Cierre de lechería de San Carlos confirma crisis del sector

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 10:05 PM 2016-08-12

Consternación dicen sentir los productores de Ñuble, luego de constatar que una de las lecherías más eficientes, pero a la vez emblemática y tradicionales de la zona, adoptara la decisión de finalizar sus operaciones frente a la incapacidad de seguir afrontando sus compromisos financieros.

Se trata de la Sociedad Agrícola y Ganadera Casablanca, de San Carlos, cuyos activos serán rematados el próximo 26 de agosto, desde las 11 horas en el Fundo Junquillo s/n, a 10 kilómetros de San Carlos. Entre ellos, destacan la venta de 300 vacas en producción, 45 vaquillas preñadas, 23 vaquillas en encaste, además de una sala de ordeña, un carro forrajero y gran variedad de maquinaria agrícola, entre otros bienes que son parte del inventario. 

Para el presidente de la Asociación de Productores de Leche de Ñuble, Aproleche Ñuble, José Petermann, la noticia golpeó duro a los agricultores que asistieron a la última asamblea del gremio recientemente celebrada  y refleja, además, las imperfecciones del mercado lechero en su forma más descarnada y un problema social por la pérdida de empleos que implica.  

“Ésta era una de las lecherías más eficientes que existía, dotada de personal, genética y una infraestructura de alto rendimiento, pero eso tiene un costo, el que pudo ser afrontado de mejor manera si algunas industrias hubiesen pagado un precio más alto cuando correspondía hacerlo, sin embargo, no lo hicieron acorde con el mercado y hoy la vía del mayor endeudamiento ya no hace posible  mantener su funcionamiento”, señaló el dirigente. 

Alfredo Wahling, presidente de la Asociación de Agricultores de Ñuble, precisó que la sucesión de la empresa familiar, de más de 50 años de historia, advirtió que los números no aseguraban la sustentabilidad económica de la lechería, por lo que se optó por cambiar de giro. Casablanca, que también se dedica a la producción de maíz y a la prestación de servicios de ensilaje, orientará su quehacer a otros rubros más rentables, añadió.

Al respecto, Rafael Lorca, controlador de la firma, precisó que “la empresa está duplicando la superficie cultivable y se especializará en otros rubros que son intensivos en capital”, con el objetivo de “agregar más valor a lo que producimos”, destacando que con este cambio ninguna persona perderá su trabajo.

Crisis de la lechería
Petermann agregó que “aquí se vuelve a verificar el hecho de que cuando los precios estuvieron altos, eso no se pudo capitalizar por parte de los productores, quienes no recibieron estas mejores condiciones, ya que no se traspasaron los altos precios internacionales de la leche. Hoy, cuando existe una situación compleja, a raíz de los bajos precios, la mayoría de los productores no pueden hacer financiable su producción en el plazo inmediato”.

Petermann aludió a la denuncia efectuada por Fedeleche en agosto de 2014, la cual sostiene que entre 2006 y 2014, los productores lecheros dejaron de recibir, a lo menos, 740 millones de dólares, según lo revelara el estudio económico del periodo, al no expresarse en los precios que recibieron las mejoras del mercado internacional de la leche, luego que industrias como Soprole, Nestlé y Watt’s, no traspasaran dichos valores al mercado interno. 

“El ambiente hoy es realmente catastrófico en todo sentido. Sin ser alarmistas, la tendencia indica que la producción de leche en Chile el último trimestre fue inferior a la de hace una década (393 contra 452 millones el 2006). Creo que de no haber una reacción por parte de los procesadores frente a la escasez de leche, la situación podría ser mucho peor”, apuntó el timonel de Aproleche Ñuble.

En tal sentido, recordó que Fedeleche junto con sus asociaciones regionales han obtenido una sentencia favorable del Tribunal de la Libre Competencia en cuanto a “falta de transparencia” del mercado, decretando la publicación de las pautas de pago, la instauración de un sistema nacional de muestra y contramuestra. En el mismo tribunal, Fedeleche se ha opuesto a la fusión de los gigantes Soprole y Nestlé para evitar una mayor concentración del mercado. Además, solicitó dos salvaguardias y derechos compensatorios ante la Comisión Antidistorsiones, por tanto, agregó que “estamos muy atentos a ver cómo podemos perfeccionar el mercado nacional y a la vez, seguir el monitoreo de precios permanente de las importaciones, junto a las autoridades pertinentes a objeto de iniciar acciones contando con los antecedentes suficientes”. 

“Queremos que el mercado funcione adecuadamente y de manera transparente, que la eficiencia de la cadena se refleje en todos los eslabones y que todos reciban los beneficios que genera la producción lechera, ya que hemos demostrado tener la capacidad de aumentar significativamente la producción llevando bienestar al sector rural de nuestras regiones”.

Al respecto, Wahling advirtió que de mantenerse este escenario, la situación para los productores seguirá empeorando, y manifestó que en la última década el número de lecherías pasó de las 120 a las 60, lo que grafica el impacto de los bajos precios en la rentabilidad del negocio.

Comentarios