Un gigante que nace

Por: Claudio Martínez Cerda 2016-08-19
Claudio Martínez Cerda

Director Santa María la Real-Chile
Estudios Universitarios: Universidad de Chile.
Postítulo: Magister en Administración Pública. Instituto Universitario Ortega y Gasset, Madrid, España, 1999. Universidad de Sevilla, España, 2003. Subdirector Administrativo de Gendarmería de Chile, 1991 – 1993. Director Nacional de Gendarmería de Chile, 1993 – 1997.

Semanas atrás, y a pocos días de la inauguración del Teatro Municipal, la Presidenta destaco al nuevo Hospital de Chillán como uno de los dos grandes polos de inversión de Ñuble, junto al embalse Punilla. El trámite que pondrá en marcha el nacimiento de esta gigante inversión pública está en la Contraloría y pronto se dará inicio a la última etapa del más grande proyecto de Ñuble en su historia. Y lo hará en un lugar emblemático y de gran valor patrimonial. 

El nuevo hospital se levantará en los terrenos del antiguo Hospital San Juan de Dios. Este fue construido fuera del radio urbano de Chillán en 1751, y fue un hospital de enormes proporciones. Hoy solo queda la capilla en pie, Monumento Nacional. Cuando se construyó Chillán tenía 14.000 habitantes. Hoy el Nuevo Hospital de Chillán cubrirá al 80% de los 450 mil habitantes de Ñuble y al 100% cuando se trate de patologías de alta complejidad. Tendrá 128.000 m2 y significará una inversión de ciento cincuenta y siete mil millones de pesos. Para hacerse una idea de su magnitud equivale a 24 teatros municipales (5.500 m2). 

Entonces, cuál es la similitud con el Teatro Municipal recién inaugurado. El secreto está en la metodología seguida, esto es poner en sintonía las aspiraciones y necesidades de la comunidad con un Estado que actúa responsablemente y aporta los recursos. La iniciativa en ambos casos ha nacido en la ciudad, de la mano de actores competentes. El hospital ha sido concebido, gestionado y ejecutado desde el Servicio de Salud de Ñuble. Para ello se ha creado una unidad especializada y con dedicación exclusiva para el desarrollo y ejecución del mega proyecto. 

En momentos que Ñuble aspira a ser Región y que al proyecto se le ha repuesto la urgencia, la demostración de competencias de los actores locales resulta fundamental, pues es alguna de las dudas que algunos han deslizado. 

Llegará el momento en unos cuatro años más, en que se cortara la cinta al igual que en nuestro magnífico Teatro Municipal hace un par de semanas. Quién la cortará, no lo sabemos, sí podemos imaginar el impacto que producirá el hecho en la ciudad, y lo orgulloso y esperanzados que nos sentiremos de tener una mejor salud, con alta tecnología, con espacios adecuados y estéticamente imponentes. Seguramente se producirán algunas escaramuzas por la discusión de siempre (pequeña discusión) respecto a la paternidad del proyecto. 

Lo cierto es que este gigante que nace es un muy buen ejemplo de cómo se gesta y se lleva adelante un proyecto de alta complejidad. Actores locales y profesionales chillanejos altamente competentes que son capaces, en un modelo de gerencia pública, no solamente de gestionar el proyecto, sino que convencer y seducir a quienes aportan los recursos, para que confíen en las capacidades instaladas en nuestra ciudad. 

El gigante que nace, al igual que el Teatro Municipal, demuestra que cuando entran en sintonía las competencias locales con el Estado, representado por quienes deciden aportar los recursos, germinan las grandes ideas y los grandes sueños dejar de ser un imposible. En ese momento, Don Quijote se podrá jubilar tranquilo... (siempre y cuando no sea en una AFP).

Comentarios