Indigentes mueren por enfermedades graves, alcoholismo y traumatismos

Por: Jorge Chávez Fotografía: La Discusión 08:30 PM 2016-08-13

A seis asciende el número de personas en situación de calle fallecidas este año en Chillán, luego de que el pasado viernes personal de Carabineros confirmara la muerte de Emilio Mahncke Domingo.

El cuerpo del hombre de 50 años de edad fue encontrado cerca a la estación de trenes de la comuna, a un costado de la vía férrea, y según pericias preliminares, la razón del deceso habría sido un fuerte golpe en el cráneo producto de una caída.

En resumen, desde abril último tres muertes se han producido por patologías respiratorias (dos a raíz de la neumonía y uno por tuberculosis) y las otras a causa de un posible traumatismo, de cáncer gástrico y una sin origen conocido.

Enfermedades
Rosa Espinoza, jefa del Servicio de Atención Médica de Urgencia (SAMU) del Hospital Clínico Herminda Martin, sostiene que las afecciones respiratorias propias de las bajas temperaturas de la época de otoño-invierno y múltiples traumatismos originados por caídas, las cuales mayormente son facilitadas por un avanzado estado de ebriedad, son los principales males que sufren las personas sin hogar.

La funcionaria detalla que, pese a que como dependencia de salud pública carecen de un registro de atenciones a gente en situación de calle puesto que, explica, no se hace distinción alguna ni califican el estado socioeconómico de los pacientes al momento de prestarles el servicio, detalla que es posible advertir que estas dos patologías son las que más les aquejan.

“En general la gente que brinda apoyo social a diario son las que llaman al SAMU. Lo que nosotros hacemos es evaluar la situación de las personas en situación de calle; atendemos desde problemas respiratorios hasta traumas y lesiones que pueden ser menores, pero si amerita la situación se opta por trasladar al paciente al hospital siempre con su consentimiento”, aclara Rosa Espinoza.

Este punto es clave, ya que muchos, pese a tener graves enfermedades, prefieren quedarse en la calle y no ir a los recintos asistenciales. Lo mismo ocurre cuando se les pide que duerman en los albergues existentes en Chillán. 

Olivia Choque, teniente del Ejército de Salvación en Chillán, coincide con la repartición pública al comentar que las dolencias físicas, trombosis y bronquitis son los padecimientos más comunes de la gente que pernocta al aire libre y en precarias condiciones. 

La miembro activo del organismo de ayuda social que a diario entrega alimento y abrigo a personas de la comuna en condición de indigencia, ubica claramente el sector dentro de las cuatro avenidas como su área de concentración.

“Nosotros todos los días les llevamos almuerzo y café por las noches. Sabemos que andan por el mercado de la Plaza Sargento Aldea y alrededores, en los terminales La Merced y el de Constitución y en la Plaza San Francisco”, precisa.

Estimaciones
Según el último catastro que realizó el año 2011 la Secretaría Regional del Ministerio de Desarrollo Social, el número de personas en situación de calle en la Región del Bío Bío asciende a 871, de las cuales al menos 161 se catastraron en Ñuble.

No obstante, según últimas estimaciones realizadas por la repartición pública, actualmente el número de indigentes superaría los 200 en nuestra provincia, concentrándose principalmente en las comunas de Chillán (abarcaría no menos del 50% del total), Bulnes y San Carlos.

Si bien no existe una caracterización oficial detallada sobre los casos locales, el despacho de gobierno junto a la Universidad de Concepción y la Fundación Rostros Nuevos, efectuaron un estudio diagnóstico cuyos resultados divulgaron en enero pasado.

Las enfermedades físicas más reportadas por la gente en situación de calle fueron las traumatológicas (62,5%) y respiratorias (18,8%).

A juicio del secretario regional del Ministerio de Desarrollo Social, Juan Quilodrán, tratar de explicar por qué han muerto seis personas en estado de indigencia es complejo, porque en la mayoría de los casos los decesos responden a factores múltiples y condiciones médicas, consumo de alcohol y drogas por largos períodos.

“La proporción de deterioro entre una persona que vive en situación de calle y otra que no, es de seis años. Ahora bien, el principal objetivo que tiene el Plan Invierno es evitar el deterioro mayor en la salud de las personas en situación de calle y para eso se trabaja arduamente. Por cierto que lamentamos profundamente que personas que viven en esta condición pierdan la vida, sin embargo, tenemos que aclarar que, por ejemplo, nosotros no podemos llevar a alguien a un albergue en contra de su voluntad y en esos casos existen también los dispositivos como la ruta social”, sostiene.

Comentarios