[Editorial] Industria exportadora

Por: Fotografía: Mauricio Ulloa 10:25 AM 2016-09-23

Las estadísticas de exportaciones de la Región del Bío Bío correspondientes a julio, que fueron entregadas esta semana por el INE, confirmaron el fuerte golpe que ha debido enfrentar el sector industrial orientado a la exportación, debido a la caída sostenida que vienen registrando los precios de los principales commodities en los últimos años.

En julio, la Región del Bío Bío exportó productos por un monto total de 401,4 millones de dólares, lo que representó un retroceso de 13,7% en doce meses. Sin embargo, en julio el volumen de los envíos se incrementó en un 16,3% en 12 meses, al sumar 893.674 toneladas. 

En otras palabras, la Región está exportando más, pero a menor precio, un fenómeno que se puede observar también a nivel nacional y que responde a factores externos, como la desaceleración económica de los principales mercados de destino de los envíos locales.

El análisis del comportamiento de los sectores económicos permite observar que la industria es uno de los más golpeados, con una contracción de 13,9% en 12 meses, donde incidió la disminución de retornos en fabricación de celulosa, papel y cartón (23,6%) y productos forestales (15,7%). En ese sentido, conviene destacar que estos dos rubros concentran el 74% del valor de todas las exportaciones de la Región.

Mención aparte merece la industria de los alimentos, que en 12 meses creció en un 28,3%, y que con 71,3 millones de dólares representa el 17,8% del total regional.
Y si bien desde el Gobierno precisan que esta baja se explica únicamente por la caída en los precios, argumentando que los volúmenes de los envíos siguen aumentando, hay una preocupación por los efectos que esto podría tener en el mercado laboral, en caso de mantenerse el actual escenario.

En la Provincia de Ñuble, el panorama para la industria no es muy distinto, pues el sector forestal representa la mayor proporción de los envíos, tanto en celulosa como en madera aserrada, y en segundo lugar figura la industria de los alimentos.

Claramente, el diagnóstico compartido por los expertos y por las propias autoridades apunta a la necesidad de diversificar la matriz productiva y exportadora de la Región, altamente dependiende de la industria forestal, pero con el foco puesto en la agregación de valor, de manera que los productos exportados no sean meros commodities, un esfuerzo que a largo plazo se traducirá en mayores retornos y en mejores empleos.

Asimismo, se requiere trabajar para diversificar los mercados de destino, de manera de reducir la dependencia y la vulnerabilidad frente a los vaivenes de dichas economías. Basta mencionar que los cinco principales destinos de los envíos en julio pasado fueron China, Estados Unidos, Corea del Sur, Japón y Holanda, los que en conjunto representaron el 65,3% del valor total exportado. Y es que solo China, el principal socio comercial de la Región, concentró el 20,8% del total, exhibiendo un alza de 18,2% en 12 meses.

La industria manufacturera tiene un amplio espacio para seguir creciendo en la Región, y particularmente en Ñuble, de la mano de las exportaciones, sin embargo, ese crecimiento debe ir acompañado de una preocupación por agregar valor, por diversificar la oferta y por abrir nuevos mercados en el mundo, de manera que esa gran oportunidad se traduzca en un mayor desarrollo para la zona, no solo para las empresas, sino que también para sus trabajadores.

Comentarios