Esperan que EE.UU. levante restricción a arándanos por lobesia botrana

Por: José Luis Montes Fotografía: Fernando Villa 10:40 PM 2016-08-22

Con despliegue de autoridades, encabezadas por el intendente (s) Enrique Inostroza y la gobernadora de Ñuble Lorena Vera, partió este lunes en Chillán Viejo, en el domicilio de Ivar Montecinos y su esposa Leonor Avendaño, una nueva etapa de la campaña de erradicación de la lobesia botrana o polilla del brote de la vid, plaga introducida al país que ha causado graves problemas en la Provincia de Ñuble debido a las restricciones que está haciendo Estados Unidos a la importación de arándanos provenientes de la zona, que deben ser sometidos a fumigación con bromuro de metilo en los puertos de destino y lo que hace perder al producto fresco, su condición de orgánico, provocando millonarias pérdidas.

El jefe de la División de Protección Agrícola y Forestal del SAG, Rodrigo Astete, dijo que se está en conversaciones avanzadas con las autoridades estadounidenses para liberar a  la Región del Bío Bío de las restricciones impuestas desde el año 2013, debido a la buena evolución que muestra el trabajo de control de la plaga. Es probable que haya una respuesta positiva antes del inicio de la cosecha, es decir septiembre-octubre. 

El presidente de la Asociación de Agricultores de Ñuble, Álvaro Gatica, dialogó con el personero del SAG, y con el seremi de Agricultura Rodrigo García -que también asistieron a la colocación de los primeros confusores sexuales-   sobre la importancia de una pronta solución a este problema que tiene altos costos para los productores de la zona, en especial a los de arándanos orgánicos.

“El  control de lobesia botrana  reviste gran importancia, primero que todo, para nuestras exportaciones tanto de distintas especies como uva de mesa y arándanos  que acá en la región es bastante relevante, y obviamente todas las acciones que estamos realizando son tendientes a poder controlar la plaga. En este caso estamos dando  inicio a la confusión sexual en el área urbana  de la comuna de Chillán y Chillán Viejo, va a consistir en la colocación de difusores y busca que baje la prevalencia de esta plaga y así evitar la contaminación de los entornos agrícolas en todas estas zonas”, comento Rodrigo Astete.

En la oportunidad se informó que se están colocando 194.700 dispositivos de “confusores sexuales” cerca de parrones domiciliarios -a razón de 50 por manzana-  que son distractores fabricados en Japón del tipo L-Ring que contienen feromonas femeninas de la polilla, que resultan irresistibles para los machos y les impide encontrarse con las hembras reales y reproducirse. De la cifra, el 53% corresponderá a confusores instalados en la intercomuna de Chillán y Chillán Viejo. Una novedad que da cuenta del éxito de la campaña es que no se colocarán estos dispositivos dentro de las cuatro avenidas de Chillán, donde el sistema de trampeo para monitorear la plaga no registra casos positivos.

El alcalde de Chillán Viejo, Felipe Aylwin, y la gobernadora Lorena Vera, hicieron un llamado a la comunidad para que continúe apoyando esta trascendente labor del SAG, facilitando ingreso de funcionarios a sus patios para colocar este implemento de control, señalando que se trata de un producto inocuo para humanos, otros animales e insectos y que el personal asignado a la tarea porta identificación y uniforme de SAG.

El titular regional del SAG, Jaime Peña, explicó que en la región se instalará el 40% de los dispositivos contemplados para el área urbana del país, es decir, se colocarán 197.400 emisores de confusión de la polilla en 23 centros urbanos,  en una superficie de 3.641 hectáreas, la que será cubierta con los dispositivos L-Ring para áreas urbanas e isonet L para áreas rurales y urbanas. Agregó que los funcionarios que instalan estos dispositivos realizan recomendaciones a los vecinos para no manipular, trasladar o sacar el emisor a otras zonas y que, además,  informen al resto de los integrantes de su familia acerca de la importancia de  estas medidas. 

Comentarios