Homicida de joven también dejó cadáver de su ex mujer en sector rural

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Claudio González 09:10 PM 2016-08-08

Sicólogo clínico, la PDI y la defensora del imputado estiman que éste padecería de desórdenes siquiátricos

Hermana de Rosa Pacheco, la ex pareja asesinada a golpes, lo describe como “hipócrita, asolapado y violento”

Este martes a las 10.00 horas comenzará la audiencia de formalización en contra de José Luis Cartes Quijada, el autor confeso del homicidio de un joven travesti y su ex pololo, identificado como Miguel Angel Melgarejo Riquelme, de 20 años.

Y en adelante será más que seguro que dentro de las múltiples diligencias policiales y judiciales que acompañarán las investigaciones de fiscales y defensores, estarán los peritajes siquiátricos a Cartes, quien según los cercanos al caso, mostraría evidentes alteraciones mentales.

De hecho, el subprefecto y jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI, Claudio Ramos, advirtió que “si bien no tengo las competencias para dar una opinión médica, bajo mi experiencia policial puedo decir que el imputado actuó bajo una evidente alteración mental y quizás siquiátrica”.

Lo anterior, no solo porque tras propinarle una mortal puñalada en la garganta a Melgarejo, y arrojarlo fuera del auto en un sitio rural de Quilmo, posteriormente fue por una pala y lo enterró por casi 25 días, sino porque “él repitió el mismo modo de operar cuando mató a Rosa”, dijo a LA DISCUSIÓN, Johana Pacheco Arteaga, hermana de la primera víctima fatal de Cartes, su pareja y madre de sus dos hijos (hoy de 17 y 18 años) a quien asesinó en el año 2000.

“Supe altiro que no estaba vivo”
Según relata Johana, Cartes también protagonizó una serie de incidentes de violencia en contra de Rosa, con quien convivió por cerca de dos años.

“Le pegaba siempre, hasta que un día la fui a buscar y me la traje a vivir conmigo”, asegura.

Por eso, para la familia de Rosa, fue como volver a abrir heridas cuando en febrero de este año, a través de un chat, Miguel Ángel Melgarejo los trató de contactar para averiguar más sobre Cartes, debido a que ya se había mostrado violento y obsesivo.

“Este joven habló conmigo y me contó lo que le estaba pasando, pero fue cuando él desapareció que una hermana se comunicó con nosotros para pedirnos ayuda. Ahí fue que con mi mamá supimos altiro que no lo iban a encontrar vivo”, comentó Johana.

De acuerdo a sus relatos, cuando su hermana fue asesinada, su cuerpo fue hallado, al igual que en el caso de Melgarejo, en un sitio rural, pero esta vez escondido entre unos matorrales, en el camino a San Bernardo.

“Fue mi hermano el que fue a reconocer el cuerpo y según lo que nos explicó, por la posición en que ella estaba, daba la impresión de que él la fue a tirar o a esconder allá. Se supo después que la mató con golpes de puño y con patadas, pero no se supo dónde la mató. Fue muy decepcionante lo que vino después, porque mi papá hizo todo lo que pudo, pero apenas estuvo tres años preso y me acuerdo que en esa época, en el diario apenas salió un párrafo y medio. Claro, era la justicia antigua y no llegaba la reforma, todavía”, recordó.

Pedirán peritajes siquiátricos
Johana Pacheco recuerda a Cartes Quijada como “una persona hipócrita, asolapada y violenta. Supimos que también le pegaba a su mamá”.

Por esta batería de evidencias es que la defensora Belén Acuña adelantó a nuestro medio que “solicitaremos de todas maneras un peritaje siquiátrico, ya sea para acreditar un perfil sicopático y en caso que no se le detecte, demostrar que actuó bajo un estado de obcecación por todas las circunstancias que lo rodeaban”.

Más claro parece verlo el sicólogo clínico experto en adultos, Carlos Pincheira, para quien “pese a que no lo he examinado parece evidente que esta persona tiene un perfil siquiátrico, no solo por los homicidios, sino porque es evidente que mató para arreglar problemas, es un actuar muy frío y repitiendo patrones, además, si tomó la decisión de entregarse fue más que una acción humanitaria, una estrategia que tomó al saber que la PDI ya indagaba en torno a él como sospechoso, recordemos que él ya fue procesado por un homicido, por lo que sabía muy bien las ventajas de confesar y colaborar con la investigación”.

Comentarios