Del vértigo a la imprecisión

Por: Rodrigo Oses 2016-08-08
Rodrigo Oses

“Este equipo corre, mete y juega”, vociferaba tras el empate ante Magallanes, el zaguero central de los diablos rojos, Emiliano Pedreira.

El defensor argentino, tiene razón en las dos primeras acciones que describe, pero cuando de jugar se trata, el equipo evidencia una imprecisión que puede desarticular ataques directos o contraataques fulminantes.

Pablo Abraham, el técnico de Ñublense, le pide a sus jugadores que tras la recuperación rápida del balón, éste se abra y se ataque directamente por las bandas.

El vértigo entonces, a ratos, da paso al desorden, al caos, y a la imprecisión.

Es por eso que a veces Bustamante termina entregando un pase al rival, Vilches mete un pase entre líneas que termina en los pies de un central y Triviño saca un centro desmedido.

A la intensidad, Ñublense debe sumarle pausa, visión periférica y una mayor cuota de precisión en velocidad. Es el gran objetivo a alcanzar. Si Abraham comprueba que no tiene un amplio abanico de variantes para jugar a esta velocidad, con escasa pausa, será necesario que matice esa línea de juego, apostando por jugadores que además de la intensidad, tengan la técnica y la inteligencia para darle al equipo mayor seguridad en la posesión de balón. Mejores decisiones después de pasar a campo rival y una cuota de jerarquía y presencia ofensiva.

Ñublense posee una dinámica de juego que incomodará a todos sus rivales, por su intensidad y presión, pero la interrogante pasa por saber si logrará desarrollar una estrategia ofensiva que le permita tener mayor precisión y no ser un caballo desbocado en busca del arco rival.

Moldear jugadores pensantes, que sepan combinar el vértigo con la pausa y la nueva aceleración, será la tarea de Pablo Abraham en este joven plantel que ayer demostró tenacidad y aplicación para enfrentar a un rival más maduro, pero que tendrá que seguir trabajando en los próximos partidos la precisión en velocidad.

Esto recién comienza, pero lo importante es que hay algo de madera para tallar.

Comentarios