Forestación en Ñuble cae 96% en 10 años

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa Ganz 09:45 PM 2016-08-01

Luego que en mayo pasado se entregaran los lineamientos de la Política Forestal 2015-2035, cuyo contenido destacó el ministro de Agricultura, Carlos Furche, por cuanto existe consenso en que se requiere fomentar nuevas plantaciones y manejar el bosque nativo, ha crecido la expectativa entre los actores del rubro respecto de la creación de un nuevo instrumento de fomento forestal, que reemplazaría al desaparecido Decreto Ley 701.


Como se recordará, las bonificaciones establecidas en el DL 701 expiraron el 31 de diciembre de 2012, por lo tanto, toda la superficie forestada a partir de 2013 no se encuentra acogida a los beneficios.


En el caso de la Provincia de Ñuble, según estadísticas de Conaf, las cifras de forestación (nuevas plantaciones) comenzaron a disminuir drásticamente a partir de 2013. Es así como en 2011 y 2012 se forestaron 2.157 y 2.818 hectáreas, respectivamente, mientras que en 2013 la cifra bajó drásticamente a 873 hectáreas, y se profundizó en 2014 y 2015, con 591 y 253 hectáreas, respectivamente.


En diez años, la forestación anual en Ñuble pasó desde las 7.373 hectáreas en 2005, a las 253 hectáreas, lo que representa una contracción de 96,5%.

Empresas
En opinión de Fernando Raga, presidente de Corma, “se generó un consenso de que en Chile hay que plantar”. Al respecto, especificó que “hay una meta de forestación de 500.000 hectáreas productivas, adicionales a lo que ya hay, y eso es una mirada de consenso que quedó establecida en el documento oficial”.


Por su parte, el gerente comercial y de asuntos corporativos de Arauco, Charles Kimber, expuso que “si como país queremos mantener, profundizar y ampliar nuestra posición en el mercado mundial de los productos forestales renovables, un factor esencial es asumir el valor de las plantaciones. En efecto, Chile requiere aumentar su masa forestal, dado que a las bajas tasas actuales no se podrán incorporar más pymes a los beneficios del sector”.


El ejecutivo de Arauco también recordó la importancia del instrumento de planificación presentado en mayo: “Un avance importante en esta dirección es el documento Política Forestal 2015-2035 presentado por el Gobierno. A su vez, es estratégico extender el DL 701, con foco exclusivo en pequeños y medianos propietarios, de manera de utilizar predios que no tienen otra vocación productiva que la forestación para la producción de madera”.


En esa línea, el presidente de Pymemad, Osvaldo Leiva, recordó que las pymes madereras enfrentan un creciente problema de abastecimiento de materia prima y que atendiendo a ello se concordó en que “el sector forestal necesita un estímulo a la forestación”, ya que “cuando se planta los resultados se ven en 20 ó 30 años” y los pequeños propietarios no están en condiciones de abordar una inversión de esa naturaleza a tan largo plazo y menos invertir en manejo productivo de los mismos.


A su vez, el vicepresidente del departamento de pequeños y medianos propietarios forestales asociados a Corma, José Manuel Contreras, hizo hincapié en la necesidad de contar con una Ley de Fomento Productivo y la creación de un Servicio Forestal.


Nuevo proyecto
El Gobierno, en tanto, luego de congelar el proyecto de fomento forestal que había enviado en mayo de 2015 al Parlamento, lo que precipitó la investigación por colusión en el mercado del papel tissue, ahora trabaja en una nueva propuesta que busca concentrar los beneficios fiscales del DL 701 en las empresas de menor tamaño del sector, dejando fuera a grandes operadores, como CMPC, Mininco y Arauco, que durante cuatro décadas accedieron al instrumento.


“La pretensión es que los incentivos de fomento productivo se centren exclusivamente en los pequeños propietarios, porque los grandes no requieren más recursos del Estado... Tenemos una debilidad que resolver en el caso de las empresas chicas, por eso se justifica colocar recursos en ellas. Quedarán fuera las grandes”, afirmó el director de Conaf, Aarón Cavieres.


Anticipó que mientras se diseña la nueva normativa -aún no hay fecha definida para su envío al Congreso-, se activará vía administrativa una línea de apoyo a pequeños propietarios. “Fijaremos instrumentos que operen como un puente entre hoy y el pasado, hasta que tengamos una ley de fomento”, dijo.

Comentarios