Aumenta oferta de dispositivos antirrobo de autos por alza de delito

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Mauricio Ulloa Ganz 08:35 PM 2016-07-22

Nuevamente fotografías de vehículos robados en Chillán se comienzan a compartir con fluidez por las redes sociales. Los casos suman en Chillán, comuna en donde este delito está entre los que más ha crecido desde hace ya dos años.


Un ejemplo es la publicación de un Kia Cerato gris del año 2012, patente DXTB48, que le fue sustraído recientemente a una mujer desde el supermercado Jumbo, y cuya foto sigue circulando en Facebook, sin resultados positivos en su búsqueda.


Y a fines del año 2015, a través de su cuenta de Facebook Sebastián Antonio Véjar Rodríguez denunció el robo de su camioneta, que se produjo a las 14.00 horas, en el estacionamiento del mismo supermercado.


De hecho las denuncias por robo de autos, u objetos al interior de ellos, es un delito que subió un 78% respecto del primer semestre del año 2015 en Chillán.


Pese a la amplia difusión sobre los constantes robos en redes sociales, “las personas instalan sistemas de seguridad en sus autos solo cuando ya los recuperaron, o cuando les robaron algo desde adentro. Es muy poca la gente que lo hace por prevención”, explica Ramón Valencia, dueño de la empresa de seguridad para vehículos Movicar, ubicada en Avenida Argentina.


Lo cierto es que las empresas dedicadas a este rubro han desarrollado dispositivos capaces de frustrar totalmente el robo de un auto, ya sea los que tratan de sustraer de forma clandestina o los que son arrebatados en los llamados “portonazos”.


Los costos son variados, y en Chillán hay a lo menos cinco locales especializados. Las ofertas van desde la instalación de alarmas básicas, que suenan cada vez que el vehículo es tocado con cierta energía, o cuando se abre una puerta, instalación cuyo costo oscila entre los 35 y los 45 mil pesos; hasta los cada vez demandados sistemas de GPS, que mediante un chip le informa al celular del dueño cada vez que éste se pone en marcha.


“Éstos, además, permiten saber dónde está el auto, dónde fue estacionado, pero lo mejor es que a través del mismo teléfono se puede activar un cortacorriente que obligará al conductor a detenerse, fuera de otras aplicaciones como el poder programársele para que no supere una determinada velocidad”, explica Valencia, quien por $85 mil instala este dispositivo en cualquier tipo de vehículos.


Otro GPS más avanzado, incluso, trae un dispositivo que hasta permite escuchar lo que se va conversando dentro del vehículo, sistema que por $140 mil es adquirible en local Polarizados Martín, de Avenida Argentina.


Ofertas desde 15 mil pesos
En cuanto a los llamados “cortacorrientes” que se encuentran desde $15 mil hasta los $55 mil en el mercado local, son dispositivos que mediante un interruptor instalado en un punto secreto de la cabina, o bien con una clave numérica, evitan que el vehículo arranque.


Tal sistema es óptimo por lo bajo del costo de instalación y porque impedirá que un ladrón menos avezado arranque en él. Sin embargo Marín Condori, de Polarizados Martín, advierte que “si el que te lo roba sabe del tema, lo más seguro es que sepa cómo desactivarlo, porque el sistema va instalado en la chapa”.


También existen los llamados llaveros de frecuencia, que consisten en dos llaveros gemelos, uno para la llave del auto y el otro para portarlo personalmente, y que al estar separados por más de ocho metros de distancia entre sí, interrumpen el funcionamiento electrónico del vehículo, forzándolo a detenerse.


“Este es un método no muy costoso e ideal para no perder el auto por un portonazo”, apunta Ramón Valencia.


Todos estos dispositivos se pueden instalar en cualquier auto, independiente de su marca, modelo o año.

Comentarios