56,8 por ciento no ve opción de encontrar empleo en los próximos meses

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 09:50 PM 2016-07-21

El fuerte impacto que está teniendo en el empleo regional la desaceleración económica, así como un marcado pesimismo respecto del futuro económico y una evaluación crítica del desempeño del Gobierno en esta materia, quedaron de manifiesto en los resultados de la Encuesta de Percepciones Económicas Región del Bío Bío que dio a conocer este jueves Corbiobío.


El estudio, que se aplicó entre el 11 y el 14 de julio entre 1.070 encuestados de 18 comunas de la región, incluyó a habitantes de Chillán, Chillán Viejo y San Carlos.


El economista del Centro de Estudios de Corbiobío, Ariel Yévenes, sostuvo que resalta el incremento de tres puntos porcentuales, respecto de la muestra de abril, en la cantidad de hogares de la región con presencia de desempleados, al pasar de 33,4% a 36,4% los que declaran que algún miembro de su hogar se encuentra sin trabajo.


“Ello, desde luego, es preocupante, toda vez que ya se comienzan a reflejar con mayor intensidad los efectos sobre el empleo de un dinamismo económico evidentemente desacelerado, lo que consecuencialmente significa, a su vez, la emergencia de complejidades de orden social”, sostuvo Yévenes.


De acuerdo al economista, lo anterior se torna más preocupante al considerar el aumento de cuatro puntos (de 23,2 a 27,9%) en el porcentaje en la proporción de jefes de hogar que explican el desempleo regional. Por ello, no sorprende que un 49,5% califique la situación del empleo como regular, y un 35,4% como mala.


Pesimismo
Lo anterior está relacionado estrechamente, según Yévenes, con el incremento en la sensación de pesimismo respecto del devenir futuro de la economía regional, evidenciado en el incremento en más de siete puntos porcentuales (de 49,7% a 56,8%) en los encuestados que aseguran no creer que emerjan oportunidades de encontrar trabajo en los próximos seis meses. 


A su vez, se registra un incremento del temor a perder el empleo en comparación con la medición de abril, en que el nivel alto o muy alto se elevó desde 15,8% a 20,3%, siguiendo la tendencia de las últimas mediciones. Esto, según el académico, confirma el pesimismo e incertidumbre respecto de la evolución económica regional para los próximos meses, “lo que por cierto complejiza cualquier esfuerzo de reactivación que busque implementarse, producto de las desmedradas expectativas de los agentes económicos regionales”.


En opinión de Yévenes, en estos resultados “tiene un efecto importante el hecho de que el empleo se encuentre ya siendo afectado por la desaceleración económica, pero a su vez, también es posible hipotetizar en este plano el efecto que en lo económico productivo presentarían un conjunto de medidas de corte económico estructural que se encuentran, ya sea en ejecución, como la reforma tributaria, o en pleno periodo de discusión, como la reforma laboral”.
En este sentido, un 62,6% sostuvo que la reforma tributaria estaría afectando la generación de empleo en la región (4,6 puntos más que en abril); y algo similar se constata en la percepción de que un 60,7% señala que la reforma laboral tendría sus correspondientes efectos en el mercado laboral (4,4 puntos más que en abril).


En conjunto, se configura una percepción en la cual un 76,7% aprecia que el Gobierno no estaría implementando medidas adecuadas para disminuir el desempleo regional.


Situación económica
“La percepción de estancamiento de la economía regional que manifiesta el 62,5% de los encuestados, más la sensación de retroceso que expresa un 28,3%, da cuenta de manera muy sintética y evidente respecto de los resultados expuestos anteriormente”, sostuvo el economista.


Lo anterior está ligado a la disponibilidad de ingresos familiares, donde el 41,4% manifiesta que los ingresos apenas alcanzan para vivir, y un 12,3% dice que no le alcanzan para llegar a fin de mes.


De igual forma, solo un 7,7% reconoce que su situación económica se encuentra mejor que hace seis meses, en contraste con el 30,6% que señala estar definitivamente peor y un 61,7% que dice estar igual.


Endeudamiento
Es así como Yévenes afirmó que los datos sobre endeudamiento tienden a generar también mayor grado de preocupación.


“El endeudamiento sigue siendo bastante elevado en la región, pero lo que llama más la atención son las razones que llevan a que las familias entren en una espiral de endeudamiento. En lo cual un 44% de los encuestados señala que sus deudas obedecen a la satisfacción de necesidades básicas, siendo ello de por sí una revelación de la vulnerabilidad del desenvolvimiento económico local, que se ve profundizada en tanto se expone a su vez que un 11,9% se ve obligado a endeudarse frente al surgimiento de cualquier emergencia”, advirtió el profesional.


Desarrollo de la región
A partir de las respuestas, Yévenes planteó que se observa “una situación de franco estancamiento y retroceso regional, evidenciándose ello en que en un conjunto de variables clave para la calidad de vida los encuestados tienden a apreciar que la región no estaría avanzando y por lo tanto, no se estaría generando bienestar”.


Y agregó: “ello se hace muy patente en las marcadas reducciones de percepción de avance que los encuestados manifiestan en cuanto a reducción de la pobreza, la desigualdad y la cesantía; a su vez, las insuficiencias que se revelan en las políticas de apoyo para el adulto mayor, las pymes, la clase media y los trabajadores”.

 

Comentarios