Rivarola remeció el espíritu guerrero de los jóvenes chillanejos

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Fernando Villa 2016-08-24

Diego Gabriel Rivarola no para de firmar autógrafos en el hall de La Discusión.

Luce chaqueta corta clara, camisa, chaleco, jeans apitillados y zapatos. Un peinado algo desordenado y cool. Los estudiantes lo rodean y le siguen pidiendo selfies tras dictar una charla motivacional invitado por el Instituto Santo Tomás de Chillán. Es la nueva faceta que explota hace un año y medio, y que combina con su labor de asesor deportivo de la Universidad de Chile tras su retiro del fútbol.

“Es algo nuevo para mí, me siento escuchado por los jóvenes, lo que les digo les llega. Les cuento mi historia de vida. Cuando tuve que salir de Mendoza y no de Buenos Aires, para buscar mi camino en el fútbol sin buscarlo como una excusa”.

-De hecho en tu última etapa en la U con Sampaoli debiste demostrar ese temple para doblarle la mano al destino y jugar....
- Es un fiel reflejo de como uno en la vida se encuentra con dificultades, la clave es cómo enfrenta uno la situación, yo entendí que a lo mejor no era tremendamente importante los 90 minutos, pero sí los 15 que entraba a jugar, tremendamente importante en el camarín, en los entrenamientos y creo que esa fue la única forma para poder sostenerne en el tiempo ya que en esos quince minutos me dio resultado porque hice varios goles importantes y recordados como el que le hice a Colo Colo y el equipo pudo trabajar tranquilo y conseguir todo lo que consiguió como equipo.

-¿Cómo ves el presente de la U?...Crees que se viene el despegue con Beccacece?
- Esperemos que haya encontrado el rumbo, pero han sido meses complicados, nos costó mucho  encontrar el estilo de juego con un plantel nuevo que era necesario para encontrar este juego distinto y creemos que está tomando el rumbo distinto porque tenemos grandes jugadores.

-¿Te costó dejar el fútbol para iniciar tu nueva vida?
- No, la verdad que no. Debe ser porque seguí trabajando en la “U”, iba al mismo lugar y lo único que hacía era no cambiarme. Sin duda que hay cosas que uno extraña, porque uno fue futbolista toda la vida, pero se da cuenta que el fútbol te consume mucho tiempo, por eso cuando ya no está uno empieza a aprovechar las vacaciones, los fines de semana, que es lo que uno perdió cuando chico y ahora no lo quiere soltar.

-¿Qué significó la U. de Chile en tu vida?
- Todo, es lo más importante que tuve a nivel personal porque fue el club que me dio la opción de cumplir todos mis sueños de niño. Es lo que me hizo ser un verdadero jugador de fútbol. Soy un eterno agradecido de la vida por la posibilidad que me dio Universidad de Chile.

- En qué consiste tu labor de asesor deportivo.
- Soy un nexo entre el cuerpo técnico de Beccacece, el plantel y los dirigentes.

Comentarios