Las malas prácticas que amenazan el llamado a una “campaña limpia”

Por: Isabel Charlin Fotografía: : La Discusión 09:55 PM 2016-09-17

Hace casi un mes, cuando comenzaba el período legal de propaganda electoral, un grupo transversal de candidatos a alcalde y concejal de la comuna de Chillán se comprometió públicamente a llevar a cabo una campaña “limpia” y “propositiva”.


Si bien la mayoría ha recogido el guante, y ha concentrado sus esfuerzos en dar a conocer ideas y proyectos, un grupo no menor sigue recurriendo a viejas prácticas -y otras bastante modernas-, para neutralizar a sus contrincantes y sacar ventaja.


Boom de inauguraciones
Si bien se trata de una estrategia común, legal y casi imposible de erradicar, en aquellas comunas donde los alcaldes en ejercicio van a la reelección, a medida que se acercan las elecciones, aumentan considerablemente las inauguraciones y actividades públicas.


“Es realmente increíble ver cómo muchos de los actuales alcaldes que van nuevamente a la reelección guardan parte importante de su batería presupuestaria para inaugurar y cortar cintas en los meses previos a los comicios. Habitualmente contra el tiempo, en condiciones poco presentables, y en otras tantas, ni siquiera con los permisos legales”, sostiene el académico de la U. Andrés Bello, Felipe Vergara, quien advierte: “Meter un gol en el último minuto no significa necesariamente que el partido fue bueno, y esa analogía es la que es recomendable hacer al momento de acercarnos a las urnas”.


Según el analista, en la elección municipal pasada votó solo el 43% del electorado a nivel nacional (mismo porcentaje de participación que tuvo la comuna de Chillán), que además, es un votante ya identificado por los alcaldes, y es a ellos a quienes les hablan.


“No es de sorprender la cantidad de visitas a hogares de adultos mayores, comidas, bingos, paseos que hacen con ellos en precampaña (sirviéndose obviamente de recursos municipales). Ése es su voto duro, ése es parte importante del 43% que concurrirá el 23 de octubre a votar. Sin embargo, si el otro 57% -en su mayoría ciudadanos entre 18 y 36 años- decide sumarse en estos comicios, el rumbo de la elección será un enigma que puede cambiar el rumbo de la política tradicional chilena y de la manera de cómo ésta se hace”, manifestó.


Encuestas dudosas
Otra herramienta a la que acuden varios postulantes de la provincia es la difusión de encuestas de dudoso origen.


Dada la ausencia de regulación al respecto, cualquiera puede dar a conocer un estudio de opinión, cuya metodología y rigor estadístico son pocas veces confrontados. 


El objetivo de estos sondeos es posicionar nombres, y dejar instalada la sensación de que uno u otro candidato va punteando. De ahí que los expertos hagan un llamado a informarse y exigir seriedad a la hora de analizar estos estudios.


“Además de una ficha técnica completa y pública, y una muestra tomada con el máximo de rigor, es importante que quienes realicen y den a conocer estas encuestas, sean instituciones de prestigio, con experiencia en el tema”, sostuvo la experta en Marketing Político, Paulina Pinchart.


Regalos dieciocheros
Motivo de discusión fue la aparición de varios “regalos” propagandísticos en algunas comunas de Ñuble, sobre todo, botellas de vino con logotipos impresos con el nombre, e incluso fotografía, de candidatos a alcalde.


Al respecto, el instructivo del Servicio Electoral precisa que está prohibido otorgar regalos a los electores en época de campaña, no obstante para varios jefes comunales dicha acción constituye “una tradición”.


Uno de ellos es el alcalde de Quillón, Alberto Gyhra, quien admitió que la botella es un regalo, no obstante aseguró que se trata de una tradición que realiza desde hace siete años en Fiestas Patrias, y que compró las botellas antes del inicio del período de propaganda.


¿Quieres ser mi amigo?
Sin duda la práctica que más ha impactado en el último tiempo, por su nivel de agresividad y características invasivas es la creación de perfiles falsos de Facebook, para inmiscuirse entre los partidarios del contendor; espiar qué se dice del propio candidato y sembrar comentarios hostiles.


Hace unos días, el candidato a concejal por Chillán Viejo, Jorge Del Pozo, denunció públicamente la llegada de cientos de solicitudes de perfiles falsos, que según dijo, “tienen el único objetivo de denostar mi candidatura y la del independiente, Samuel Jiménez. Es evidente que se trata de algunos candidatos que han basado su estrategia de campaña en ofender e intimidar, dejando de lado la posibilidad de entregar ideas y propuestas para los chillanvejanos. Es oportuno aclarar que siempre estoy llano a la crítica, sin embargo, que se haga de frente y no escudándose cobardemente detrás de un perfil falso”, aseveró Del Pozo, quien indicó que concurriría a la Fiscalía local para denunciar el hecho.

Comentarios