Factores sociodemográficos explican tasas de natalidad y mortalidad

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 10:10 PM 2016-09-05

Temas laborales, educativos y habitacionales son algunos determinantes según el Servicio de Salud

Sociólogo afirmó que en Ñuble, así como en el país, el matrimonio ha ido perdiendo peso como institución

Ñuble es la provincia con las peores tasas de natalidad, mortalidad y nupcialidad de la Región del Bío Bío, según se desprende de las cifras consignadas en el Anuario de Estadísticas Vitales 2014 que publicó el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) el pasado 1 de septiembre.

Respecto al catastro sobre nacimientos si bien Ñuble es la segunda que aporta con más nacidos vivos a nivel regional (5.705 en el año 2014, tras los 14.750 de Concepción), tiene la tasa de natalidad por cada 1.000 habitantes más baja, con 12,3 nacimientos.

Los indicadores locales son inferiores al promedio regional (13,2) y se ubican detrás de los que corresponden a las provincias de Concepción (13), Arauco (14,1) y la de la Provincia de Bío Bío (14).

En cuanto a mortalidad, la cifra ñublensina asciende a 6,9 muertes por cada 1.000 habitantes, siguiéndole de cerca sus pares de Bío Bío (6,2) y Arauco (6,1), mientras que concepción, un poco más lejos, presenta una tasa de muertes de 5,7; en tanto el promedio regional alcanza el 6,1.

De acuerdo al INE, las estadísticas referidas a la nupcialidad tampoco son las mejores en la provincia, al presentar una tasa por cada 1.000 habitantes de 3,2, por debajo de Bío Bío (3,4), Arauco (3,9), Concepción (4,1) y del promedio regional (3,8).

Determinantes sociales
En referencia a los datos vitales que presenta Ñuble en comparación con las otras tres provincias de la Región del Bío Bío, el Servicio de Salud Ñuble (SSÑ) aseguró que existen determinantes de tipo sociales que intervienen en la salud de las personas, de modo que gran parte de las inequidades en salud entre distintos grupos de la población son explicables por estos determinantes.

“Es importante comprender que nuestra salud y bienestar es el resultado de las condicionantes sociales en que las vivimos a diario. Si somos mujer u hombre, dónde vivimos, cómo y en qué condiciones trabajamos, qué y cuántos comemos, el nivel de educación, de ingresos y de posición social, entre otras determinantes”, sostuvo el director del SSÑ, Iván Paul.

Los registros oficiales indican que las principales causas de muerte en Ñuble son por enfermedades del sistema circulatorio (un 30% aproximadamente donde se incluyen infartos y accidentes vasculares) y con un 23% se ubican los tumores malignos (dentro de ellos estómago, vesícula), siendo este también el actual perfil epidemiológico que tiene el país, con diferencias según sea la región o comuna donde viva la persona, entre otras determinantes.

En este contexto, las estadísticas  que registra la zona ñublensina se ajusta al diagnóstico socioeconómico que el mismo Gobierno ha realizado; de hecho nuestra provincia tiene comunas vulnerables si se consideran los indicadores como ingreso y educación. En la denominación de Zona de Rezago que recibió el Valle del Itata, la administración central incluyó a nueve comunas como parte geográfica en donde se inyectará recursos frescos para potenciar esas ciudades.

Este escenario, precisó el SSÑ, determina el foco de las políticas públicas en salud para reducir la asociación entre condiciones sociales de vida y la salud en la población.
Ante esto, la repartición pública sentenció que la red asistencial está reforzando el sistema de pesquisa y en ampliar la cobertura de los exámenes para enfermedades tales como la hipertensión, diabetes, cerebrovasculares y cánceres.

Reforzamiento
En relación a los números provinciales, desde la Secretaría Regional del Ministerio de Salud aclararon que actualmente se están revisando los distintos protocolos de manejo y el fortalecimiento de esta red a nivel nacional y regional.

En ese sentido, añaden que durante el presente año se han generado variadas instancias de capacitación a los equipos de atención directa con equipos expertos nacionales, capacitando entre ellos al equipo de Ñuble.

“En el tema de la baja natalidad, es conocido que nuestro país está en vías del envejecimiento, lo que significa que la tasa de natalidad seguirá bajando, y la región se encuentra en este proceso. Sin embargo, nuestro sistema de salud ha realizado grandes esfuerzos por asegurar que los niños y niñas que nazcan tengan las mejores posibilidades de  desarrollo, a través del fortalecimiento del Chile Crece Contigo y de los programas promocionales y preventivos de la infancia”, indicó el Seremi de Salud, Mauricio Careaga.

Pocos matrimonios
Para el sociólogo Kevin Villegas, el que la provincia presente la tasa  más baja de nupcialidad en la Región del Bío Bío probablemente se explicaría por dos razones, que serían demográficas y por el desencanto con las instituciones por parte de la ciudadanía.

“Son múltiples las variables que influyen en los datos; por ejemplo puede que tenga que ver con la composición demográfica de las comunas. Aunque no puedo asegurar que efectivamente es así, entiendo que se ha estado generando un fenómeno en el que la gente joven  ha estado dejando el campo porque tienen menos oportunidades, menos trabajo y sus aspiraciones han cambiado; si se está yendo la gente joven del campo, digamos entre 20 y 30 años, obviamente va a haber menos matrimonios, eso pudiese explicar en parte, sin tener a mano las variables detalladas del trabajo estadístico del INE”, sostuvo el cientista social.

Asimismo, advirtió que hay una suerte de cuestionamiento profundo y permanente a los diferentes estamentos de la sociedad, lo que en parte explicaría a que la gente no crea necesario vivir en matrimonio.

“Estas instituciones que eran tan tradicionales han ido perdiendo peso e importancia, pero eso es algo súper transversal, incluso uno lo pudiera relacionar con lo que sucede con la política y con los partidos políticos actualmente. Resulta paradójico porque uno encontraría que en Chillán, que es una comuna pequeña y que forma parte de una provincia con amplias zonas rurales, se asociaría a ser más tradicional y hasta pensando que es conservador, por eso me llama mucho la atención este dato”, reiteró.

El sociólogo detalló que las cifras provinciales que arrojó el trabajo del INE, revelan un cambio social por el que está atravesando Ñuble sobre el matrimonio.

“Estas son tendencias que se mantienen en general, las transformaciones en la sociedad son proceso lentos y en gran medida lo que explica este fenómeno es la pérdida del peso y la importancia de este tipo de instituciones, y para que se vuelva a recuperar como fue en el pasado eso prácticamente no va a suceder, porque las instituciones van cambiando de sentido con el tiempo; por ejemplo ahora se ven familias cada vez menos numerosas”, opinó.

Comentarios