TOP de Chillán condena a 5 años y un día al autor de mortal puñalada

Por: Felipe Ahumada Fotografía: La Discusión 09:15 PM 2016-08-02

Poco y nada entendieron en la familia de Héctor Candia López, un vecino de Ñiquén y trabajador del Molino Autonell, en Chillán, luego que en una resolución del Tribunal Oral en lo Penal de Chillán se decidiera absolver a Marco Morales Fernández, un vecino de esa misma comuna que incluso confesó haber participado de una riña en la que Candia López resultó muerto.


De hecho el acusado hasta confesó haber lanzado “a ciegas” un punzazo, sin saber a quién o a qué le había dado.


De esta pelea, el 21 de diciembre de 2014, en la que participaron cinco hermanos en contra de Héctor y Gonzalo López, el tribunal estimó en esa oportunidad que Morales Fernández había actuado bajo la figura de legítima defensa.


“Y nosotros no compartimos esa tesis, porque creemos que por la cantidad de personas que estaban agrediendo a la víctima y a su hermano, no se configura esa causal”, explicó el fiscal de San Carlos, Rolando Canahuate, quien tras recurrir de nulidad en la Corte de Apelaciones de Chillán, logró que el Tribunal de Alzada ordenara repetir el juicio, el que ahora terminó con una condena de 5 años y un día de cárcel efectiva para Morales Fernández.


La sentencia fue leída el lunes pasado en el TOP y conforme a lo que explicó Raúl Bustos, abogado querellante que representó a la familia de la víctima, “nosotros no estamos persiguiendo una condena para posteriormente seguir con acciones civiles indemnizatorias, sino que solo que se hiciera justicia”.


Para Bustos, “no era posible que una persona que confiesa haber participado en esta pelea de cinco personas en contra de dos, lo que es una clara desventaja, y además que confiese el haber lanzado un punzazo, haya quedado en libertad”.


El jurista destacó que el informe de autopsia, por lo demás, acreditó que Héctor Candia murió por una sola lesión cortopunzante recibida en la región torácica.


Conformidad

Si bien esperaban una pena mayor, la familia de la víctima quedó conforme con la condena.


Gonzalo Candia, hermano del fallecido y el otro implicado en la rencilla dijo que “lo que pasó fue que uno de esos hermanos le quería quitar la plata a un amigo para obligarlo a comprar más trago y seguir bebiendo. Yo me opuse pacíficamente y ellos se enfurecieron”, relató.

Comentarios