Con los pies en la tierra

Por: Rodrigo Oses 2016-08-01
Rodrigo Oses

Pablo Abraham la puso contra el piso. En medio de la alegría que desató en Tierra Amarilla el triunfo de Ñublense sobre Copiapó con nueve hombres, el técnico de los diablos rojos, fue mesurado y realista a la hora de proyectar lo que viene. Sin nublarse ni caer en la tentación de exacerbar el triunfal debut en el norte. 

“Tenemos un plantel muy corto, y solo queda seguir trabajando, eso es lo más importante, trabajar y trabajar”, concluyó el entrenador argentino, que valoró la garra de sus dirigidos por sobre todos los aspectos, centrándose solo en el próximo encuentro ante Magallanes y no en la tentadora postura de exprimir el buen momento, sin analizar lo que realmente tiene.

El triunfal estreno de los diablos rojos constituye un gran logro del técnico y sus dirigidos considerando las circunstancias de juego.

El equipo terminó jugando con nueve hombres y el portero Pablo Reinoso, la figura del encuentro, atajó un penal que pudo dar paso a la igualdad de Copiapó y quizás, a la remontada final de los locales.

La contundencia del equipo de Abraham en el primer tiempo, pues llegó dos veces y anotó, sumado a la sólida respuesta en defensa, permitieron que el libreto se cumpliera a la perfección.

Sin embargo, en el complemento aparecieron los pecados que pueden desestabilizar los cimientos de un plantel frágil en variantes y en madurez, como las dos expulsiones que en otras circunstancias, con un rival de mayor jerarquía, hubiesen sido fatales. Bien el triunfo de Ñublense. Aplaudible. Valorable. Notable. Pero a no perder el norte.

Este plantel joven es corto. Tiene pocas variantes de jerarquía para sostener resultados ante rivales de mayor calibre o proyectar un objetivo deportivo más ambicioso. Sin embargo, demostró que tiene un sello al que no renuncia. La garra y la entrega de todos sus intérpretes, sobre todo, ante la adversidad.

La mesura de Abraham debe ser el faro de un grupo de jugadores que con humildad y solo asumiendo sus carencias, pueden construir paso a paso una campaña digna.

Comentarios