Baja del dólar favorece rápida recuperación en ventas de automóviles

Por: Roberto Fernández 10:20 PM 2016-08-13

Luego de soportar dos años consecutivos de bajas en las ventas, la automotoras locales han vuelto a ver números positivos, lo que se explicaría, en gran medida, por la baja sostenida del dólar y por las estrategias comerciales de los importadores y distribuidores, según planteó la Asociación Nacional Automotriz de Chile A.G. (ANAC).

De acuerdo al último informe del mercado automotor que elabora mensualmente la ANAC, en la Región del Bío Bío las ventas de vehículos livianos y medianos totalizaron las 12.461 unidades en los primeros siete meses del año, lo que representa un alza de 14% en comparación con igual periodo del año pasado, una cifra bastante alta si se compara con el promedio nacional, que registró un incremento de 6,5%.

En cuanto al dólar observado, desde el 18 de enero pasado, en que el tipo de cambio se cotizaba en $730, ha caído 85 pesos, hasta llegar a los $645 el viernes 12.

Según el informe de la ANAC, se reajustó al alza la proyección de ventas para el presente año fundamentalmente por una baja en el tipo de cambio y su efecto en la competitividad de las monedas, que de una proyección inicial de $707 por dólar como tipo de cambio promedio, se recalculó en $681, en tanto que para fin de año la paridad se estima en $690.

El informe agrega: “otros indicadores económicos de actividad, tales como Imacec, inversión, comercio minorista, PIB promedio, exportaciones e importaciones, si bien reflejan variaciones a lo considerado al inicio de año, no tienen el impacto sobre la estimación del mercado como los hechos económicos antes comentados (tipo de cambio). Por su parte, sí tienen un impacto los índices de la confianza de los consumidores y confianza empresarial, que están dentro de los más bajos de los últimos tiempos”.

Una visión similar tiene el economista Renato Segura, director del centro de estudios Cerregional, quien afirmó que “el tipo de cambio ha afectado positivamente en los precios y bonos de descuento. Frente a las expectativas de bajo nivel de ventas en el mercado automotriz, la industria reaccionó con estrategias de mercado que le han rendido buenos frutos. Por ejemplo, las marcas premium han introducido al mercado chileno modelos a precios accesibles; se ha estimulado el acceso al primer auto al segmento de jóvenes con potencial de poder adquisitivo y han estimulado la expansión del consumo a través del financiamiento entregado por las concesionarias y su red de alianzas con instituciones especializadas en crédito automotriz”.

Fenómeno en Chillán
En opinión de Edgardo Lagos, subgerente de Copelec Automotriz, el aumento también se ha observado en Chillán y en su firma, sobre todo, en julio y agosto.

El ejecutivo destacó que ha sido clave el esfuerzo de las marcas y de las distribuidoras por ofrecer descuentos atractivos, bonos y promociones. “Yo discrepo un poco del factor dólar, pues creo que las marcas han hecho un esfuerzo en ofrecer estos ganchos, y si seguimos así, va a repercutir más adelante”.

Y agregó que “este año empezó más o menos, y las expectativas tampoco eran buenas, de hecho, no hay buenas perspectivas de crecimiento de la economía”.

Según Julio Cartagena González, gerente de Ventas de Sergio Escobar, “no se esperaba un crecimiento en la venta de autos antes de empezar el año, sin embargo, ya en el primer semestre de 2016 se mostró un avance importante en el aumento de las ventas de un 6,5%. Haciendo una comparación, nosotros superamos el 15% con respecto a la venta de vehículos de 2015. Un factor importante de crecimiento, es la mayor participación que la Región del Bío Bío ha demostrado a nivel país, donde subió de un 7,1% a 7,7% en el presente año”. 

Recuperación
Se trataría, según los actores del mercado, de una señal de recuperación, después de registrar dos años de caídas consecutivas en 2014 y 2015, en el contexto de desaceleración económica que vive el país. Según las estadísticas de la ANAC, en 2014 las ventas regionales de livianos y medianos cayeron un 8%, mientras que en 2015 disminuyeron un 22,6% (ver gráfico).

De esta forma, no son pocos los que sostienen que el presente año debiera cerrar con un alza importante en la región, mientras que a nivel nacional la consultora Forecast proyecta un crecimiento de 2,3% en las ventas.

Consultado respecto de lo que ocurrirá el resto del año, Cartagena sostuvo que “en cuanto a las proyecciones de Sergio Escobar, se mantiene la idea de lograr un alza de acuerdo y en línea a los resultados de crecimiento que experimente la región, y no tenemos ninguna duda de que con los lanzamientos de nuevos modelos que hemos tenido, como el Suzuki Baleno este mes, lograremos superar las expectativas de participación en el mercado. Es decir, concordamos con las estimaciones del último informe de la ANAC sobre un crecimiento en ventas de 2,3% a fin de año y las 290 mil unidades comercializadas en el país”.

Y si bien se puede argumentar que la base de comparación es baja y que el número de unidades está lejos de volver a los niveles de 2013, también se puede señalar que ese fue un año excepcionalmente alto, con un dólar que se movió entre los $470 y los $520.

Respecto de las cifras de ventas, Lagos precisó que en el caso de Copelec, los mayores incrementos se observan en el segmento de vehículos sobre los $10 millones. “Los clientes que no están comprando son los de vehículos menores a $10 millones, que son precisamente aquellos que tienen una mirada pesimista sobre el futuro de la economía, lo que queda plasmado en las encuestas de percepción económica”.

Esto lleva a recordar que a nivel regional los índices de expectativas económicas de los consumidores han ido bajando sostenidamente, asociado a la inestabilidad laboral, el endeudamiento y al difícil contexto económico marcado por la desaceleración y la caída de la inversión.

Por ejemplo, el Índice de Confianza en la Economía Regional que presentó la Universidad San Sebastián en junio pasado, reveló que un 70% de los encuestados (en Chillán fue un 73%) consideraba en ese entonces que era un mal momento para comprar un bien durable, como una casa o un automóvil.

Pero a la luz de la recuperación de las ventas, ese pesimismo no se estaría reflejando en los resultados de los primeros siete meses del año.

Sin embargo, el economista Renato Segura aclaró que existen ciertos matices cuando se trata de un automóvil: “la adquisición de un vehículo está respaldada por el valor de reventa y por una amplia gama de precios. Esto genera que sea considerado como un bien de consumo con un menor de riesgo, tanto para el consumidor como para las empresas que proveen el financiamiento”.

De esta forma, Segura apuntó que el pesimismo se asocia más bien a la coyuntura. “A la fecha no existe evidencia de un colapso de la economía chilena, por lo cual el pesimismo sigue estando centrado en efectos negativos coyunturales en el mercado laboral, lo que tendrá efectos transitorios en los ingresos. En este escenario, las decisiones de endeudamiento privilegian compromisos de corto por encima del largo plazo. Es decir, hoy día existe una mayor predisposición de las familias para adquirir un auto que una casa, por ejemplo”.

En ese sentido, Edgardo Lagos apuntó que se observa un mayor interés de las Pymes por comprar vehículos, principalmente camionetas, mientras que las grandes empresas han congelado sus decisiones de inversión.

“Ha habido un mayor involucramiento de los dueños y los jefes de venta de las pequeñas y medianas empresas en el proceso de compra, además, se han formalizado, tienen acceso al crédito, muchos están tomando la opción del leasing, lo que desde el punto de vista tributario permite declarar las cuotas como un gasto y el bien no entra en la contabilidad; asimismo, están aquellos que pueden descontar de impuestos la compra de una camioneta”, concluyó Lagos.

Comentarios