Ñublense, 100 años de pasión

Por: Fotografía: Fernando Villa 08:30 AM 2016-08-31

Para recuperar la esencia del deporte y sus principios distintivos es necesario difundir los ejemplos edificantes. Y Ñublense los tiene a montones.  

La edición especial que hoy circula de forma gratuita con LA DISCUSIÓN apunta precisamente a eso. A narrar la historia de un club centenario que se muestra en toda su dimensión, con muchos episodios de carencias, sufrimientos y esquivos festejos, pero también con una profunda carga de humanidad, de mística y arraigo popular. 

La historia de Ñublense es la historia paralela de Chillán, esa donde también abundan los sueños truncados, pero también las levantadas a punta de coraje y fraternidad que han moldeado el carácter único e irrepetible de los hijos de esta tierra resiliente.     

Durante un siglo ha contado con dirigentes excepcionales, partiendo por su fundador, Manuel Lara y por Mario Avendaño, el “Patriarca” que encauzó al Rojo en el profesionalismo y no vaciló en hipotecar la mitad de su jubilación para hacer frente a los compromisos que demandaban la incorporación a la entonces Asociación Central de Fútbol. 

Como ellos, en la historia de Ñublense van apareciendo decenas de dirigentes entusiastas e intachables, jugadores de inolvidable carácter y talento y una hinchada admirable, como era la integrada por los esforzados feriantes del Mercado, probablemente quienes mejor interpretan la identidad y el profundo espíritu de superación que han marcado al club. 

“Ñublense, 100 años de pasión” es igualmente motivo de orgullo para nuestra también centenaria casa periodística. Durante casi un año de trabajo, se realizó una inédita investigación de cientos de documentos y archivos y entrevistas a más de 70 personas, hasta configurar un contenido que se estructura en las veredas de la crónica y del relato y que nos recuerda que el periodismo también pertenece al árbol genealógico de la literatura.

A Ñuble suele reconocérsele en todo el mundo por algunas costumbres y ciertos atributos e instituciones. Ñublense es una de ellas. De hecho, no es casualidad que -junto a Termas de Chillán y La Discusión- sea una de las tres marcas que por historia e identificación con la comunidad han logrado convertirse en representantes de la provincia, futura Región. Así lo confirman expertos en marketing y estudios recientes como Imagen de Marca Regional de la UBB y el que hizo la UdeC para analizar precisamente la factibilidad de la Región de Ñuble.

En esa centralidad y cercanía con la gente tiene mucho que ver su esforzado devenir. El Rojo forjó su sello soportando penurias y turbulencias que hoy, cuando la pasión futbolera se vuelve liquida y su conexión popular se debilita, nos recuerdan lo que una comunidad es capaz de emprender cuando se une con un mismo objetivo. 

Por eso hemos querido entregar esta edición de lujo de forma masiva y gratuita. Creemos que es importante que se conozca la historia de pasión y esfuerzo que hay detrás de Ñublense, que se comparta y difunda, porque esta cara del fútbol también forma parte de lo mucho que este deporte puede entregar a sus seguidores.

Cuando el deporte es tomado como un medio y no como fin, con una función social que excede en mucho al simple resultado y a la danza de millones que hoy domina el fútbol profesional, una saga como la escrita por el Rojo merece estimularse y celebrarse. Ñublense ha demostrado con creces que es mucho más que un equipo de fútbol.

Comentarios