“Más que ganar un premio, sé que voy a adquirir experiencia”

Por: Carolina Marcos Fotografía: Canal 13 09:05 PM 2016-07-21

Apenas pisó el escenario de “The Voice”, en Canal 13,  Natividad Arias Castro tuvo el desplante suficiente para ser elegida entre los miles de postulantes al programa. Su interpretación hizo que los dos coach chilenos del espacio, Nicole y Álvaro López, dieran vuelta sus asientos motivados por el tono de la voz de Natividad, quien interpretó un bolero perteneciente a la Sonora Dinamita, “Que nadie sepa mi sufrir”, siempre acompañada en la guitarra por quien ella indica como su mentor, Baudilio Calderón, y a quien también se dio tiempo de presentar tras su interpretación.


Natividad nació en Chillán en 1988 y vivió en la ciudad hasta el año 2003, cuando por razones laborales su madre fue trasladada a Santiago junto a toda su familia. “En Chillán fui al Colegio La Purísima y la Escuela México. El tema artístico comenzó de pequeña, de la mano de mi participación en el Conjunto Peñihuencitos gracias a mi abuela, que era del conjunto Peñihuén y que también cantaba”, recordó con emoción al referirse a su niñez e inicios, los que también hablan de festivales escolares y presentaciones familiares en ocasiones especiales. 


En Santiago, compatibiliza su participación en “The Voice” con su trabajo en el famoso restaurante El Hoyo,  lugar en el que trabaja desde hace cuatro años. De hecho, en la emisión del programa López bromeó con el refrán que se repite entre quienes conocen el restaurante en donde la especialidad es la lengua de vacuno. 


Además, Natividad está en cuarto año de la carrera de Trabajo Social, un espacio académico de su vida que la tiene más que entusiasmada, esperando terminar pronto sus estudios.


“Nunca había ido a ningún concurso de talentos. Un día, un productor de Canal 13 me escuchó en El Hoyo y me pidió los datos. Yo canto ahí en las horas de almuerzo, de lunes a sábado, y ahí se produjo el encuentro. Entonces, me llamaron del canal para que pudiera hacer el casting, y así lo hice”, cuenta respecto a su llegada al programa. 


Por estos días, y pasada la clasificación que le valió quedar en el equipo de Álvaro López, Natividad cuenta que ella y sus compañeros están concentrados dentro del canal preparando las esperadas batallas que irán dejando solo a los  mejores para el fin del espacio. 


“Mis expectativas no dicen relación con ganar la competencia, sino que con adquirir experiencia. Este programa cuenta con un nivel muy bueno. Esto ha sido muy estricto, porque para llegar a lo que se vio en pantalla esta semana hay que pasar por muchos otros casting. La gente está en un súper buen nivel. Para mi esto va a significar un crecimiento personal muy grande,  porque he aprendido mucho”, promete. 


Pero además de la experiencia, se abrirán nuevas puertas para Natividad. “A raíz del programa y de la aparición en pantalla, me llamaron del Casino Monticello para poder cantar ahí y acepté. Todo ha sido super rápido, por lo tanto estoy súper agradecida de esta ventana enorme que sé, tengo que aprovechar en todo sentido”, admite contenta por la oportunidad que se está abriendo ante sus ojos. 


Sangre chillaneja
Donde va Natividad precisa que es chillaneja e hizo lo mismo en el programa. Cuando los jurados, Álvaro López y Nicole, se dieron vuelta para aceptar a Natividad en el espacio, la chillaneja se inclinó por participar en el equipo del músico, por ser su coterráneo de la Octava Región. “Lo elegí a Álvaro porque tiene un tema folclórico, y es más latino que el resto de los jurados. Y porque obviamente tiene un nexo súper fuerte con la Octava Región y la música, tal como yo. El tema que elegí para la clasificación es ‘Que nadie sepa mi sufrir’ de la Sonora Dinamita es el estilo que me caracteriza, el bolero, la balada latinoamericana y en esto me está acompañando mi mentor, Baudilio Calderón, quien me asiste con su guitarra en El Hoyo, lo hará en el Monticello y también en el programa”, adelanta.   

Comentarios