Ramaderos de Chillán remontaron sus ventas y sacaron cuentas alegres

Por: José Luis Montes Fotografía: JLMV 09:40 PM 2016-09-19

Los ramaderos de Brasil con Cocharcas recuperaron el ánimo las noches del sabado y domingo,  lo que cambió su discurso de lamentos y le bajó perfil a su solicitud de “alargue” que estaban haciendo al alcalde. 

Ayer las cuentas para la mayoría eran azules, e incluso algunos señalaron que las Fiestas Patrias los trataron mejor que el año pasado. Como Mauricio Carrasco, hijo de la presidenta de los “Ramaderos Raíces Criollas” Virginia González, que barría con la mano hinchada debido a los manotazos que tuvo que aplicar: “Para tranquilizar a los huachiturros de la Vicente, que la noche del domingo se pusieron desordenados y se agarraron a combos adentro y fuera de la ramadas, lo que nos espanta la clientela”.

Pero las peleas quedan como la anécdota, ya que no pasaron a mayores, puesto que hubo presencia de carabineros y la llegada de una delegación de la PDI,  en el marco de un procedimiento lo que,  según Carrasco, ayudó al orden.

Rosita Reyes y Ricardo Vega,  que integran la agrupación gremial, señalaron que se mantendrían negociaciones hasta útima hora para contar con flexibilidad para el cierre, que estaba fijado a las 22 horas, como compensación al corte de luz que los afectó el viernes en la madrugada, que por momentos expuso al colapso del Parque Ramadero por un tema de sanidad, que los hizo perder valiosas horas y que significó algunos perjucios por pérdida de refrigeración, sobre todo los helados para los terremotos.

Coincideron con otros microempresarios diciocheros, que les fue bien. Rosita Reyes señaló que ahora están en campaña por contar con un parque ramadero municipal fijo, en lo posible dentro  de las cuatro avenidas: “Incluso  con Virginia González, le llevamos una carta a la Presidenta Bachelet a La Moneda, para que nos cediera un lugar como parque ramadero fijo, pero la respuesta fue que no”.

Luis Márquez “El Guatón Rana”, con cuatro décadas de ramadas propias y otras tantas compartidas con su madre, señala que un parque fijo sería lo ideal, para una fiesta que se ha ido disminuyendo: “Recuerdo que las Fiestas Patrias hace 30 años reunían hasta 130 ramadas ahora vamos quedando cuatro familias”.

El argumento que tienen  los micropyme ramaderos para que los apoyen en su causa es que su público “es el pueblo”, lo que se pudo apreciar ayer en la jornada de cierre, con la llegada de familias completas, hasta con guaguas, a celebrar  hasta los últimos minutos de Fiestas Patrias.

Comentarios