Trigo: “Desde 1975 nunca se había vivido una crisis así"

Por: 2016-03-07

Fernando Serrano Gallegos el dirigente chillanejo que se caracterizó por defender los estandartes de la agricultura tradicional en las últimas dos décadas, salió de su voluntario retiro gremial en que se encuentra desde hace un par de años, debido a la situación que enfrenta el trigo, tema en el que advierte se está llegando a limites dramáticos para los productores.

A su juicio, el sector enfrenta su crisis más grave de los últimos 40 años y se expone a la desaparición de la parrilla productiva nacional, ya que con precios como los actuales y la insistencia de la molinería de pagar por debajo de los referentes de valor real que fija el Estado, más de la mitad de los productores está destinado a cambiar de rubro, asegura.

Serrano estima que también se ha cometido un error garrafal en el cálculo de referentes para la señal de precios, que está distorsionando los valores un 30% hacia abajo.

-Hemos visto declaraciones de dirigentes agrícolas que señalan que esta temporada es la más crítica de la década.

Yo diría mas que eso. Soy agricultor, productor y vendedor de trigo desde 1975 y le aseguro que nunca había visto una crisis de esta naturaleza, donde hubo una inexplicable caída de precios. Inexplicable, porque no se condice con los valores de referencia que usábamos y además, con una negativa a comprar de los molinos, lo cual generó la psicosis suficiente para que la gente empezara a regalar su producto. Si sacamos las cuentas del 75 al 2015 hay 40 años.

-¿Cuánto tiene que producir un agricultor para mantenerse en la actividad?

Yo creo que a este precio, para que un agricultor pueda mantenerse en el negocio, hay que tener rendimientos sobre los 60 quintales, no menos.

-¿Y usted cuánto obtuvo?

La verdad es que este año no llegué a los 60 quintales, aunque en años normales sí llego. Estas son cosas biológicas que dependen de tantas condiciones, que hasta yo me equivoqué este año porque vi que venía bueno, estaba lloviendo en septiembre y pensé que iba a ser fantástico. Cayó agua en septiembre y los primeros días de octubre, después nunca más llovió. Con calor intenso y la seca, fue casi peor. El trigo es una un ser vivo, que reacciona frente a los estímulos.

-De acuerdo tablas de costos de trigo intermedio, elaboradas por Odepa hace dos temporadas, las utilidades este año con 45 quintales, que no es un rinde malo para productores chicos de secano, llegaban a 60 mil pesos por hectárea.

Ex post uno también saca esa cuenta. Pero cuando se siembra no sabe lo que se va a obtener. Lo hacemos lo mejor posible y con alto riesgo. Uno siempre trabaja con la ilusión de que le vaya bien, haciendo las cosas lo mejor posible y ocurre que cuando le va mal hay que cargar con el muerto, no más.

-Pero no puede cargar con el muerto por varios años. Usted dice que para subsistir con los valores actuales hay que tener rindes de 60 quintales y el promedio nacional es de 55,3, esto deja fuera a la mitad de los productores.

Lamentablemente para la agricultura, y es lo que a mi más me preocupa, no hay ningún sector político al que le interese. No hay ninguno. No creo que haya un producto más sensible a los poderes compradores dominantes que el trigo y además es de alto riego producirlo, por distintas razones, pero eso a nadie le importa y como vamos lo más seguro es que terminemos con la producción. Y usted me dirá “que va a pasar”: simplemente vamos a pasar a uso forestal las 500  o 600 mil hectáreas que están quedando disponibles para cereales de secano. Son tierras con muy buenas condiciones de clima que el día de mañana podríamos pasar a riego, pero van a terminar plantadas de eucaliptus y pino. A nadie le importa. Y lo que es mas grave, con este tranco, de aquí a 20 años,  no habrá nadie que se dedique a la agricultura. Capaz que haya plantaciones de arándanos, gente que venga en avión a arrancarlos y en la tarde tomarán el avión para volver a casa, pero los campos van a quedar botados, forestados con bosques interminables.

-En su opinión, ¿qué se debe hacer?

Como no hay interés en que esto se arregle, el año que viene va a ser más grave, porque si hoy los molinos se dieron el lujo de pagar lo que quisieron, este otro año qué esperanza puede haber que esto cambie. Yo quiero que el Ministerio de Agricultura tome en serio esto y que me conteste por menos a mi si la variedad de trigo hard red  winrter numero dos, que era nuestro hito de precio aceptado sigue corriendo o no como referente. O le van a ir sacando cada vez una rebanada a esto como lo hizo la mesa del candeal. Con el referente rebajado de ahora se cae el precio en un 30%.

-Con el referente que se estaba usando esta temporada, que es la señal de “precio correcto” que da el Estado al mercado, la molinería estaba pagando $500 pesos menos por quintal. Usted dijo que era un robo.

Yo lo he dicho así, pero hay gente a la que le molesta mucho esa palabra. Yo insisto en que no hay producto mas sensible a una competencia desleal que el trigo. Si la gente quiere llegar a pagar $5 mil por el quintal es cuestión de arrinconar a los productores. El productor tiene que vender. Si Cotrisa no da resultado  para regular el mercado como esta ocurriendo La  Fiscalia Nacional Económica debería tomar en serio esta cuestión. Yo le insisto, no vaya a ser cosa que lleguemos a eliminar a los productores de trigo con todas las consecuencias sociopolíticas que tendría. 

Para los productores no queda otra que vender al valor que sea para subsistir. Este año los acorralaron, no compraron o compraban poco, lo anunciaron todo el año. Había empresas anunciado que iban solo a comprar a la gente con contrato los primeros días de enero. Estos están echando bencina al fuego, decía yo. Crearon un ambiente nefasto. Y por otro lado están obligando al consumidor a pagar lo que le pidan por el pan. Ahora mismo para los precios actuales del pan están considerando un trigo  equivalente a $20 a 25 mil por quintal, pero al productor solo le están pagando $14 mil y menos.

-¿Qué mensaje le daría a la molinería?

Los molinos deben poner atención, porque las cosas que hacen tienen  consecuencias. Deben saber que este abuso ilimitado de su poder frente a este débil producto que es el trigo puede hacer terminar la siembra en Chile. En ese momento va a ser absurdo importar trigo, va a ser mucho más lógico importar harina o pan pre elaborado, y los molinos tendrán que convertirse en recintos deportivos, porque sin trigo no tienen destino. También están abriendo las puertas para la segunda embestida del bosque de pinos y eucaliptus, que reducirá más la superficie cerealera, contra sus propios intereses.

-¿Cómo ve a Cotrisa? Las autoridades estaban muy entusiasmadas con la intervención de esta empresa estatal creada para regular el mercado del trigo frente a distorsiones de precios.

Los números de Cotrisa son de circo pobre. Y a las autoridades les importa un rábano y digo a las de este gobierno y el anterior y el anterior, para que no nos confundamos. No vi ni siquiera un intento de solución al problema y me imagino que para el próximo año tampoco. Si a la hora del incendio no tiraron ni agua, que se puede esperar ahora.

Para ser franco, Cotrisa, como está, hay que cerrarlo mañana, porque no podemos seguir engañando a la gente. Aquí todos los gobiernos, de todos los colores, han engañado al público con que Cotrisa va a regular. Cotrisa no regula nada, porque por estatuto no puede hacerlo. O se modifican los estatutos para que pueda regular el precio, o se cierra. Que haya salido al mercado en el caso de Ñuble con un precio de $15.200 a la molinería no le hace ni cosquillas porque es mínima la cantidad real que compra. 

-Pero para el pequeño productor que cumple requisitos como tener crédito de Indap o del BancoEstado y Seguro Agrícola, si es un aporte.

Ni siquiera eso ocurre, porque compra muy poco. Incluso me gustaría tener acceso a la documentación de las compras en forma transparente, para saber qué ocurrió.

-Usted también ha sido un defensor de la calidad del trigo chileno, que podría abastecer toda la demanda del mercado nacional y que en la actualidad está en 50% o menos.

Sí, está comprobado que Chile puede autoabastecerse, incluso en los años 80 una vez tuvimos excedentes. No entiendo cómo prefieren el trigo importando. El nuestro lo pueden ver, oler, morder al comprarlo y además ahora se muestrea en laboratorios con instrumentos controlados por el SAG. El trigo importado no sé si se puede echar a la boca, se desconoce cuantos años esta almacenado, cuanto pesticida se le ha aplicado. No se sabe si se ha humedecido, brotado o resecado. El trigo que producimos los chilenos es fresco y de buena calidad.

LO QUE ESTá EN JUEGO

El 1 de febrero la Asociación de Agricultores de Ñuble, a través de su presidente, Alfredo Wahling,  daba cuenta al gerente de Cotrisa, Ivan Nazif, de quejas de los pequeños agricultores de la zona por el cierre del poder comprador en Chillán.

Por información extraoficial -ya que ni siquiera el cierre de la compra en Chillán fue informado oficialmente- se conoció una versión que indica que los representantes de Cotrisa habían cumplido su contrato con la firma y habían completado un volumen pactado de 4.500 toneladas, lo que resulta demasiado bajo para hablar de una real intervención.

Hay que considerar que cada pequeño productor podía entregar a Cotrisa un máximo de 35 mil kilos, lo que indicaría que no fueron más de 20 o 25 las compras a pequeños productores.

En el país, en la temporada 2014-15, se sembraron cerca de 705 mil hectáreas de cultivos anuales, entre las cuales el trigo tiene una participación de 34%, con 261.140 hectáreas, siendo el principal cultivo chileno en superficie. El promedio de rendimiento de esa última temporada fue de 55,3 quintales métricos por hectárea, mientras que el record, en la temporada 2010-11, llegó a 58,1 quintales. 

Según Cotrisa, en la Región del bío Bío se sembraron 67.153 hectáreas en el período 2014-145, superficie que la sitúa como segunda en producción a nivel nacional, solo superada por la Novena que es la capital del trigo con el 44,9% de la producción. Los rendimientos a nivel local están por debajo de la media nacional, con aproximadamente 52 quintales métricos por hectárea. 

Comentarios