Recomiendan pozos profundos para hacer frente la sequía en Ñuble

Por: José Luis Montes Fotografía: Gentileza C. Oyarce 07:40 PM 2016-09-16

El llamado de los directivos de los canalistas a considerar la construcción de pozos profundos ante la realidad de una escasez hídrica creciente, que se atribuye al cambio climático, aparentemente no ha tenido una respuesta instantánea, pero sí se nota mayor interés por este recurso que se considera en los concursos de fomento al riego para las bonificaciones estatales, asociado a sistemas de riego, siempre  y cuando el postulante cuente con los derechos de aprovechamiento de aguas.


En la Comisión Nacional de Riego, se confirma una asociación mayor de pozos profundos a proyectos de riego y en prestadores de servicios que se especializan en el tema, no se ve una tendencia clara de aumento de demanda, sino más bien una mantención de la misma.


Cristian Oyarce de la empresa Hidrocivil, con casa matriz en Chillán, pero que cubre toda la zona central desde la Quinta a la Octava regiones, que entre otras obras construye pozos profundos, señala que en su empresa la demanda se mantiene entre los 500 a 700 metros lineales al año, con solicitudes de pozos de un promedio de 70 metros.


Su empresa realiza proyectos integrales de asesoría a inversionistas que buscan predios para regar con pozos profundos de determinados caudales, y también de agricultores que requieren de perforaciones en sus predios.


En lo que respecta a valores  que dependen de la profundidad y diámetro, señala que los pozos de 12 pulgadas tienen un valor aproximado de 13 UF el metro lineal y los de 14 de 15 UF. Señala que su equipamiento le permite perforar hasta los 400 metros, pero que en la zona no se han llegado a más de 200.


Sus clientes son inversionistas y piden obras con la tramitación completa de los derechos de agua. Señala que en las inversiones frutales se justifica la inversión, por el riesgo que implica la falta de agua y que en termino medio hay que pensar en una inversión de un millón y medio de pesos  por cada litro por segundo que se requiera.


El ingeniero agrícola de la Universidad de Concepción señala que hay recursos tecnológicos para saber qué sectores pueden optar a riego subterráneo en forma segura, primero por el mapeo existente, y en casos en que hay incertidumbre se recurre a servicios de empresas especializadas en geofísica, que trabajan con instrumentos especializados. 


“Cuando no existe información y el riesgo es muy grande, optamos por recomendar a nuestros clientes que no corran riesgos”, advierte Cristian Oyarce.
 

Menor escala
Luis Soto de la empresa SBS, también de Chillán, trabaja en pozos profundos y punteras habitacionales de menor escala. En su caso señala que los pozos de 4 pulgadas tienen valores aproximados de $90 mil más IVA el metro lineal y los de 6 pulgadas 120 mil.


En su caso trabaja con radioestecistas, que por lo general logran precisar los lugares para encontrar agua, pero afirma que el tema no es fácil, ya que el agua subterránea tiene sus propias dinámicas y en una ocasión a costa de un metro de una perforación fallida se logra dar con una buena veta. 


“Yo creo que se está notando la sequía, las napas bajan y nosotros no recomendamos hacer pozos en invierno. Aunque hay partes en que se va a la segura, como en Chillán Viejo, que está sentado en una fuente de ripio por la que pasa el agua como un río”.


Juntas de vigilancia
Los dirigentes de las tres juntas de vigilancia de las cuencas locales (ríos Ñuble, Chillán y Diguillín) coinciden en que la situación hídrica y la escasa acumulación de nieve hacen de la alternativa del pozo profundo una buen opción. 


Incluso Héctor Jaque, presidente de la Junta de Vigilancia del Río Chillán, señala que es el momento de hacer pozos e insribir los que ya están hechos, puesto  que en Ñuble hay muchas obras irregulares y los más probable es que la situación se comience a complicar debido a un potencial exceso de demandas de aguas subterráneas como ocurre en el norte.


“Además está el tema de las reformas al Código de Aguas y los que inscriban derechos cuando la reforma entre en vigencia ya no serán propietarios de los mismos, sino concesionarios por un período de tiempo. Por eso lo más recomendable es que quienes cuentan con pozos los regularicen”, señaló el directivo. 

 

Comentarios