El 40% de las víctimas de delitos en Ñuble en 2016 son menores de edad

Por: Felipe Ahumada Fotografía: La Discusión 05:20 PM 2016-08-27

Desde la instauración de la Unidad de Atención a Víctimas y Testigos (UAVT) en el Ministerio Público, específicamente en su oficina regional, se han realizado diversos estudios y recopilación de datos cruzados que hoy les permiten asegurar que “el 40 por ciento de las personas que son atendidas en Ñuble, son menores de edad”.

La aseveración es de la abogada Carmen Barra, encargada de la unidad y cobra relevancia si se entiende que muchas veces son ellos quienes deben prestar declaraciones claves y a veces de extrema crudeza, en momentos en que aún son presas de un evidente estrés postraumático generado por un delito reciente.

Considerando que solo en el primer semestre de este año, la UAVT brindó asistencia a 902 personas en la provincia, se desprende que de ellas, cerca de 370 fueron niños y adolescentes.

La asistente social advierte además, que el grueso de los delitos que afectan a este segmento están relacionados con abusos sexuales o violencia intrafamiliar, razón por la que como unidad estuvieron trabajando en modalidad de talleres con diversos tribunales penales de la Región (en Chillán, fue el miércoles reciente) para compartir experiencias en cuanto a toma de declaraciones y las otras instancias en las que los jueces deben enfrentar con víctimas aún vulnerables y bajo una serie de factores de riesgo.

“El taller se enfocó en tres ejes principales: tipos de victimización, etapas de procesos que sufren las víctimas y características mentales de cada uno de ellos”, explicó la profesional.

Situación rural en Ñuble
Carmen Barra destaca que si por un lado la violencia intrafamiliar o los abusos sexuales -como la mayoría de los delitos- son transversales, sí admite que el grueso de la casuística local se centra en los sectores rurales, observación concordante con las últimas cifras entregadas por la Subsecretaría de la Prevención del delito y que situaba a cinco comunas rurales de Ñuble a la cabeza regional en índices de violencia intrafamiliar, siendo El Carmen y San Ignacio las dos más afectadas.

“Lo de Ñuble es un fenómeno que nos llama la atención, pero sabemos que las causas pueden ser múltiples y en el caso de los menores de edad se sabe que en su gran mayoría, los agresores suelen ser familiares o personas cercanas al núcleo familiar, aquí nos encontramos con situaciones hostiles, donde los adultos responsables no siempre son garantes de estos menores y nuestra tarea es trabajar con ellos, entregarles asistencia en lo que se relaciona con los procesos judiciales que deben enfrentar”, finalizó Carmen Barra.

Los talleres se seguirán realizando en todos los tribunales penales de la provincia.

Comentarios