Sebastián Páez vislumbra partido con su ex club

Por: Camilo Díaz Fotografía: Fernando Villa Q. 10:30 PM 2016-09-13

Si bien Ñublense ya trabaja mentalizado en visitar a Unión San Felipe el fin de semana subsiguiente, el triunfo ante Cobreloa el pasado sábado en Chillán por 2 a 0 dejó en alto las confianzas en el bunker rojo. 


Los ñublensinos esperan replicar la suma de puntos, con un triunfo ante un cuadro sanfelipeño que viene de caer por la mínima ante San Marcos de Arica, y que escolta a Ñublense por 1 punto de diferencia con 7 unidades, pero con la salvedad de que tiene un partido menos.


Uno de los experimentados referentes del Ñublense de Pablo Abraham, el volante de contención Sebastián Páez, sacó en limpio de lo mostrado por el equipo, y se suma a la lectura hecha por el capitán de la tienda diabla, José Rojas, augurando un “despegue definitivo del equipo”.


“Luchamos día a día para lograr esa regularidad que se necesita en esta división, esperemos que así sea, que sea el partido del despegue, el que nos dé la tranquilidad para seguir ganando en casa, que es fundamental, y después afuera tratar de ir a robar puntos donde podamos, ir a sacar resultados, pero hacernos más fuerte de local que es lo principal”, explayó el ex Barnechea.


Con pasado albirrojo
De paso, el jugador ya mira de reojo el siguiente rival, con algo de conocimiento sobre ellos. Y es que precisamente sobre San Felipe, algo conoce el jugador de 30 años, quien precisamente estuvo en más de una oportunidad vistiendo la camiseta del elenco del Aconcagua.


“Tuve varios periodos ahí. En el 2007, salí y volví el 2010; salí en el segundo semestre del 2011, y volví el 2012, y allí estuve hasta la mitad del 2013”, evoca el jugador ñublensino.


De aquellos pasos en el elenco albirrojo, Páez apunta que tuvo experiencias de las cuales mantiene “muy buenos recuerdos”. 


“Las viví todas ahí. Las malas, buenas y más o menos, todas. Y de mis antiguos compañeros, quedan aún Sebastián Zúñiga (delantero), David Fernández (defensor) y los hermanos Juan (volante) e Ignacio Jeraldino (delantero)”, recordó.


Finalmente respecto al juego que muestra su antiguo equipo, anticipa Páez, por una cuestión de tradición, los aconcagüinos apuestan por hacerse fuertes en su cancha.


“San Felipe siempre por historia se hace fuerte de local, con una cancha chica, que ellos manejan y conocen muy bien, y la aprovechan”, finalizó el jugador que llegó a vestir la camiseta diabla la presente temporada.

Comentarios