Región del Bío Bío se anticipa a escenario de cambio climático

Por: José Luis Montes Fotografía: La Discusión 04:00 PM 2016-08-02

En momentos que se enfrenta la sequía más intensa y larga de la historia local fue presentado en Chillán el plan “Modelo de Adaptación al Cambio Climático por medio de zonificación de aptitud productiva de especies hortofrutícolas priorizadas en la Región del Bío Bío”. 

Se trata de un trabajo multidisciplinario que implica un estudio intenso del clima  diario en la zona desde que existen registros (fines de 1800 en Concepción y principios de 1900 en Chillán), de 24 meses en que se analizarán especies frutales y hortícolas priorizadas por los agricultores, se  identificarán escenarios de cultivos actuales y futuros y una selección de las especies que se adecuen mejor a las nuevas condiciones que se presentarán en la zona.

En la práctica se traducirá en cartillas de producción para especies priorizadas; mapas  georreferenciados  de la zonificación productiva apta para las especies estudiadas; un Atlas Cartográfico de zonificación de aptitud productiva por especie. Todo este material estará disponible sin costo en el sitio web www.ciren.cl.


El proyecto se financia con el fondo “Bienes Públicos Estratégicos para la Competitividad” de Innova Chile-Corfo. Está a cargo de Ciren y INIA-Quilamapu, con la colaboración de Centro de Agricultura y Medio Ambiente de la Universidad de Chile. 

 

Manifestaciones del cambio
En la oportunidad el especialista en agroclima de la Universidad de Chile, Fernando Santibáñez, efectuó una charla sobre los efectos que tendrá el cambio climático en la zona, en que definió la situación como un “clima histérico”. A nivel del valle central de Ñuble  los científicos predicen  menos episodios de lluvia, pero más intensos; alzas en las temperaturas mínimas y máximas y bajas en la isoterma lo que implica bajas importantes en la acumulación de nieve en la cordillera.


Los desafíos urgentes, señaló son obras de regulación del agua y el uso eficiente de la misma, ya que este recurso será un factor crítico debido a un aumento de la evotranspiración, que agravará la menor disposición natural de agua. Señaló también la posibilidad de  eventos que no resultan muy comunes en la zona como vientos y granizos.


En lo positivo señala que el clima frutal mediterráneo se está desplazando al sur lo que abre posibilidad a nuevos cultivos y que se requerirá de una adaptación tecnológica para producir frente a condiciones climáticas como más altas temperaturas, lluvias intensas, lo que es un ámbito en que ya hay desarrollo, que se aprecia en cultivos bajo techo, mallas sombreadoras, cortavientos y otras soluciones que serán muy comunes en la agricultura del futuro.

Comentarios