Debate sobre nueva Región

Por: 09:40 AM 2016-08-05

Crucial para el futuro del proyecto de ley que crea la Región de Ñuble es el trabajo que realiza la Comisión de Gobierno Interior, Descentralización y Regionalización del Senado, donde la iniciativa legal ingresó el 1 de septiembre del año pasado y cuyo debate comenzó en enero de 2016, en un acto que se realizó en Chillán y donde las distintas organizaciones y municipios expusieron sus puntos de vista. 

Cumplida esa etapa, en marzo fue aprobada en la sala de la Cámara Alta la idea de legislar y desde esa fecha el proyecto durmió cinco meses, a la espera de indicaciones menores del Ejecutivo y postergado por otras prioridades de la Comisión. La situación, sin embargo, varió la semana pasada, después que el Gobierno decidiera ponerle suma urgencia y la presidenta de la instancia legislativa, la senadora Ena Von Baer, lo incluyera en la tabla de discusión el pasado martes. 

En ese primer debate en particular, el Ejecutivo reafirmó su propuesta de tres provincias y sus respectivas capitales ante las dudas planteadas por senadores de oposición que creen necesario volver a escuchar a la sociedad civil, pues advierten que no hay total conformidad con el diseño original, principalmente de comunas que aspiran a ser cabeceras de provincia y otras que quieren cambiarse de unidades territoriales.  

Reconociendo la legitimidad de las voces disidentes, no parece conveniente repetir el ejercicio de escucha de la sociedad civil, pues en ocho meses no han variado, a los más han engrosado sus argumentos, de modo que las diferencias hoy existentes son las mismas conocidas en enero pasado por la Comisión. Insistir en ello solo extenderá el trámite del proyecto en el Congreso. 

Otro punto que se prestará para el debate es el financiamiento para poner en marcha las instituciones y dotaciones de personal en la nueva estructura regional y en las provincias. Este tema es altamente sensible y sobre él existen dudas que debieran encontrar respuesta en la próxima sesión legislativa, lo mismo que todo lo relativo a la zona contigua de pesca, donde la solución planteada no conforma a los pescadores de Coelemu, Cobquecura y Trehuaco que aspiran a un criterio distinto, que les permita contar con sus propios recursos y no tener que compartirlos con los pescadores del resto de Bío Bío.

Una vez resueltos éstos y otros aspectos la Comisión de Gobierno debería recomendar la creación de la Región de Ñuble, lo que se repetiría en la Comisión de Hacienda, que analizará los costos que la Dirección de Presupuestos fijará para la instalación. Tras ello, se discutirá en sala hasta ser aprobada y así pasar a su segundo trámite legislativo en la Cámara de Diputados, donde el esquema es similar al del Senado, aunque probablemente en un tiempo menor, pues el proyecto debería llegar bastante mejorado en los aspectos que hoy son controversiales. Sorteado ese nuevo trámite, la iniciativa retornará a la Cámara de origen y luego de ser aprobada y visada por el Ejecutivo y por el Tribunal Constitucional será finalmente publicada como ley de la República en el Diario Oficial, lo que podría ocurrir el primer semestre de 2017. 

Esta semana se ha reactivado el itinerario legislativo del cambio más trascendente de los últimos 100 años para este territorio y sus habitantes, lo que demanda no solo un acucioso y sereno trabajo de nuestros legisladores, sino también acuerdos entre los principales actores de la vida política local y una compromiso activo y vigilante de la sociedad civil, todo para que la ley que crea la Región de Ñuble siente efectivamente las bases de la institucionalidad que necesitamos para dar ese importante primer paso hacia un futuro mejor.

Comentarios