Rompió el silencio de la mano del fútbol

Por: Rodrigo Oses Fotografía: La Discusión 2016-09-21

Cuando lo llamaban no escuchaba, pero veía una pelota rodar en una cancha y corría con pasión desenfrenada.

Evert Parada padece discapacidad auditiva, pero vía la lectura labial logra, aunque con dificultad, articular palabras y comunicarse.

A pesar de esto, su pasión por el deporte se transformó en el puente de integración que necesitaba para sortear la discriminación y desde pequeño se destacó como futbolista en la Población Luis Cruz Martínez.

A la Selección Chilena
Hoy con 40 años, por segunda ocasión, fue nominado a la Selección Chilena de Sordos que competirá en la Copa América de Brasil que otorga dos cupos para el Mundial de la categoría y que reunirá a los seleccionados de Venezuela, Brasil, Chile y Argentina.

“Voy a jugar con el corazón, a dar todo por la Selección”, confiesa Evert, quien es el más experimentado del combinado nacional que entrena tres días a la semana en la cancha dos del Estadio Nacional para llegar en óptimas condiciones a la eliminatoria de la Región de América que se disputará del 27 de octubre al 7 de noviembre.

Evert juega en la Roja de volante de corte o stopper, y revela que es admirador de Gary Medel, por su aguerrido estilo de juego.

“Yo juego igual que el Pitbull, muerdo mucho, recupero y entrego balones”, revela sonriendo este chillanejo radicado hace algunos años en la comuna de San Ramón en la Región Metropolitana, donde vive junto a su esposa Patricia, también discapacitada auditiva y su pequeña hija Eva de seis años, que es oyente.

No es primera vez que Parada es nominado a la Selección Chilena de Sordos para jugar fuera del país.

En 2003 integró la Roja que obtuvo el tercer lugar en Argentina.

“Yo creo que podemos ganar”, afirma con mucha convicción.

Utilero de La Roja
Gracias al fútbol Evert Parada logró también la integración laboral, pues ha trabajado como utilero de los cadetes de Ñublense y la Universidad de Chile.

También se desempeñó en el equipo de utilería de la Selección Chilena Sub-20 y en Unión Temuco, que posteriormente se transformó en Deportes Temuco.

Y a pesar que la capital le abrió las puertas, Evert Parada, con los ojos brillosos, sueña con retornar a Chillán donde vistió los colores del Deportivo Lucero, Vicuña Mackenna, Roberto Mateo y el Club de Audición y Lenguaje de Chillán.

“Yo quiero volver a Chillán, yo amo Chillán, ojalá pueda volver a mi ciudad. Pero antes quiero ganar con la Selección Chilena”, sentencia ilusionado Evert.

Comentarios