Ministro de Cultura: "Me siento más chillanejo"

Por: Carolina Marcos Fotografía: Fernando Villa 11:20 AM 2016-08-28

Durante casi tres días, el ministro presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Ernesto Ottone, se sintió un chillanejo más. En el marco de la Convención Nacional de Cultura, que finalizó ayer, la autoridad pudo recorrer el Teatro Municipal con más pausas que el día en que se inauguró, además de visitar el Mercado de Chillán, los Murales de Siqueiros y Guerrero y conversar no solo con los invitados a la Convención, sino también con chillanejos que se le acercaron para contarle cómo sueñan la cultura, la nueva cultura de la ciudad. 

Entre reuniones, paneles y salidas a terreno, conversó con LA DISCUSIÓN respecto del balance de la actividad que él mismo planeó en la ciudad y del nuevo espacio cultural inaugurado hace menos de un mes. 

-¿Qué pesó en la decisión de realizar la Convención en Chillán?
- La decisión tenía que ver con tres factores. Por un lado, viene a refirmar lo que hemos desarrollado en el último año y cuatro meses con respecto a la importancia de descentralizar las distintas actividades e hitos comunicacionales para la construcción de planes, programas y políticas culturales en Chile. Lo segundo es el empuje que ha dado  la Presidenta Michelle Bachelet con respecto a la creación de la nueva Región de Ñuble y nos parecía pertinente hacerla en la futura capital. Lo tercero dice relación con los festejos por los cien años de Gonzalo Rojas. El 2016, la Convención tenía que ser en Chillán.

-¿Cuál es el balance?
- Tuvimos paneles, un encuentro muy importante con el ex ministro de Cultura de Brasil, João Luiz Silva (Yuca) Ferreira. Recorrimos el Mercado para valorizar nuestro patrimonio y el Teatro Municipal fue el escenario para las obras de Teatrocinema en su itinerancia. Hicimos la Cocina Pública. Es un balance positivo y siento que la comunidad ha recibido a la Convención de manera muy cariñosa. Chillán es una ciudad histórica, símbolo no solo de la historia de Chile, sino de la historia artística y cultural del país. 

-Pronto se cumplirá un mes desde la entrada en funcionamiento del Teatro Municipal y su accionar ha superado las expectativas del municipio porque las funciones han estado llenas ¿A qué cree que se debe este fenómeno?
- Yo creo que esto se produce como fenómeno cuando hay una acumulación de casi 70 años de frustraciones al no poder contar con un espacio propio para el desarrollo de las artes en una ciudad tan importante como Chillán. Yo creo que el éxito se debe a que la gente de verdad se está apropiando de un espacio que en el imaginario colectivo por muchas generaciones, 6 ó 7, fue un deseo no cumplido. Cuando hablamos de más de 25 mil personas que han ido en el espacio de un mes, indica claramente que se está llevando a cabo un plan de gestión. 

-El Teatro se ha abierto a las manifestaciones locales gratuitas, pero también al arriendo para espectáculos de productoras ¿Es una mixtura sostenible en el tiempo?
- Todos los espacios, como referentes que tenemos en América Latina, conviven con esas dos necesidades. Una efectivamente tiene que ver con entradas gratuitas o con tickets a valores muy reducidos y esto me parece fundamental para el desarrollo de audiencias de lo local y la creación de hábitos. Pero también es importante dejar espacios para contar con una oferta que puede ser pagada y que hoy logra algo que antes no existía en Chillán, que es poder tener espacio para eventos nacionales e incluso internacionales que puedan hacerse en condiciones óptimas, que es lo que los creadores reclamaron por muchos años. Mejores condiciones no solo para la audiencia, sino que para ellos también y eso obviamente tiene un costo que puede significar llevar recursos desde el sector privado y desde las audiencias que sí tienen la capacidad de pago; esta es una parte sustantiva que se requiere para la mantención. 

-Sin embargo, estamos enfrentados en una disputa con el Gobierno Regional por recursos que se solicitaron. Los consejeros quieren participación dentro de la Corporación Cultural y alegan que esta entidad tampoco ha presentado un proyecto, sino más bien una carta con la petición de los recursos ¿Se puede operar sin estos recursos públicos pensando en otras alternativas?
- Yo suelo ser cuidadoso en no meterme en debates que tienen que ver con procesos dentro de las regiones, pero estoy convencido que la única modalidad que puede prevalecer en el futuro es cuando uno logra un equilibrio entre el poder central, regional, local y privado; esas son las cuatro partes que debieran ser las fuentes de financiamiento de espacios culturales y no es un invento nuestro. Así funciona en el 90 por ciento de los países desarrollados y debemos buscar el equilibrio. Cada espacio tiene modalidades y modos de repartición distinta. Respecto del directorio, es un tema que claramente se debe resolver a nivel regional y municipal. Lo que se puede traer a colación es buscar experiencias exitosas en otras regiones respecto a cómo se está llevando esto. Hay que ser menos mezquinos y ser un poco más generosos en buscar puntos y las mejores modalidades. Se trata de buscar lo mejor para el Teatro Municipal. 

-Ñuble avanza hacia la regionalización ¿Podemos pensar en que alcanzando un carácter de regional, el Teatro contará con recursos más directos?
- Algunas regiones tienen teatros regionales y tienen un financiamiento aprobado año a año. Otros han tenido financiamientos más generosos algunos años, y luego han sufrido reducción presupuestaria. Una cosa no implica lo otro, pero claramente debería ser una fuente porque el espacio acoge la diversidad y pluralidad de lo que está sucediendo en una región. 

-¿Podemos aspirar al caso del Teatro Regional del Maule, que cuenta con recursos públicos seguros? ¿Cómo se llega a ese modelo?
- El Teatro Regional del Maule, cuando nace, efectivamente contó con un Gobierno Regional que durante muchos años financió el 70 u 80 por ciento de presupuesto, tanto en su gestión como en producción y administración. Sin embargo, hubo cambio de autoridades y eso se redujo a la mitad. Tenemos que propiciar un debate nacional en que efectivamente los gobiernos regionales puedan entender que parte de su misión tiene que ver con el financiamiento permanente no solo de festivales, sino del compromiso que significa contar con infraestructura de este tipo. Se trata de proyectos a largo plazo. Este Teatro en particular pasó 74 años sin terminación porque nunca hubo ni voluntad ni recursos; no vamos a esperar otros 70 años para construir un plan de financiamento. Acá todos tenemos que sentarnos a la mesa, ser generosos y dejar de lado las cosas más pequeñas, que es lo que la gente simplemente no quiere en política, y nosotros tenemos que hacer el mismo ejercicio cuando hablamos de financiamiento. 

-La Corporación Cultural aún no recibe en comodato la infraestructura ¿Es urgente el trámite?
- Me comentaron este tema. Estoy convencido que los traspasos se deben hacer lo antes posible porque eso garantiza planificar a largo plazo a través de una corporación que tiene la ductilidad de ser municipal, pero por otro lado también tiene la posibilidad de apalancar recursos del sector privado. Hay que apurar todos los trámites que sean necesarios para que eso se logre en el menor tiempo posible. 


-Usted lo visitó en varias etapas de su construcción y estuvo el día de la inauguración ¿Cómo ha visto el proceso de instalación durante este tiempo, este mes de marcha blanca?
- Estoy súper contento. Estoy convencido que ha sido asumido por parte del municipio, como lo que se soñó que fuese, un polo de encuentro, desarrollo y pluralidad y me alegro profundamente, me siento cada vez más chillanejo con todas las veces que he venido, es un encanto venir a la ciudad.

Comentarios