[Editorial] Esperando el contenido

Por: Fotografía: Mauricio Ulloa 03:25 PM 2016-09-03

Después del inicio del período legal de propaganda que marca la recta final del proceso eleccionario 2016 y tras constatar las primeras acciones comunicacionales de los diferentes candidatos en Chillán, surge una serie de interrogantes acerca de qué se espera para los próximas semanas entre quienes podrían llegar a gobernar la ciudad. 
Vemos que los candidatos han comenzado a recorrer la ciudad, visitando sectores poblaciones en los que muchos probablemente nunca han estado y pronunciando frases elaboradas por sus asesores que buscan quedarse en la memoria de los electores. 

Esto no necesariamente es negativo, principalmente cuando se vive en un mundo donde las imágenes, el marketing y los mensajes breves constituyen la forma como diariamente adquirimos la mayoría de las informaciones que nos ayudan a tomar decisiones de todo tipo. 

La política no es ajena a esta rutina y por esa razón quienes buscan mayor análisis y profundidad en las propuestas de los candidatos, hasta ahora se han visto bastante frustrados, ya que poco y nada se ha discutido de los programas y énfasis de quienes aspiran a llegar al sillón consistorial. 

Mucho más sabemos de la existencia de equipos de trabajo, pactos y sub pactos que se arman y se rompen, apoyos cruzados, y lugares comunes como “participación ciudadana”, “escuchar a la gente” y “nuevos estilos de gestión”, que en realidad ayudan muy poco a tomar una decisión verdaderamente informada y meditada. Aún queda tiempo, es cierto, pero resulta preocupante que no se atisbe un trabajo más consistente en este sentido. 

Esta “economía” de conceptos e ideas en la comunicación política, sin embargo, también tiene su lógica para aquellos que están en campaña y está asociada a los estudios que indican que la mayoría de la población no comprende adecuadamente lo que lee, no es capaz de seguir instrucciones básicas sin confundirse y no se interesa en la política. Por ende, podría pensarse que entrar a profundizar las propuestas es tiempo perdido. 

Si bien lo anterior da cuenta de una realidad lamentable de nuestra población, la estrategia de llevar mensajes simples y sin demasiado contenido supone el riesgo de caer en discusiones pequeñas, que buscan más dañar al oponente que mostrar las propias fortalezas. 
Conjugar entonces contenido con mensajes comprensibles es el gran desafío de los equipos de campaña y de los especialistas que asesoran a los que están en la competencia electoral. 

Este también es un desafío para los medios de comunicación, que deben lograr transmitir de la mejor forma posible estas propuestas e ideas a la ciudadanía, y no solo buscar la confrontación. 

Días atrás la Universidad del Bío-Bío y La Discusión publicaron los resultados de una encuesta donde quedan claramente establecidos los temas que son prioritarios para los chillanejos y  que deberían ser analizados y eventualmente incorporadas a los programas de los candidatos. En el estudio de opinión, al igual que en otros anteriores, destacan la contaminación atmosférica, nueva infraestructura vial, más áreas verdes, principalmente bajo la figura de parques urbanos y la atracción de inversiones, todos temas de una complejidad tal que requieren ser abordados con un enfoque político-técnico que no admite la vaguedad ni menos la superficialidad. 

Es de esperar que los próximos 50 días sean realmente aprovechados por los candidatos a la alcaldía y aspirantes al Concejo para dar a conocer en profundidad y con claridad sus propuestas y no quedarse en lugares comunes de fácil difusión y poco contenido.

 

Comentarios