Fallece el penúltimo Parra del clan más famoso de Ñuble

Por: 10:20 PM 2016-09-01

El miércoles dejó de existir el “conchito” de los Parra Sandoval. Óscar murió en compañía de sus cercanos a los 86 años y cargando con una vida que no se pareció en nada a la de sus hermanos más famosos. Así siempre le enrostró el poeta Nicanor, quien apodó al menor de sus hermanos como “El Parra menos Parra”, un sobrenombre que con los años se convirtió en más que eso.


El menor del clan fue el más alejado de la música y la poesía, abrazando las artes circenses desde muy joven. Este mundo lo conoció bajo el nombre artístico de “Canarito”. Con Chillán, su cuna, tuvo un vínculo especial, tal como lo retrata el director del premiado documental “El Parra  menos Parra”, Jorge Catoni. El realizador cuenta que siempre Óscar esperó el reconocimiento de una ciudad que hasta hoy no le otorgó la atención que él reclamaba. “Siempre se acordó de su tierra natal. De hecho, él pidió que el documental se pudiera estrenar allá, como sucedió finalmente”, recuerda.


El menor, el menos en todo
“Nicanor siempre dijo que yo era el Parra menos Parra de la familia, y eso se debía a que yo siempre fui el menos conocido de todos mis hermanos, como la Violeta o el Lautaro. Pero fíjese cómo es la vida, de la familia quedan vivos el mayor y el menor de los hermanos”, reflexionaba Óscar hace dos años, en la última entrevista que sostuvo con LA DISCUSIÓN y en donde abordó su alegría por el trabajo audiovisual de Catoni. 


“Ahora me encuentro feliz con esta película, porque quiero recorrer todas las comunas que pueda, sobre todo quiero ir a mi Chillán querido, en donde pasé los años más felices de mi vida antes de irme con el Circo Popular en 1953. Yo nací en la Población Medina de Chillán, en la calle Uruguay 399, en 1930”, especificaba sobre su origen, sin poder completar el sueño de presentar su vida a través del documental en Chillán.


Pero “El Parra menos Parra” no fue lo único que se dijo de Oscar. El año 2008 Pablo Padilla escribió la biografía autorizada Parra “Canarito, el Parra que faltaba”, en donde se describe con detalle su vida de altos y bajos, problemas económicos y su poca cercanía con sus hermanos más famosos. La biografía describe cómo “Canarito” comenzó en el folclor junto a una media hermana y pronto derivó al circo. Llegó al Circo Popular cantando tonadas campesinas bajo el apodo de “El Huaso Parra” (personaje que lo acompañaría hasta los últimos años de su vida), y se enamoró de los diálogos que los tonys interpretaban desatando las risas del público. Así llegó a convertirse en “El Canarito”, un personaje querido dentro del mundo circense, pero que lo alejó inevitablemente de la fama de sus hermanos: Lalo, Violeta y del mismo Nicanor. 


“Poco me veo con él (con el mayor del clan). Cuando mi salud estaba mejor iba una vez al mes a verlo a Las Cruces. Yo me imagino que ahora se ha enterado de mí a través de los diarios, porque estos días me han hecho varias entrevistas por la película. Yo creo que él se preocupa muy poco del hermano y solo quedamos nosotros dos”, dijo a este mismo matutino cuando Nicanor se aprestaba a celebrar sus cien años de vida.


“El Canarito” se encontraba al cuidado de su esposa, Iris Gajardo, y de su hijo Óscar, quien se ha hecho cargo de los preparativos de los funerales que se realizarán hoy en Puente Alto, la comuna que lo acogió durante las últimas décadas de su vida”. 


El ministro presidente del Consejo de la Cultura y las Artes, Ernesto Ottone, expresó sus condolencias a través de su cuenta de Twitter: “Lamentamos la partida del menor de los Parra, don Óscar, el Tony Canarito. Maestro de las artes circenses. Un abrazo afectuoso a su familia”, escribió. 

Comentarios