Un 66% ha aumentado el consumo de leña exótica en los últimos 11 años

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa Ganz 11:35 PM 2016-08-20

Un 66% ha aumentado el consumo de leña exótica en los últimos 11 años en Chillán, según da cuenta el estudio realizado por la Corporación Nacional Forestal (Conaf) Ñuble a mediados de año.


Las cifras del sondeo indican que el aromo y el eucalipto son las especies preferidas por los habitantes locales al momento de calefaccionarse con biomasa de tipo exótica, y desde el 2005 su crecimiento ha sido progresivo al aumentar desde los 20,7% y 4,7% respectivamente, hasta los 20,7% y 21,5%.


De acuerdo al trabajo estadístico realizado por Conaf Ñuble, con muestras de astillas recabadas de ocho sectores habitacionales de la ciudad (Carlos Ibáñez del Campo, Doña Francisca, La Ferretera, Magisterio, Jardines de Ñuble, Barcelona, Lomas de Maipón y Padre Hurtado 2), el uso de ejemplares nativos cayó un 16% en el mismo lapso de tiempo, al descender desde un 61,9% hasta un 51,8% del total de combustible vegetal que se usa.


Elección
Un consumo promedio de siete metros cúbicos de leña al año es lo que necesita el chillanejo para calefaccionar su vivienda en la temporada de otoño-invierno.


Dentro de las variables sondeadas por el estudio, se consigna que el grupo socioeconómico (GSE) medio es el que más utiliza el popular combustible, al sumar un promedio de 7,51 metros cúbicos, seguido del alto con 7,46 y el bajo con seis.


El acumulativo indica que en Chillán se queman alrededor de  242.538 metros cúbicos de leña; el GSE bajo emplea 123.288 mts3, el medio 103.082 y el alto 16.168 mts3.


Francisco Castillo, jefe provincial de Conaf, aseguró que si bien el trabajo realizado no guarda una rigurosidad científica, aclaró que los resultados entregan luces de lo que estaría ocurriendo a nivel local.


El funcionario precisó que, en otras de las variables analizadas, se encontró que el chillanejo suele abastecerse del popular combustible entre los meses de enero a abril, lo que podría garantizar que el producto que se usa está seco al momento de usarse.


Los datos de Conaf señalan que el 75% de las personas que participó del estudio aseguró comprar con anticipación su leña.


Francisco Castillo sostuvo que los resultados del trabajo indicarían que los altos niveles de contaminación que se repiten en otoño e invierno de todos los años no estaría asociado necesariamente a la calidad de la leña.


De las muestras analizadas, añadió Castillo, la humedad de los leños estuvieron en un rango de entre 13,23% y 18,16%, lo que garantizaría que al combustionarlas no producirán emisiones en exceso.


“Teníamos la percepción que el tema no va por la humedad de la leña, sino por el mal uso de los calefactores, entonces nos hemos encargado de capacitar a los vecinos en su buen uso y aprovechamos de ratificar si es que efectivamente la leña no era tan húmeda como pensábamos”, recalcó.


Problema
A nivel provincial, la notable presencia de especies exóticas, especialmente el aromo y el eucalipto que están repartidas en vastas zonas de bosques nativos y diversos valles ñublensinos, ha sido entendido por la autoridad regional medio ambiental como una verdadera advertencia al ecosistema local.


El secretario regional del Ministerio de Medio Ambiente, Richard Vargas, aseguró que no existe un elemento natural más perjudicial para el bosque nativo que el aromo, ya que se trata de arbóreos altamente consumidores de agua y que facilitan el crecimiento de los incendios forestales, por lo que llamó a usarlo en la calefacción.

Comentarios