Peligran proyectos para construcción de canchas y techo del mercado

Por: Fotografía: Mauricio Ulloa 10:20 AM 2016-09-13

deberá resolver, junto con el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu),  una eventual controversia respecto de una de sus licitaciones estrella para lo que resta de la actual administración, como es la instalación de pasto sintético en tres canchas de fútbol de la ciudad.

La entidad edilicia tiene el apoyo del gobierno local, representado por concejales, para que una empresa se haga cargo de instalar las carpetas de juego en los recintos deportivos de tres poblaciones. La idea alcaldicia es habilitar superficie artificial en las poblaciones Vicente Pérez, Arturo Prat y Rosita O’Higgins, además de cierre perimetral e iluminación en cada una de ellas. 

El costo total del proyecto llega a los $1.550 millones, que serían cancelados durante cuatro años, desde 2016 a 2020, mediante cuotas mensuales de $30 millones, más un primer pago que alcanza a los $200 millones. 

Pero ayer se supo que el delegado local del Serviu, Óscar Crisóstomo,  puso en tela de juicio la iniciativa,  pues al menos dos canchas serían propiedad de esa entidad estatal y no del municipio chillanejo.

El concejal Juan López Cruz sostuvo que por dictamen de Contraloría la municipalidad no puede invertir en sitios que no le son propios.

No obstante el alcalde manifestó, en sesión de Concejo Municipal, que según los antecedentes que dispone las tres canchas no tienen ningún impedimento legal o administrativo para que la municipalidad pueda hacer inversiones de remodelación.

Se espera en todo caso que la municipalidad se ponga en contacto con el delegado del Serviu para analizar los antecedentes de ambas partes y zanjar el problema.

MERCADO

Otro proyecto municipal es la instalación de una techumbre en el mercado municipal, específicamente en el patio que da hacia Arturo Prat de la plazoleta Sargento Aldea, el que se encuentra aprobado y a la espera de que la empresa que ganó la licitación comience faenas.

Un problema que se ha suscitado es hacia dónde serán trasladados los locatarios, quienes se negaron a que fueran reubicados en el lugar que parecía más favorable para todos,  como es el patio de 5 de Abril, que es muy poco utilizado y que está a metros de aquel.

Tras conversaciones entre las partes, explicó el director de Obras Flavio Barrientos, se llegó a una solución. Los empresarios serán derivados a una franja sobre la vereda sur de la Arturo Prat, entre 5 de Abril e Isabel Riquelme, donde se encuentran los estacionamientos que son usados en general por los clientes a la feria.

Además, la calle tendrá al menos durante el tiempo que duren las actividades de los feriantes, acceso restringido y solo podrán circular los buses que van hacia el terminal La Merced.

La municipalidad pretende en este caso resolver una necesidad de larga data de los feriantes, quienes deben sufrir las inclemencias del clima,  sobre todo en invierno, para lo cual su única defensa son carpetas individuales de plástico o nylon.

El proyecto aprobado, con un costo superior a los 200 millones de pesos, provenientes de las arcas municipales, fue adjudicado para su construcción  a la empresa Manuel Panes Ramos. Se trata de un techo de 1.800 metros cuadrados, con alturas diversas que van a cinco metros en algunos sectores hasta siete en otros.

Comentarios