“Diablos” palpitan el rigor del pasto artificial de Tierra Amarilla

Por: Camilo Díaz Fotografía: Mauricio Ulloa 10:20 PM 2016-07-26

Un 2-0 abajo dejó el último choque entre Deportes Copiapó y Ñublense en latitudes del norte del país.

El grueso de dicho equipo ya casi no existe, y son precisamente los nuevos valores diablos, sumados a algunos referentes experimentados los que ya se mentalizan en sortear el primer desafío del equipo de Pablo Abraham en su segunda era al mando del elenco chillanejo y que anhela partir con el pie derecho una nueva temporada en la Primera B, el domingo a las 16:00 horas.

“Partido complicado, rival difícil, que se quiere hacer fuerte en su casa, así que vamos con la esperanza, paso a paso y no formar falsas expectativas, sino que de a poco, tranquilos y que nos vaya bien”, expresó el arquero diablo, Pablo Reinoso.

Dificultad del pasto sintético
Uno de los puntos que busca explotar el cuadro del “león” dirigido por Francisco Michea, es apelar a su césped sintético del estadio Eladio Rojas de Tierra Amarilla, lo que hace que dentro de la planificación diabla precisamente este martes y miércoles se entrene en dicha superficie.

“Copiapó mantiene jugadores del año pasado en la zona de atrás y en el medio. Jugadores que están muy aclimatados al sistema en el que juegan, hay mucho viento, el año pasado me tocó jugar allá”, precisó el delantero José Torres, quien buscará su oportunidad de comenzar como titular, tal y como su par, Cristian Retamal, que dos años atrás jugaba precisamente en superficie sintética.

“El año antepasado jugaba en pasto sintético, donde es diferente el bote del balón, pero estoy acostumbrado a jugar en esa superficie”, instó el formado en Rangers de Talca.

Finalmente Sebastián Páez asevera que “siempre es diferente jugar en superficie sintética a la que jugamos nosotros, pero vamos a tratar de adecuarnos esta semana lo mejor posible y no tener margen de error”.

Comentarios