Lograron el sueño de producir lechugas hidropónicas en San Nicolás

Por: Roberto Fernández Fotografía: UDEC 04:45 PM 2016-08-20

Verde Campo E.I.R.L. es el nombre de la empresa de Felipe Vera Torres, ingeniero agrónomo de la Universidad de Concepción, quien desarrolló la idea de producir lechugas hidropónicas, junto a su socio Fabián Ortiz Santos, también de la Facultad de Agronomía de la UdeC.


Ubicado en el sector Los Sauces, en Monteleón, comuna de San Nicolás, el emprendimiento recién tiene nueve meses de esfuerzo, sin embargo, sus creadores ya sacan cuentas positivas. “Trabajamos un sistema hidropónico, el NFT, Nutrient Film Technique, que es la técnica de nutriente fino. Tenemos un invernadero de 350 metros cuadrados, donde estamos produciendo un volumen de 3.312 lechugas de distintas variedades, las más acordes a la época del año y demanda del mercado. Estamos sacando entre 700 y 800 lechugas a la semana y las comercializamos aquí en Chillán, en dos restaurantes, dos verdulerías, 3 oficinas grandes y un poco a particulares”, explicó Vera.


Para él la idea de atreverse con un emprendimiento surgió cuando era un niño. “Desde la época del colegio que tuve huertas, a medida que iba estudiando y conociendo más técnicas, iba puliendo la forma de producir y dominando la técnica. Luego se me ocurrió investigar sobre hidroponía, me gustó esta forma de producir, por las numerosas ventajas y optimización de recursos. Hablamos con mi socio y empezamos en octubre del año pasado a trabajar”.


VENTAJAS
El profesional destacó que es mucho más rápido que el trabajo en tierra: “Si comparamos, existe un diferencial de una semana. En verano se nota más la diferencia, podemos llegar a los 23 días desde la plantación a la cosecha”.


Vera agregó que otra ventaja y un factor diferenciador de su empresa está ligada a la sustentabilidad. “Si bien nosotros no somos ‘orgánicos’, sí producimos de la manera más ecológica y sustentable. No ocupamos ningún fungicida que no sea orgánico, no ocupamos nada de insecticidas, ni herbicidas, ni nematicidas, ni ningún producto fitosanitario convencional, solamente los fertilizantes”, precisó.


VARIEDADES
Uno de los elementos fundamentales de Verde Campo fue equipar un invernadero de hidroponía eficiente y capaz de producir cultivos durante todo el año. “El invernadero está todo pensado para trabajar a media altura. Las tuberías están 1 metro 20 desde el piso, lo que facilita trabajar parado. Dejamos las cajas encima de los tubos y vamos cosechando, diversas variedades como Ofelia, Gallega, aunque esta la desechamos porque no nos gustó, debido a que tenía un crecimiento erecto y nosotros preferimos el crecimiento más en roseta, como la Multiblond B56, Sabina, Galantine Francini y Mimosas, que son variedades grandes, rápidas y no son muy susceptibles a enfermedades”.


En este escenario es que ambos ya están visualizando su próximo desafío. “Al principio lo único que queríamos era tener ventas, después de 2 meses ya nos dimos cuenta que ese ya no era nuestro problema, pues con la cantidad que teníamos, era muy fácil comercializarla. Así que ahora la queremos doblar y producir de inmediato unas 2 mil”, dijo Vera, quien agregó que tampoco descartan continuar produciendo cebollas e incluso producir zapallo de guarda, para ir ampliando su oferta de hortalizas.

Comentarios