La compleja tarea por develar el costo real del cambio de focos LED

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 11:55 AM 2016-09-12

Es altamente probable que para el próximo proyecto de renovación de las luminarias de la ciudad sea realizado un nuevo estudio que permita mejorar el informe anterior, admitió el alcalde Sergio Zarzar, para quien la licitación pasada debe ser tomada como referente de una iniciativa que necesita ser perfeccionada.

Una de las interrogantes que dejó el proceso es el valor real de cambiar 15.000 luminarias, pues el costo determinado por el municipio parece haber sido obtenido de los cálculos que realizó el cuestionado ingeniero eléctrico Sergio Wicki Caro, ligado profesionalmente a la empresa Maxlight-Offersuite, que realizó una oferta por $10.588.233.121, que se acerca al valor dispuesto a pagar por el municipio, alrededor de $10.800 millones.

A este proceso, ya declarado desierto, llegaron otras empresas como CyG Limitada, ligada estrechamente a Maxlight-Offersuite quien solo puso sobre la mesa una cifra, $10.905.880.114 y sin antecedentes técnicos de respaldo, lo que la dejó anticipadamente fuera de competencia.

Pero lo que hace generar dudas sobre la validez de los cálculos de la municipalidad y de Wicki es que otra empresa que fue dejada fuera de bases por carecer de antecedentes presentara una oferta muy baja en relación a las estimaciones oficiales, por solo $6.080.592.600, como fue The Pegasus Group Company.

Desde esta empresa no han querido entregar informes técnicos que permitan a especialistas confirmar la validez de los estudios que realizaron para llegar a esa oferta. Un insumo como ese podría eventualmente ser contrastado con el del municipio y despejar dudas respecto del valor real que tendría cambiar todas las luminarias de Sodio por las de tecnología LED.

Correcciones


El alcalde Sergio Zarzar señaló que efectivamente el modelo usado por la municipalidad para la licitación abortada puede ser enriquecido con información que debería emerger desde nuevos estudios que serían contratados.

“Todo es perfectible, todo lo que se ha hecho ha sido de gran experiencia. Lo que haya que corregir se corrige lo que haya que profundizar y mejorar se hace y en ese sentido he estado atento a tomar las mejores decisiones para la ciudad”, plantea el edil.

Zarzar enfrentado a cuestionamientos de concejales y de personeros independientes, descarta que Wicki mientras trabajó para la municipalidad hubiera generado un sistema que le favoreciera a éste y a la empresa para la cual ha trabajado como es Representaciones Offersuite.

“Si yo veo que en un proceso de licitación hay alguien que quiere sacar utilidad, eso lo condeno tajantemente y se termina cualquier relación; no acepto ese tipo de tratos y por lo tanto no me voy a referir a este señor (Sergio Wicki):  él tendrá que entregar respuestas”.

Por lo pronto, el Concejo se prepara para conocer mañana lunes un informe que idealmente debiera tener los fundamentos de la licitación y los cálculos que llevaron a que se definiera que el costo total de las luminarias más la mantención por un período de diez años era de alrededor de $10.800 millones.

Para la municipalidad el recambio de la red lumínica sigue siendo una prioridad por lo que es un hecho que en el corto plazo reingresarán la iniciativa, pero esta vez con bases mucho más sólidas señalan concejales de oposición para quienes el esquema municipal de inversión debe ser revisado.

Además, se debe verificar si es que la mantención a diez años que parece ser la que encarece los costos, se justifica plenamente o si por el contrario es posible generar un modelo de cambio de focos y equipos de respaldo como ha ocurrido en anteriores proyectos en la ciudad financiados por el FNDR.

Costos de mantención

Invertir en mantención es un factor que no ha estado presente en otras licitaciones realizadas en Chillán y otras comunas. Por ejemplo en San Carlos, el alcalde Hugo Gebríe señaló recientemente a LA DISCUSIÓN que en el pasado le ofrecieron un modelo de inversión similar al de Chillán, pero lo descartó, pues estimó que un trabajo de esa naturaleza no tendría los resultados prometidos.

Además, un personero vinculado a una empresa local, sostuvo que no le parecía adecuado establecer en la mantención un pago por incidentes que afectaran “potencialmente” a las luminarias. Al contrario, lo más conveniente para los intereses municipales sería contratar a una empresa por eventos efectivamente ocurridos, con lo que se ganaba en transparencia y economía.

Recálculo

Llegar a determinar el valor real de las 15.000 ledes es la gran tarea que tiene delante el Concejo y la municipalidad quienes deberán hacerse asesorar por empresas calificadas y profesionales sin conflicto de interés.

Manuel Bello presidente de directorio de Copelec, empresa que estuvo interesada en la licitación, pero que finalmente no hizo oferta, planteó que el costo de las instalaciones puede variar en función de las necesidades puntuales de las obras a ejecutar.

Por ejemplo, la Municipalidad de Chillán contrató con Copelec la instalación de 157 luminarias desde la entrada norte de Chillán a CIC por lo cual canceló $124.000.000 lo que hace que cada foco tenga un valor de $789.808. Pero desde CIC a Ecuador serán instaladas 138 luminarias por unos $70 millones lo que da un valor unitario menor a $500.000. La diferencia se explica, pues en el caso del primer proyecto hubo que instalar pedestales.

Por ello a la hora de determinar el valor de cada proyecto es necesario conocer si es que además de las luminarias se requieren ganchos, postes y otros elementos técnicos, a lo que se suma la potencia de las ampolletas, lo cual incrementa el costo de cada una.

Copelec instaló en San Carlos 2.700 luminarias por un valor aproximado de $900 millones lo cual da un valor unitario de $333.333. Como contraparte, Chillán instaló en el radio de las cuatro avenidas 1.736 ledes para lo cual invirtió unos $880 millones, lo que da un costo unitario de unos $506.912.

Las mismas diferencias quedan a la vista si se analizan otras licitaciones ganadas por Maxlight-Offersuite en Chillán y en otras comunas desde el 2013 a la fecha.

Según reportes de Maxlight-Offersuite entregados en concursos de antecedentes y disponibles en el Mercado Público, el año 2013 instaló 112 ledes en la Población Luis Cruz Martínez por $40.727.447 de lo que se deduce que cada foco costó $363.637. Pero el mismo año la empresa instaló 1.464 focos en el sector oriente a un costo global de $432.366.568 por lo que cada ampolleta costó solo $295.332.

También durante el año 2013 la municipalidad gastó $33.364.030 para instalar 80 ledes, lo que da un costo por unidad de $417.050.

Offersuite además participó en la Conservación de Alumbrado Público de Puerto Aysén en 2014 donde cambió 2.237 unidades. El proyecto por $971.812.405 implica un costo por unidad de $434.426.

Pero como señala el presidente de Copelec los costos varían según el proyecto por lo que al parecer no sería correcto comparar iniciativas que tienen características muy diversas.

En el caso de Chillán, no se pretendía solo cambiar las luminarias, sino que además una cantidad no determinada de postes, gabinetes metálicos, tableros, protecciones, empalmes, resolver los problemas actuales que derivan en fallas de las ledes instaladas además de la mantención.

Pero si se pudiera proyectar el valor del cambio global de las luminarias de Chillán a partir del valor pagado por San Carlos($333.333 cada una, pero sin mantención ni otras obras) la inversión llegaría a $4.999.995.000. En cambio, si se usara el valor pagado por cada LED en las cuatro avenidas, el monto a pagar por las 15.000 ledes llegaría a $7.603.680.000.

Pero se trata aparentemente de proyectos mucho menos complejos que el que pretende implementar la Municipalidad de Chillán por lo que las proyecciones deben ser corregidas incluyendo otros parámetros.

Comentarios