Quesería de cabras modelo crece en el secano de Rucapequén

Por: José Luis Montes Fotografía: Fernando Villa 08:20 PM 2016-09-01

Singular resulta el emprendimiento Capriteg de tres veterinarios en el sector de Rucapequén en Chillán Viejo, ya que reúne aspectos de innovación, tecnología y visión empresarial.


 Se trata de una lecehería de cabras de genética especializada -Sannen de Suiza y Alpinos de Francia- en la actualidad con más  de mil caprinos y 400 hembras en leche, según comenta el conocido profesional local Oscar Torrealba, que conforma una sociedad con sus colegas Plinio  Gecele y y Jacques Ergas.


Para sacar adelante esta iniciativa que partió  el 2012, se aprovecharon circunstancias locales como la demanda de leche de cabra por parte de la quesería “Los Tilos” y las pocas alternativas productivas agrícolas que presentan sectores de buena ubicación como Rucapequén, donde existe mano de obra local, fuentes de agua subterrárea, energía, etc.


La demanda de leche les permitió ir desarrollando el proyecto por etapas, partiendo con 40 cabras finas y la lechería, que hoy se ha ampliado y abarca 5 galpones amplios, ventilados, con sectores  sin techar,  donde los animales permanecen en un sistema de estabulación, en corrales de grupos de hembras, que aseguran un espacio de 2,5 m2 por ejemplar.


Las cabras tienen una vida útil de 5 a 6 años, con 4 a 5 partos y períodos de lactancia de aproximadamente 800 litros. Producen del orden de 3 litros de leche al día en dos ordeñas. Tienen la particularidad, al ser objeto de buen manejo, de ser melliceras en casi 100%. La mortalidad en general es de 2,5%, lo que es bajo, y en período de crianza de 3,5%.


Los machos, encabezados por  el decano “Júpiter” padre de 150 hijas y otras tantas nietas y nietos, tienen sus pequeños corrales independientes y son fruto de una alta inversión en genética.


La alimentación señala Torrealba es sencilla ya que consiste en fardos de alfalfa y maíz, como base,  más pulpa de naranja que importan desde Europa.


La sala de ordeña está conectada por corredores a los corrales, es mecánica y de alta higiene, con estanques enfriadores de acero inoxidable. 


Entre los aspectos innovadores, se está implantado un sistema de alimentación por robot con un sustituto de leche materna  de crías, que permite destetar en 12 a 15 días, en lugar de 60 que toma el proceso natural, con el consecuente ahorro de leche.


En febrero obtuvieron resolución sanitaria para su moderna planta quesera, y ahora marchan en otra etapa de su proyecto para llegar a mil cabras en leche y las 12 a 13  toneladas de queso mensual (8 lts. leche=1 kg. queso).


Para Torrealba claves del éxito han sido su capital humano, de 8 empleados incluyendo mujeres en puestos claves, y el uso austero de materiales principalmente locales, para una construcción sencilla y práctica en el tema lechería y de alta tecnología en la quesería.

 

Comentarios