Casino: 5 hectáreas de parque, laguna y anfiteatro con acceso libre

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa G. 10:25 PM 2016-08-30

De las nueve hectáreas de superficie que tiene el proyecto de casino de juegos de Marina del Sol en Chillán, cerca de cinco hectáreas se destinarán a espacios públicos, como parques urbanos, la laguna cristalina, el parque acuático, las multicanchas, el anfiteatro y el recinto ferial.


Según explicó Nicolás Imschenetzky, presidente del grupo Marina del Sol, se trata de un área que se integrará a la ciudad, que tendrá libre acceso para la gente, vale decir, gratuito, salvo algunos servicios, como los juegos de agua, que pudieran tener algún costo para el público.


Precisamente hoy Imschenetzky visitó junto al alcalde, Sergio Zarzar; al gerente general de Marina del Sol, Juan Ignacio Ugarte; y al arquitecto a cargo del proyecto, Andrés Durán, el terreno donde se levantará el complejo, que está emplazado en la intersección de la Panamericana Norte con la Variante Nahueltoro, frente al peaje de acceso norte a Chillán. 


El máximo ejecutivo de la firma que ya cuenta con tres casinos en el país (Talcahuano, Osorno y Calama) subrayó que el proyecto fue pensado a partir de las necesidades de la comunidad chillaneja (se realizaron focus group antes de definir su diseño), lo que explica la gran superficie de parques (2,6 hectáreas), de la explanada (1.983 metros cuadrados) para la realización de ferias temáticas y el anfiteatro (952 metros cuadrados) para eventos masivos, como recitales, pues mientras el anfiteatro puede albergar unas mil personas, si se complementa con la explanada contigua la cifra puede llegar a las 3 mil personas.


A ello se suma un espejo de agua que tendrá una hectárea de superficie, donde se podrán practicar deportes acuáticos y contará con piscinas y un parque de aguas de 1.403 metros cuadrados para el baño, a lo que se agregan 4.788 metros cuadrados de multicanchas y recintos deportivos.


El alcalde Zarzar valoró las características del proyecto, por cuanto dijo que viene a satisfacer una necesidad de entretención de la ciudad, con la oferta de espectáculos y de actividades culturales que traerá, así como las áreas recreativas, de esparcimiento y para el deporte, “que se podrán disfrutar con la familia”. Por ello, anticipó que este complejo, sumado al Teatro Municipal, le cambiarán la cara a la ciudad.


Turismo
De igual forma, el jefe comunal resaltó el impacto que esta iniciativa tendrá para el turismo local, tanto por la sala de juegos como por el hotel cinco estrellas de 100 habitaciones (el primero de Chillán) y el centro de eventos para 1.600 personas sentadas, pensado no solo para seminarios, sino que también para actividades artísticas.


En esa misma línea, Imschenetzky apuntó a que la estratégica ubicación, cercana a la Ruta 5, lo convertirá en uno de los dos casinos del país visibles desde la Panamericana (junto a Monticello, en Angostura), lo que debiera contribuir a atraer importantes flujos de visitantes.


Por ello, Ugarte precisó que el área de influencia del casino será, además de la Provincia de Ñuble, desde Linares, por el norte, hasta Los Ángeles, por el sur, donde si bien existe un casino, manifestó que no existe comparación entre ambos conceptos.


Asimismo, el gerente de Marina adelantó que se buscará generar alianzas con empresarios de los principales destinos, como las Termas de Chillán, para desarrollar circuitos.


Consultado respecto del hotel, Ugarte anticipó que la empresa baraja la opción de administrar directamente el recinto, a diferencia de lo que ocurre en Talcahuano, en que es operado por Sonesta.


El proyecto
El complejo de Marina del Sol representará una inversión total estimada en 56,3 millones de dólares, con una superficie construida de 21 mil 510 metros cuadrados en un paño de 9 hectáreas.


Durante su construcción, se estima que generará un peak de 500 a 600 puestos de trabajo, en tanto, durante su operación, se calcula una creación de 575 empleos.


Según explicó el arquitecto responsable del proyecto, Andrés Durán, se trata de un complejo único en su tipo en el país, por la gran extensión de áreas verdes y espacios abiertos a la comunidad, como por su carácter sustentable, de hecho, contará con paneles fotovoltaicos en el sector de los estacionamientos que permitirán satisfacer parte de la demanda.


El profesional destacó que las principales obras serán el edificio del hotel, de 8.500 metros cuadrados distribuidos en nueve pisos, con un spa en el último nivel; el centro de eventos, de 2.200 metros cuadrados en dos niveles; y el casino, de 10.810 metros cuadrados, en cuya azotea se generará un parque urbano.


Además, entre el casino y el centro de eventos se desarrollará un bulevar de entretención independiente de la sala de juegos, con bares, restaurantes y cafeterías.


Los permisos
Los tres principales permisos que debe obtener Marina del Sol para comenzar a construir son el municipal (edificación), el ambiental (Resolución de Calificación Ambiental) y el de transporte (Estudio de Impacto Vial).


Durán precisó que el complejo tendrá un total de 515 estacionamientos y que se deben acordar con las autoridades sectoriales las medidas de mitigación de impacto vial respectivas, como la construcción de una pista de viraje en variante Nahueltoro (donde estará el acceso), entre otras.


Sin embargo, donde se podría registrar la mayor demora es la tramitación de la Declaración de Impacto Ambiental, que la empresa prevé ingresar al Servicio de Evaluación Ambiental en septiembre, y si bien el plazo legal corresponde a seis meses, en su evaluación se pueden dictar suspensiones.


En ese escenario, Ugarte no descartó que se puedan iniciar algunas obras en diciembre, incluso antes de obtener la aprobación ambiental, de manera de concluir la construcción del casino en diciembre de 2017, y poco después el resto de las obras mencionadas, enfatizando que será mucho antes de los 36 meses de plazo que establece la normativa.

Comentarios