarada para la protección de estas especies Santuario de la Naturaleza, el 1 de septiembre de 1992.

Comentarios