Eléctrica Puntilla confirma retraso en construcción de central Ñuble

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 10:40 PM 2016-08-26

A través de un hecho esencial, Elétrica Puntilla S.A., informó a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) del retraso en la construcción del proyecto central hidroeléctrica Ñuble, que se construye en el homónimo río, en la comuna de San Fabián, indicando que no se prevé su puesta en marcha antes de abril de 2019.

Como se recordará, en octubre del año pasado, cuando se informó oficialmente el término del contrato de construcción de las obras civiles (por US$257 millones) con la empresa Vial y Vives, se estimó la puesta en marcha de la central para junio de 2018.

En diciembre, en tanto, en sus estados financieros, la empresa informó que dividió las obras en cuatro contratos, previendo la adjudicación de éstos en el primer trimestre de 2016, como la construcción del canal de aducción y de la casa de máquinas.

Luego, en febrero de este año, a través de una licitación directa, Eléctrica Puntilla ajudicó a la empresa Agrosonda el contrato para la construcción de la bocatoma, que reinició las obras el 15 de ese mes.

En cuanto a los demás contratos, en aquella oportunidad se indicó que serían adjudicados a más tardar, en junio, pero aún no se han cerrado. ¿La razón? Una modificación del proyecto que requiere de la aprobación ambiental.

Según consta en el documento emanado este jueves desde Eléctrica Puntilla a la SVS, “por encontrarse en proceso de licitación algunos contratos de obras civiles requeridos para la construcción de la central Ñuble y en atención a que se encuentra en evaluación ambiental una solicitud de adecuación del proyecto Ñuble, su puesta en marcha no ocurrirá antes del mes de abril de 2019. Con todo, la fecha efectiva de puesta en marcha quedará sujeta a los términos y plazos que en definitiva se acuerden con los contratistas”.

Modificación del proyecto
La solicitud de adecuación a la que se hace referencia corresponde a una consulta de pertinencia ingresada al Servicio de Evaluación Ambiental regional el pasado 17 de agosto, en el cual se plantea ensanchar la franja de tala de bosque destinada a la construcción del canal de aducción, obras que transportará las aguas unos 16 kilómetros , desde la bocatoma, por el cerro, hasta la cámara de carga que alimentará las turbinas en casa de máquinas. 

Según se describe en la consulta de pertinencia, “la modificación tiene relación con ajustes en la franja del canal de aducción, lo que contempla cortes que aportan mayor seguridad y estabilidad permanente para implementar el canal de aducción y bermas de ancho variable en ambos costados del canal, buscando el mínimo posible compatible con la máxima seguridad para ejecutar las obras y la explotación futura”.

Incertidumbre
Lo cierto es que desde la empresa no se atreven a entregar una fecha precisa para la puesta en marcha de la central, cuya inversión total superaría los US$350 millones, aunque respecto del monto tampoco existe certeza.

En el hecho esencial enviado a la SVS la empresa abre un espacio de duda respecto de los plazos, al señalar que si en octubre de 2016 no se han suscrito los contratos pendientes y si a esa fecha Hidroñuble (filial de Eléctrica Puntilla) no ha alcanzado un nuevo acuerdo de financiamiento con los bancos financistas, los compromisos serán cedidos a la matriz Eléctrica Puntilla.

Dicho escenario es altamente probable, dado que la tramitación de la consulta de pertinencia, ingresada recién en agosto, podría tardar hasta seis meses.

Se indica, además, que “dado que hasta la fecha no se ha recibido la totalidad de las ofertas de construcción requeridas y estando pendiente la revisión al 30 de octubre de 2016 de los términos del financiamiento de la central Ñuble, no es posible precisar el probable aumento de costos ni su efecto financiero para la sociedad, los que serán informados en cuanto se suscriban los contratos de construcción, así como las eventuales nuevas condiciones de los contratos de financiamiento”.

Por ello, Hidroñuble está actualmente en conversaciones con los bancos financistas y posibles contratistas, para precisar el monto de los eventuales mayores costos y la forma de financiarlos, donde no se descarta la búsqueda de un socio estratégico para el desarrollo del proyecto.

El proyecto
El proyecto consiste en una central de pasada (no embalsa aguas) en el río Ñuble, en la comuna de San Fabián. Se trata de la mayor hidroeléctrica que tendrá la Provincia de Ñuble. Su capacidad instalada será de 136 MW, y se estima que su generación de energía media anual será de 620 GWh, la que será aportada al SIC.

La central forma parte de los activos del negocio de generación que el grupo CGE vendió en 2013 -como proyecto aprobado- y que compró Eléctrica Puntilla, en una operación que también incluyó derechos de agua con potencial de generación.

Desde su génesis, sin embargo, el proyecto no ha estado exento de problemas, pues si bien obtuvo su resolución de calificación ambiental en 2007, el titular de ese entonces -CGE- tardó siete años en obtener los permisos de la Dirección General de Aguas, a lo que se añade la fuerte oposición de grupos ambientalistas que han tenido un rol muy activo desde que comenzó la construcción, en octubre de 2014.

Comentarios