Cuestionan un año de excusas para no entregar reporte del Mundial

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa G. 08:50 PM 2016-09-08

En octubre del año pasado Chillán fue sede del Campeonato Mundial Juvenil de Fútbol Sub-17. Y desde esa fecha, es decir hace casi un año del evento, la municipalidad no ha rendido cuentas definitivas  sobre los gastos incurridos por el gobierno comunal para el desarrollo del encuentro deportivo.


Existen algunos antecedentes que manejan las autoridades locales e informes previos, pero el texto definitivo, que permita aclarar todas las dudas existentes, las que además fueron expuestas por Contraloría, aún no ha sido entregado,  a pesar de que existía el compromiso de hacerlo una vez terminada esa justa deportiva que tuvo a Chillán como una de sus sedes.


Tras la clausura del evento, el municipio debería haber informado al Concejo Municipal a más tardar en noviembre de 2015, pero por diversos motivos la fecha fue postergada y durante este año se han realizado una serie de tentativas para entregar el balance definitivo. 


Finalmente se suponía que durante esta semana los ediles iban a conocer los gastos totales de la municipalidad chillaneja para favorecer el desarrollo de este evento de la FIFA. Hoy los concejales habían sido citados para participar en una serie de reuniones, entre las cuales se encontraba agendada justamente una relacionada a la cuenta del campeonato, pero la versión oficial emitida ayer apuntó a que debido a  la ausencia de personeros municipales clave, no fue posible lograr el quórum.


Una nueva postergación que desató la molestia del concejal Víctor Sepúlveda (PC), quien sostuvo:  “me parece una falta de respeto injustificable que sigamos esperando para que la municipalidad entregue el balance final del Mundial, que terminó hace casi un año”.


Sepúlveda recalcó que “acá se han dado mil excusas desde el momento mismo que terminó el Mundial de Fútbol, que una persona se enferma, que falta información, y ahora resulta que nuevamente personas que debían comparecer no se encuentran disponibles para atender nuestras inquietudes”.


Agregó que la municipalidad debe explicaciones a la comunidad respecto de por qué “recursos municipales y de la ciudad fueron a favorecer a empresas privadas sobre las cuales la municipalidad no tiene injerencia. Además hubo gastos adicionales, según entendemos, y que no sabemos de que orden fueron y que nos gustaría que nos fueran aclarados”.


El concejal radical Juan López Cruz demandó igualmente que la municipalidad “transparente toda la información que posee sobre los gastos y los sumarios internos que se realizaron tras el evento y que fueron ordenados por la propia Contraloría el mismo año 2015”.


Sobre este tema agregó que “lamentablemente, cada vez que hemos preguntado sobre la cantidad de sumarios que existen en la municipalidad y el estado de ellos,  no se nos dice nada; hay concejales que han consultado sobre los sumarios en innumerables ocasiones y hasta ahora no hay respuestas. Y la municipalidad tiene plazos precisos desde que un concejal hace un requerimiento para entregarlo”.


Suspensión de última hora
Nadia Kaik, concejala RN que preside la Comisión Deportes, admitió que efectivamente había citado a una reunión sobre el tema, pero a última hora hubo que suspenderla debido a la ausencia de funcionarios municipales de alto rango, los cuales tienen los informes requeridos y pueden por lo tanto dar un balance más preciso.


Desde el municipio chillanejo se indicó que el administrador municipal, Ricardo Vallejos, se encuentra aquejado de un cuadro gripal, por lo que se encuentra con licencia médica durante toda esta semana, razón por la cual está inhabilitado para interactuar con los concejales.


Por esta razón, no es posible que el administrador informe el estado actual del sumario ordenado por Contraloría y que buscaba definir responsables en contratos directos, sin licitación, para las obras de mejoramiento de las canchas usadas durante el Mundial, tanto la del estadio como las auxiliares.


BALANCE
Para la Municipalidad de Chillán, explicó la concejala Nadia Kaik, el evento internacional desarrollado entre los días 17 de octubre y 8 de noviembre fue ampliamente favorable, pues se dio un hecho histórico como fue que por primera vez la ciudad recibe en un Mundial a la selección chilena.


Además, información estadística del INE precisaría que en el trimestre septiembre-noviembre hubo un aumento del 1,7% en el ingreso de turistas a la provincia, Se suma a ello la presencia de un público promedio de más de 7 mil personas en cada una de las cinco jornadas, con ocho partidos en total.


En cuanto a costos, la municipalidad habría gastado $383.624.259, que se desglosan en $340.456.143 en infraestructura, $28.175.116 Publicidad y Marketing y $14.993.000 por compra de entradas.


En el documento aparecen además recursos por $175.609.203 ocupados para realizar modificaciones estructurales en el estadio Nelson Oyarzún, para satisfacer requerimientos de la FIFA.


Los datos referidos a los gastos incurridos por la municipalidad y contenidos en el informe deberán ser aclarados en una próxima reunión de Comisión Deportes, cuya fecha aún no está definida.


Objeción de CONTRALORÍA
Mientras desde el Concejo Municipal piden informes oficiales, la Contraloría Regional investigó los procedimientos municipales para contratar los servicios que permitieran el desarrollo del evento deportivo.


Durante la etapa previa al Mundial, y en forma posterior, fue ampliamente criticada la cantidad de dinero que la municipalidad gastó en el evento, más aún cuando con recursos de la ciudad fueron intervenidos recintos deportivos privados, los que fueron usados como centros de entrenamiento. 


Para garantizar aquello la municipalidad ejecutó el proyecto “Mantención canchas de Fútbol Mundial Sub-17” por un monto de $178.334.190, cifra que fue discutida, analizada y finalmente aprobada por el Concejo Municipal. Con esos recursos fueron intervenidos los campos de juego del estadio Nelson Oyarzún, del complejo de Ñublense (cancha 1 y 4) ubicado en Paso Alejo, la cancha del Complejo Deportivo Copelec y del Complejo de la Universidad del Bío-Bío, Campus Fernando May. Los trabajos fueron encargados por la municipalidad a la empresa Albatros, que entre otras actividades intervino el césped de los recintos deportivos, aplicó regulador de crecimiento, esparció sobre el pasto una fina capa de sustrato que ayuda a emparejar la superficie y aporta nutrientes, sumó fertilización foliar y granular, pintura para demarcar canchas, aireación (agujerear el suelo rompiendo compactaciones superficiales y creando poros gruesos que aseguren la ventilación del suelo), aplicación de fungicidas y otras acciones. Además, en el campo del Estadio Nelson Oyarzún fue intervenido el sistema de drenaje, en especial del sector Pacífico, a través de la instalación de tuberías. 


Ante esto la entidad contralora ordenó instruir un sumario interno, con el fin de aclarar el acuerdo por trato directo sin licitación pública de la municipalidad con la empresa Albatros.


En el informe se consigna que la municipalidad inició un procedimiento disciplinario ordenado por aquella entidad de control el 11 de septiembre de 2015 “el cual al 15 de marzo de 2016 se encuentra en proceso, y atendido su estado se solicita adoptar las medidas que sean necesarias a objeto de agilizarlo ajustándose a los plazos de instrucción”.


Además, la Contraloría Regional solicitó al gobierno comunal que enviara los antecedentes que acrediten el proceso de postulación y selección como ciudad sede y estadio para la Copa de la FIFA. La entidad contralora precisaba que “el municipio no acreditó documentalmente el proceso de postulación para ser sede de la Copa Mundial FIFA Sub-17 Chile 2015, las bases que regularon dicho proceso” y otros antecedentes.

Comentarios