77% de la bonificación del DL 701 se destinó a pymes forestales

Por: Roberto Fernández Fotografía: Corma 08:55 PM 2016-09-20

Un total de 512 millones de dólares, equivalentes a un 77% de los 663 millones de dólares que destinó el Estado a bonificar la forestación en Chile entre 1974 y 2014, a través del Decreto Ley 701, favoreció a pequeños y medianos propietarios, mientras que un 23% de dicho monto, correspondiente a 153 millones de dólares, tuvo como destino a grandes empresas, de acuerdo a las cifras entregadas por el director ejecutivo de Conaf, Aarón Cavieres.

Del mismo modo, entre 1974 y el 2014, los grandes propietarios forestaron en total 674.710 hectáreas (47%); los medianos, 552.573 hectáreas (38%); y los pequeños, 216.648 hectáreas (15%).

Las cifras de Conaf irrumpen en un contexto marcado por la discusión sobre la conveniencia de reflotar este subsidio, cuya vigencia expiró en 2014 y que la administración Bachelet intentó prorrogar mediante el envío de un proyecto de ley en mayo de 2015, pero este se encontró con una fuerte oposición en el Congreso (recibió más de 500 indicaciones), principalmente de algunos sectores de la Nueva Mayoría, que criticaban la entrega de recursos a las grandes empresas. Y si bien la prórroga apuntaba a los pequeños y medianos propietarios, el escándalo por la colusión del papel tissue, que involucró a CMPC, terminó por sepultar la iniciativa.

Sin embargo, existe consenso entre el Gobierno y los actores del rubro respecto de la necesidad de seguir plantando, lo que quedó plasmado en la nueva Política Forestal 2015-2035 elaborada por Conaf, cuyo documento fue oficializado en decreto por parte del ministro de Agricultura, Carlos Furche, en mayo pasado.

Actualmente, el Ministerio de Agricultura trabaja en una nueva propuesta que busca concentrar los beneficios del DL 701 en las empresas de menor tamaño, dejando fuera a grandes operadores, como CMPC, Mininco y Arauco, que durante cuatro décadas accedieron al instrumento.

“La pretensión es que los incentivos de fomento productivo se centren exclusivamente en los pequeños propietarios, porque los grandes no requieren más recursos del Estado... Tenemos una debilidad que resolver en el caso de las empresas chicas, por eso se justifica colocar recursos en ellas. Quedarán fuera las grandes”, afirmó el director de Conaf.

Anticipó que mientras se diseña la nueva normativa -aún no hay fecha definida para su envío al Congreso-, se activará vía administrativa una línea de apoyo a pequeños propietarios. “Fijaremos instrumentos que operen como un puente entre hoy y el pasado, hasta que tengamos una ley de fomento”, dijo.

Consenso en forestar
Según Fernando Raga, presidente de Corma, “se generó un consenso de que en Chile hay que plantar”. Al respecto, especificó que “hay una meta de forestación de 500.000 hectáreas productivas, adicionales a lo que ya hay, y eso es una mirada de consenso que quedó establecida en el documento oficial”.

A su vez, el vicepresidente del departamento de pequeños y medianos propietarios forestales asociados a Corma y gerente general de Viveros Agromen, José Manuel Contreras, hizo hincapié en la necesidad de contar con una Ley de Fomento Productivo y la creación de un Servicio Forestal.

En esa línea, el presidente de la asociación gremial Pymemad, Osvaldo Leiva, recordó que las pymes madereras enfrentan un creciente problema de abastecimiento de materia prima y que atendiendo a ello se concordó en que “el sector forestal necesita un estímulo a la forestación”, ya que “cuando se planta, los resultados se ven en 20 ó 30 años” y los pequeños propietarios no están en condiciones de abordar una inversión de esa naturaleza a tan largo plazo y menos invertir en manejo productivo.

El efecto de la ausencia del DL 701 se ha percibido a nivel nacional, con una fuerte disminución de la forestación. En el caso de la Provincia de Ñuble, las cifras comenzaron a bajar drásticamente a partir de 2013. Es así como en 2011 y 2012 se forestaron 2.157 y 2.818 hectáreas, respectivamente, mientras que en 2013 la cifra cayó a 873 hectáreas, y se profundizó en 2014 y 2015, con 591 y 253 hectáreas, respectivamente.

En 10 años, la forestación anual en Ñuble pasó desde las 7.373 hectáreas en 2005, a las 253 hectáreas, lo que representa una contracción de 96,5%.

Balance
El DL 701 data de 1974, sin embargo, este cuerpo legal fue modificado en 1998 con una nueva ley que estableció el incentivo a la forestación en suelos degradados. En su primera etapa, hasta 1997, se plantaron 952.122 hectáreas. En los 15 años que siguieron a la prórroga del decreto, se forestaron otras 516.943 hectáreas.

La distribución de dichas bonificaciones entre los propietarios evidencia que, si bien en los inicios, el DL 701 se concentró en los grandes y medianos propietarios, a partir de 1998, con la entrada en vigencia de la nueva ley de fomento forestal Nº 19.561 se focalizó principalmente en los pequeños propietarios.

Desde 1998 hasta 2014 se destinaron US$451 millones a la bonificación forestal, de los cuales el 49%, equivalente a US$220 millones, fue para pequeños propietarios, mientras que el 45%, esto es, US$203 millones, a medianos propietarios forestales. Las grandes empresas, en tanto, percibieron US$28 millones, equivalentes al 6% del monto total.

Desde la creación del subsidio forestal en el año 1974 y hasta el 2014, el país logró forestar un millón 443 mil 931 hectáreas, a los que se suma un millón de hectáreas que el sector privado plantó con recursos propios, sin bonificación estatal.

Comentarios