Debut épico de Ñublense en Tierra Amarilla

Por: Camilo Díaz Fotografía: Anfp 06:00 PM 2016-08-01

Ñublense terminó ganando 2-1 a Deportes Copiapó, con nueve jugadores en cancha y con dos penales en contra. Así y todo la escuadra comandada por Pablo Abraham pudo salir airosa en su debut en el Apertura de la Primera B y que desde el 27 de septiembre del 2015 no celebraba en calidad de forastero, teniendo que pasar 309 días para reivindicarse con dicha deuda.

En los primeros minutos de juego se vio un duelo bastante desordenado por parte de ambos equipos, y que en el caso de Ñublense, recién en el minuto 7, pudo llegar con peligro al arco del meta González, con Álvaro Delgado entrando al área, pero que cuyo remate terminó saliendo fuera de la cancha.

Ya tres minutos más tarde, el “león de Atacama” comenzó a mostrar sus garras  empezando a forzar al meta diablo, Pablo Reinoso quien ya sacaba cartel de protagonismo, pero que también se debía a la intensidad y gestación de jugadas en la ofensiva copiapina, que mostraba deferencia de lo que hacían los chillanejos.

Lo anterior se sustentaba en que ya en 11’ de juego, los nortinos lograron gestar cuatro lanzamientos de esquina incomodando en demasía a la zaga diabla y con Reinoso ya luciéndose.

En el minuto 19, Diego González tras juego asociado con Puchetta remata de manera libre y el tiro se va sobre el travesaño.

Si bien los “diablos rojos” demostraban que les costaba hilvanar jugadas con llegada al arco rival, en la segunda aproximación que tuvieron, Eduardo Vilches supo sacar un zapatazo desde  30 metros tras ver adelantado al arquero González y silenciar el estadio Eladio Rojas Díaz con sus 591 espectadores y poner 0-1 el marcador abriendo el sendero al triunfo.

“Buen gol que gracias a Dios se me dio. Vi al arquero adelantado y le pegué, pero la verdad es que nunca pensé que se metería pero se dio”, comentó el oriundo de Talcahuano formado en la cantera de Huachipato y que respondió a la confianza dada por Abraham entrando como titular como enganche del equipo.

“Me siento bien jugando como enganche, tampoco me incomoda jugar de contención, pero eso sí de enganche me siento más libre”, precisó Vilches.

Tras la ruptura de la paridad, los ñublensino empezaron a jugar de mejor manera, sin tanta vertiginosidad mostrada al principio y pudiendo crear mejores opciones de gol, lo que específicamente en el minuto 35, significó poder extender la diferencia en el marcador, esta vez en los pies de Lucas Triviño tras gran jugada asociada entre Sebastián Páez y Eduardo Vilches.

“Se conectaron bien entre ellos. Páez abre hacia la derecha para Vilches y en velocidad yo arranco hacia el primer palo y de primera con derecha abajo al palo del arquero entra el balón. La verdad fue un gol de trabajo. Día a día el ‘profe’ a los atacantes le pide eso de la manera que marqué. Así se dan los frutos de los trabajos diarios”, narró el atacante ñublensino, quien agregó estar “contento de volver a vestir la camiseta de Ñublense y volver a marcar”.

Pitazo de Jeria tras dos minutos de adición y los diablos se iban a camarines 0-2 arriba en la cuenta.

Dramático complemento
En el complemento los locales salieron con todo a revertir el marcador adverso y terminaron por hacer figura del partido a Pablo Reinoso.

Ya a los 54’, tras falta de Zobarzo en el área diabla, el árbitro cobra lanzamiento desde el punto penal y Nicolás Suárez cambia la falta por gol batiendo a Reinoso.

El descuento fue un aliciente extra para los dirigidos por Francisco Michea volcándose sobre terreno rojo, equipo que por lo demás tras segunda cartulina amarilla mostrada al recién ingresado Ignacio Ibáñez -por una infantil mano dentro del área- quedaba con un hombre menos.

Es allí donde Pablo Reinoso se encumbra como figura al tapar el penal de Matías Sánchez, pero claro está que el dramatismo no culminó allí.

Ya jugando los 8’ de descuento según la terna referil, Paulo Olivares se gana también una segunda cartulina amarilla y por ende la expulsión dejando con 9 jugadores a Ñublense. La guinda del a torta la tuvo el experimentado zaguero José Antonio Rojas quien en el los 97’ sacan un balón de la línea del arco, cuando ya Reinoso estaba batido.

Épico triunfo diablo que parte con el pie derecho pero que mostró aún cosas por pulir y ya comenzando a pensar en recibir a Magallanes el próximo domingo.

Comentarios