Atropellos siguen siendo la mayor causa de muerte en rutas de Ñuble

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Mauricio Ulloa 10:50 PM 2016-07-29

Un total de tres personas fallecidas y otra en riesgo vital dejaron los únicos tres accidentes investigados por la SIAT Ñuble en el periodo de vacaciones de invierno.

Si bien la cantidad de accidentes graves es menor a la ocurrida en estos mismos periodos de años anteriores, “nunca podremos decirnos conformes si es que hubo personas fallecidas”, dice el capitán Carlos Cortés, jefe de esta unidad especializada en la investigación de accidentes de tránsito con consecuencias graves.

Es en esta unidad donde se determinó que para estas vacaciones llegaron hasta la provincia más de 80 mil autos, siendo el camino a las Termas, uno de los más ocupados y a la vez uno que no registró incidencias a lamentar, salvo el colapso de algunos días.

Y, como ha sido la constante por décadas, de las últimas fatalidades  el accidente tipo atropello sigue siendo el de mayor constancia.

El viernes pasado, un hombre y una mujer de 36 y 40 años, quienes presumiblemente circulaban bajo la influencia del alcohol, fueron embestidos por un Suzuki Grand Nomade, en la Ruta 5 Sur, a 12 kilómetros al norte de Chillán.

Y el domingo anterior, en el cruce de los caminos a San Fabián y San Carlos, una mujer de 20 años, quien tras descender de un colectivo atravesó la calzada, fue impactada por un camión, lo que hasta la fecha la mantiene en riesgo vital.

Según cifras oficiales de Carabineros, mientras en lo que va del año, Ñuble lamenta 49 fallecimientos por accidentes vehiculares, de los que 18 son por atropellos, a la misma fecha de 2015, los fallecidos por esta causa fueron 12.

Los otros casos suponen 17 fallecidos por colisión, 8 por volcamientos, 5 por choques y 1 por caída desde vehículo en marcha.

Educación y negligencia
Las campañas preventivas realizadas por la SIAT incluyen numerosas charlas a juntas de vecinos y escuelas.

“Pese a eso, los errores son siempre los mismos. Diría que la principal razón de los atropellos es que las personas buscan la comodidad por sobre la seguridad, por ejemplo, estas personas que murieron atropelladas el viernes pasado, quisieron atravesar la calzada por un paso no habilitado, pero con una pasarela ubicada a menos de 80 metros del lugar”, aclara Cortés.

l capitán apunta a las propias acciones de los mismos apoderados de los niños quienes al llevarlos al colegio los hacen cruzar por cualquier lado, entre los autos en marcha o “como en el Colegio Santa María, en donde pusieron barandas en toda la esquina, pero los apoderados pasan a los niños por arriba de ellas, entonces estas anticonductas se adquieren desde pequeño y les pueden causar la muerte cuando sean mayores”.

El experto ubica en un segundo término la falta de medidas de prevención, como el caminar sin reflectantes en caminos rurales y de noche (acción que se repite aún más en los ciclistas); caminar por el mismo sentido del tránsito vehicular (y no de frente como sugiere la ley) o no entender la ilusión óptica de lejanía que generan las luces encendidas en caminos oscuros, “muchas veces los autos vienen más cerca de lo que parecen”, apunta.

Finalmente, está el factor de caminar bajo efectos del alcohol en zonas sin bermas o, derechamente en medio de la calzada, como ha habido casos fatales este año.
“No nos queda más que perseverar en las campañas educativas, pero si la gente pusiera de su parte, sería todo más fácil”, finalizó.

Comentarios