Falta de prevención y poco diálogo vecinal explican aumento de robos

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Víctor Orellana 09:10 PM 2016-07-20

Cuando el pasado sábado 9 de junio personal de la Segunda y la Sexta Comisaría de Chillán y Chillán Viejo logró  detener a tres personas involucradas en el delito de robo en lugar habitado, el mayor Claudio Saavedra, titular de la principal unidad chillaneja, no dudó en advertir que en su enorme mayoría, este tipo de robos se facilitaban por el descuido de los vecinos.


“Muchas veces entran por ventanas o por puertas abiertas, las personas cuando salen no encargan sus casas ni toman los resguardos mínimos”, advirtió.


La cifra de denuncias por este tipo de delitos ha crecido en un 5% respecto al semestre de 2015, con un promedio de dos hechos diarios, desplazando al “robo en lugar no habitado” que hasta el año pasado era uno de los dolores de cabeza de las policías.


Las penas, en todo caso, son más altas. Ejemplo de ello es que la fiscal Tamara Cuello pide una condena de 10 años y un día para Pablo Cortés y Jonathan Araneda, los presuntos autores del robo de un notebook, un videojuego y un televisor, que sustrajeron de una casa de Coihueco y cuyo juicio oral comenzó hoy.


“Esto porque ellos cuentan con reincidencia específica y por la pluralidad de malhechores”, explicó la fiscal.


El jefe de la Brigada Investigadora de Robos (BIRO) de la PDI, comisario Jorge Aguillón, dice que “si hubo una baja notoria en el robo a locales

comerciales o no habitado, es porque los locatarios empezaron a tomar resguardos, como poner alarmas y cámaras, pero además porque ambas policías pusieron el acento en ese tema y se logró desbaratar a muchas bandas”.


Para Aguillón, en cambio, el robo en lugar habitado, “si bien no es perpetrado por bandas organizadas como en los casos anteriores, sino que siempre son una o dos personas las que los cometen, ellos se encuentran con las facilidades que la misma gente les da al descuidar sus casas, especialmente quienes trabajan todo el día afuera y dejan la casa sola”.


Con más de 370 denuncias a la fecha, la fiscal Cuello dice que la clave es la comunicación entre vecinos.


“Pero lamentablemente se da poco, apenas un tercio de los casos con detenidos hay participación colaborativa de vecinos; por otra parte, en casi un 100% de esos casos en que los vecinos sí ayudaron se trataba de barrios en donde hubo reuniones de coordinación, o gente que se hizo un Whatsapp o tomó alguna medida en conjunto para protegerse y, por mi experiencia, la mayoría de los robos en que no hubo detenidos fue en lugares donde los vecinos no mantiene comunicación entre sí”.

Comentarios