[Editorial] Potencial de la biomasa

Por: 10:40 AM 2016-07-29

Ñuble suma paulatinamente más proyectos de inversión en materia energética, donde destacan, por un lado, los de gas natural, y por otro, las Energías Renovables No Convencionales (ERNC), lo que augura un pronto despegue de la zona como un polo de desarrollo.

Sin embargo, esta presión sobre el territorio tiene una arista ambiental que se expresa en un intenso debate sobre los impactos de las centrales termoeléctricas, lo que ha volcado la mirada en la necesidad de potenciar el aprovechamiento y desarrollo de las ERNC.

En el caso particular de Ñuble, los proyectos de ERNC se circunscriben principalmente a minicentrales hidroeléctricas y centrales de biomasa. Ello, porque el mayor potencial de esta provincia se observa en sus ríos y en sus plantaciones forestales y cultivos agrícolas.

Esto está en sintonía con uno de los ejes definidos en la Agenda de Energía impulsada por el Gobierno, que consiste en estimular la integración de las ERNC en cumplimiento a la Ley 20/25 (Ley 20.257, de 2008), que exige que al año 2025 las fuentes renovables representen el 20% de la matriz energética chilena.

En Ñuble, la importante producción forestal y agrícola permiten contar con materia prima disponible a poca distancia para la operación de centrales que utilicen biomasa, razón por la cual plantas industriales de envergadura, como Nueva Aldea, en Ránquil; Cholguán, en Yungay; y Orafti, en Pemuco; cuentan con centrales que utilizan biomasa, lo que les permite generar energía para sus procesos, e incluso, inyectar los excedentes al Sistema Interconectado Central.

A estas centrales en operación se suma la que desarrolló Forestal León, en Coelemu, que si bien es de menor tamaño (7 MW), su modelo busca generar ahorros para la empresa y, a la vez, aportar con energía limpia al sistema.

Además, existe un proyecto de 40 MW con resolución de calificación ambiental que está pronto a iniciar su construcción en Yungay, que utilizará biomasa agrícola para su operación; y recientemente ingresó a tramitación ambiental una iniciativa de 20 MW en Coelemu, que utilizará biomasa forestal.
Según el Ministerio de Energía, la biomasa representa actualmente un 5% de la matriz energética de la Región del Bío Bío y se estima que solo los proyectos aprobados a la fecha en la región suman un total de 339 MW.

Pero el potencial es mucho mayor y su explotación dependerá del efectivo aprovechamiento de esta oportunidad, pues la materia prima para el funcionamiento de estas plantas, vale decir, los desechos de la industria forestal (corteza, aserrín, viruta y astillas) y de las actividades agrícolas (paja), no tienen un uso comercial alternativo.
De esta forma, el aprovechamiento de la biomasa no solo constituye una alternativa ambientalmente sustentable, pues se trata de una energía renovable y carbono neutral, sino que también es económica y socialmente sustentable, pues brinda una alternativa de comercialización permanente en el tiempo a pequeños productores agrícolas y madereros, lo que también se traduce en generación de empleos directos e indirectos.

En este proceso ha sido clave el impulso dado por la autoridad, aunque siguen existiendo deudas en materia de agilización de trámites y permisos, así como en superar el cuello de botella que representa la transmisión eléctrica, temas en los que se está avanzando y respecto de los cuales existe optimismo por su pronta solución.

Comentarios